Ruta por los Balcanes (4) : la bahía de Kotor y el litoral de Montenegro

dsc_1176

Nunca un laberinto fue tan agradable. Recorrer las Bocas de Kotor  es zigzaguear en una ruta sin fin, extasiándose ante el pecado de un agua azul y placentera y unos pueblos que surgen del mismo mar. Dicen que es el fiordo más meridional de Europa, pero hay que añadir que, sin duda, es el más bello.

dsc_0028

El recorrido finaliza en una hermosa y pequeña bahía sobre la que se enseñorea Kotor. Sus murallas centenarias escalan increíblemente la montaña que se yergue sobre el núcleo urbano y demuestran lo apetecible de este enclave en la costa dálmata.

img_45691

Una civilización tras otra ocuparon esta ciudad, pero los venecianos la dominaron hasta el siglo XIX y le dieron la impronta que aún hoy conserva. Entonces se llamaba Cattaro y sus habitantes hablaban veneciano, como casi toda esta orilla de la costa del Adriático.

dsc_1207

Hoy la italiana es una más de las nacionalidades de los miles de turistas que cada día se acercan a esta joya para pasear por sus calles estrechas de piedras pacientemente abrillantadas con el paso de los años y los visitantes.

dsc_0003

Sus muros y los escudos de sus casas confieren a la localidad el carácter aristocrático que aparentan también sus minúsculas playas de cantos rodados, pegadas sin solución de continuidad  a la carretera que, a veces, parece caer al agua.

dsc_0027

O los yates que desde el Adriático se adentran por los recovecos del fiordo hasta recalar en esta esquina inigualable.

img_4565

Montenegro confía en el turismo de la vecina, aunque ahora extranjera, Dubrovnik para fomentar una oferta complemetaria de clase media, cultural y un punto refinada que se pasea por los callejones y recala en sus restaurantes que, también, recuerdan su pasado véneto.

dsc_1222

El turismo es la tabla de salvación de un país que no supera los setecientos mil habitantes y que corre el peligro de convertirse en el casino- lavadora del dinero negro del Este europeo y la lejana madre Rusia.

img_4607

Si Kotor es la postal italiana, Budva, ya en pleno Adriático, es la apuesta española. Miles de apartamentos, cientos de bloques en construcción, complejos residenciales escalando sin pudor los montes pelados y casi rectilíneos que cercan la costa montenegrina, son la respuesta económica del joven país ante su independencia.

dsc_00901

Seducidos por el rápido crecimiento del turismo croata, en Budva han decidido ir a por todas. Los carteles inmobiliarios se suceden a cientos y lo hacen en cirílico ruso apostando sobre seguro y llamando a los que vienen cada año a bañarse en estas aguas cristalinas. Los nuevos ricos moscovitas y ucranianos llenan el paseo marítimo de Budva haciendo juego con el ambiente ingenuamente hortera que todo lo invade.

img_4618

Quizá para salvaguardar algún remanso de dignidad, la ciudadela de Budva ofrece un dédalo de callejuelas empedradas con los restaurantes marineros de más pedigrí. Se cierra así el círculo: Peñíscola en un lado de la bahía y, al otro, Benidorm.

img_4617

En este país, como en otros que han salido del comunismo, todo se hace deprisa y corriendo, sin mucho tiempo para analizar los cambios. En una costa tan pequeña como la de Montenegro, se ensayan múltiples ofertas turísticas como han visto que hacen otros países, aunque con superficies diez veces más grandes que el pequeño estado balcánico.

img_4599

Cerca de Budva, dos bahías más adelante, se asienta un destino de lujo. Se llama Sveti Stefan (San Esteban) y hace tan sólo cincuenta años era un pueblo de pescadores unido al continente por una delgada línea de arena que se había formado a lo largo de los siglos despojando al pueblo de su original carácter de isla.

dsc_0052

Algún avispado en la época de Tito decidió comprarlo cuando se quedó abandonado y convertirlo en un hotel de lujo. Y ahí sigue con su caserío que esconde de ojos mundanos a los privilegiados que se alojan en sus habitaciones y comen en sus restaurantes. Sólo cuando se dignan salir a la playa privada pueden descender a escala humana.

img_4628

Siguiendo la costa hacia Albania, la oferta turística se va devaluando y se torna más casera y humilde. La última población costera es Ulcinj que ofrece playas kilométricas a un turismo menos internacional, pero las condiciones de las playas son idénticas a las del resto de Montenegro. Abundan las sombrillas y las tumbonas de alquiler, que cubren prácticamente toda la superficie disponible para los bañistas.

img_4630

Al llegar al agua, uno entiende la razón. No es la lógica capitalista del beneficio rápido de los nuevos países conversos sino la única solución a los guijarros inclementes que laceran los pies de los incautos turistas que quieren llegar al agua descalzos.

dsc_0228

Las infraestructuras son más modestas y las carreteras, en algún caso, son infames. Baste decir que la ruta nacional que une esta localidad con la frontera y la aduana albanesas no podría considerarse en España ni siquiera comarcal. Claro que, paseando por Ulcinj, con su población albanesa y musulmana en un país ortodoxo, uno entiende el escaso celo del gobierno montenegrino en invertir en la zona.

dsc_0169

Es el mal balcánico: cuando nadie se acuerda de la enfermedad, siempre hay alguien que hurga en la herida.

Cómo llegar:

Desde Dubrovnik o Mostar y Sarajevo  hay continuos autobuses que entran en Montenegro por Herceg Novi, donde se pueden coger otras líneas o los furgones habituales en la zona para llegar hasta Kotor. Desde allí hay autobuses que recorren todo el litoral montenegrino. Siempre se puede acceder, naturalmente, a taxistas legales o ilegales que, previa negociación, hacen el recorrido solicitado

 Moneda:

 Montenegro no está en la Unión Europea y, por lo tanto, tampoco en la Unión Monetaria. Aún así tiene el euro como moneda oficial. No la acuña pero la hace circular.

 Itinerario:

dsc_1223

Pasear por las callejuelas de la vieja ciudad de Kotor, dentro de los muros venecianos; entrar en los palacios y en sus patios y visitar las medievales iglesias ortodoxas y católicas que se observan pacíficamente dentro de la ciudad, como la catedral de San Trifón.

dsc_0030

Si hay fuerzas, subir la muralla encaramada en la montaña. Desde arriba hay una vista sin parangón de Kotor y su bahía

dsc_1143

Recorrer las Bocas de Kotor en barco, si es posible, para admirar otras localidades del fiordo como Perast y las minúsculas islas de San Jorge y de Nuestra Señora de la Roca.

img_4619

En Budva, pasear por el casco histórico de la localidad y subir al castillo donde se guarda una buena colección de libros antiguos sobre los Balcanes y se pueden admirar las bahías de esta zona de la costa.

img_4623

Comer en cualquier chiringuito del paseo marítimo de Budva y luego pasear por su mercadillo sin olvidar entrar en las discotecas de playa con ensordecedoras músicas y llamativas gogogirls bailando encima de las barras.

dsc_0062

Bañarse en Sveti Stefan (si no se puede entrar en el hotel de lujo) o en la playa contigua donde está la antigua residencia estival de Tito.

Tomar el sol en cualquier playa sin olvidarse de alquilar sombrilla y tumbona.

 img_4603

Si se va con niños, no olvidar tampoco construir un castillo medieval en la playa. Aquí no puede ser de arena, sino de piedras.

Recorrer los catorce kilómetros de la playa grande de Ulcinj.

img_4586

Fotos de Carmen Urbina y Andrés Mourenza

Anuncios

2 Respuestas a “Ruta por los Balcanes (4) : la bahía de Kotor y el litoral de Montenegro

  1. Pingback: Ruta por los Balcanes (4) : la bahía de Kotor y el litoral de Montenegro | rssPais.com·

  2. Hola! Recién llegada de Montenegro (2015 Croacia, 2014 Serbia y Bosnia), acabo de leer tu Ruta por los Balcanes, está genial! Me encanta cómo escribes y la información tan útil y completa que aportas. Felicidades por tu blog! : )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s