Tenerife: lejos de la playa.

img_5087

Canarias es, para muchos, sinónimo de playas y vacaciones organizadas. Para muchos otros, entre los que me cuento, el archipiélago es un paisaje singular, absorbente e hipnótico. Y también una cultura mestiza que aúna Africa, América y Europa pariendo, de ese esfuerzo, una sensación de placidez tropical en una realidad supuestamente europea.

IMG_4740

Su situación en pleno Atlántico, como una flota camino del Nuevo Mundo, le permite aprovechar las bondades climatológicas que envía la Naturaleza. Así, estos restos volcánicos emergidos del mar han visto cómo los vientos alisios del Océano han germinado en sus laderas septentrionales auténticos vergeles de flora y fruta, mientras las partes meridionales de las islas montañosas, reñidas al parecer con sus nortes, se han quedado huérfanas de humedad pero saciadas de viento y sol.

img_5188

Esa aridez del Sur también tiene su encanto. La lava se constituye en un material artístico que nos ofrece formas y volúmenes sugestivos y, entre ellos, la vida se abre paso con flores nativas como el tajinaste.

img_5113

Tenerife ha sido el faro de Canarias desde siempre. Fue la última isla en caer bajo el dominio castellano y sus guanches se enorgullecían ya entonces del Teide, la cumbre más alta del actual territorio español y el recordatorio constante de la pequeñez humana ante la Naturaleza.

img_5157

Subir a su cima tiene algo de blasfemo. En coche, a pie o en funicular, miles de personas hollan un suelo del que aún surge vapores sulfurosos, que advierten que la Tierra sigue viva. Desde la cima del antiguo cráter se divisan otras tierras canarias en medio del mar y el manto verde de la costa norte de la isla.

anaga

Pero la atracción de la lava sigue cautivando al viajero, que toca con respeto telúrico el suelo pedregoso en el que aún no ha surgido ningún ser vivo. El Teide se desparrama por toda la isla, partiéndola en cientos de barrancos, acantilados y cadenas montañosas como la espina dorsal que atraviesa el centro de la isla y por el frondoso parque natural de Anaga va a morir en el extremo nordeste de la isla.

img_5199

Masca es un ejemplo de esos pueblos colgados literalmente del barranco, que roban diariamente al sol y las nubes el preciado líquido para sus cultivos en terrazas. Su parecido con Machu Pichu nos confirma que, desde tiempos inmemoriales, el hombre ha domesticado los suelos y las montañas hasta arrancarles la última tierra cultivable.

IMG_5214

La Historia de Tenerife no comienza con la invasión española. Buena parte de los nombres, los usos y costumbres, la gastronomía y el arte beben de su pasado aborígen y hay algunos que creen que tuvieron relación con otras culturas antiguas. El viajero y antropólogo sueco Thor Heyerdahl, que demostró la relación entre América del Sur y Polinesia viajando en una barca de juncos idéntica a la de hace miles de años, ha creado en Güimar un atractivo Parque Cultural en torno a una hipótesis científica.

img_5295

En esta localidad tinerfeña se descubrieron unas especies de pirámides, que para unos son montones de piedras apilados por los campesinos locales pero para Heyerdahl y otros confirma que hubo relación con las culturas que  construyeron monumentos similares como la babilónica o la maya. ¿Cómo pudieron construir lo mismo sin tener relación entre ellas?. Claro que, de ser cierta la teoría, se echaría por tierra la autoría europea del descubrimiento de un nuevo continente.

img_52221

El misterio subsiste miles de años después, como resite aún en pie el drago de Icod de los Vinos. Es un ejemplo de flora autóctona que, gracias a su aislamiento, se ha mantenido viva como los laureles prehistóricos de otras islas. Garrachico también se ha mantenido en pie, a pesar de la erupción que destruyó su puerto. La desgracia sirve también para avanzar y por éso, de la lava del siglo XVIII se consiguen pozas donde bañarse.

lido-lake2

Ese aprovechamiento de la lava fue siempre una de las guías de César Manrique, el más genuino artista canario. En Puerto de la Cruz plasmó su interés por aunar naturaleza, turismo respetuoso y arquitectura poniendo en pie el Lago Martiánez. Es uno más de los atractivos de esta localidad turística, por suerte alejada de la masificación playera que ofrece al visitante dos extraordinarios jardines botánicos y uno de los mejores zoológicos de España, el Loro Parque.

img_5071

Si Puerto de la Cruz es sinónimo de naturaleza, La Orotava lo es de artesanía, de mimbre, madera, cerámica y sobre todo textil. Productos que salen al encuentro del viajero entre mansiones y edificios coloniales.

img_5026

Pero si hay una ciudad que ejemplifique como pocas la belleza de la arquitectura que en la peninsula Ibérica hemos dado en llamar colonial es La Laguna, ciudad Patrimonio de la Humanidad. San Cristóbal de la Laguna fue  capital de la isla desde las últimas batallas entre castellanos y guanches a finales del siglo XV hasta mitad del siglo XVIII.

img_5038

Su bien trazado casco urbano fue el ejemplo que luego seguirían las urbes de la América española. Ese mestizaje es el que atrae a quien callejea por esta ciudad universitaria entre plazas sombreadas por inmensas palmeras y patios de frondosa vegetación.

img_5275

Santa Cruz, la capital, también mantiene algún resto de la vieja población que creció alrededor de la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción. Pero hoy es una gran capital que, a pesar de éllo, sigue siendo habitable y paseable. Grandes avenidas se hermanan con hermosos paseos peatonales, edificios racionalistas se suceden a otros modernistas.

IMG_5266

La historia pesa mucho, desde el cañón que segó un brazo a Nelson cuando fracasó en su intento de conquistar la isla al golpe de estado del general Franco que desató la guerra civil española. Pero también pesa su situación de metrópoli atlántica, que le ha permitido asimilar todas las modernidades artísticas y literarias que llegaban con los barcos de pasajeros o  con las brisas marinas.

IMG_5280

 Cómo llegar:

Vuelos regulares de las principales compañías aéreas españolas y europeas comunican cientos de ciudades con los dos aeropuertos tinerfeños, el de Los Rodeos  al Norte y el Reina Sofía al Sur.

 Itinerario:

IMG_5247

En Santa Cruz el paseo puede comenzar por el mercado de Nuestra Señora de Africa,donde uno se empapa del colorido de las frutas y las flores canarias. Cerca se cruza el puente General Serrador para entrar a la derecha en pleno casco histórico.

IMG_5257

Allí nos espera,en la plaza de la Iglesia, el templo de Nuestra Señora de la Concepción. Fue la primera iglesia cristiana levantada tras la conquista castellana.

img_5260

A su alrededor está el teatro Guimerá, el Museo de la Naturaleza y el Hombre o el TEA (Tenerife Espacio de las Artes). Desde la iglesia se llega a la Plaza de España con el edificio racionalista del Cabildo y un pequeño museo subterráneo donde se explica la defensa de Tenerife frente a los muchos ataques sufridos y se exhibe el cañón que dejó manco a Nelson.

IMG_5286

La plaza de la Candelaria abre paso al centro peatonal con la calle del Castillo y la barroca iglesia de San Francisco. Se puede callejear por el centro y acabar en el Parque Municipal García Sanabria.

Para los amantes del agua, hay dos opciones recomendables para acabar la jornada: las piscinas del parque marítimo de César Manrique o la playa de las Teresitas con fina arena blanca importada del Sáhara (como las de la zona sur de la isla)

IMG_5014

En La Laguna conviene pasear detenidamente entre la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, con un espléndido interior y unas vistas excelentes desde su torre, y la plaza del Adelantado. Una zona que agrupa a un buen número de palacios, en cuyo interior uno puede disfrutar de un silencioso y hermoso patio o de una interesante colección como en el Museo de Historia y Antropología ubicado en la Casa Lercaro.

IMG_5022

Desde La Laguna, se llega rápidamente a las montañas de Anaga, que poseen una importante red de senderos para conocer este espacio natural de vegetación frondosa y de vistas espectaculares desde sus cimas.  Se puede bajar a la escarpada costa de Punta Hidalgo para regresar ya por la orilla hasta el Puerto de la Cruz.

IMG_5105

En el Puerto, el tranquilo centro permite descansar del bullicio costero y los amantes de la botánica tienen dos citas ineludibles: el Jardin Botánico, un paraiso de flores exóticas, y el Jardin Acuático Risco Bello, construido por un belga como regalo de amor a su mujer. El Lago Martiánez de César Manrique completa las ansias de agua del visitante.

IMG_5101

Siguiendo el frente costero llegamos a La Orotava, donde es necesario visitar la hermosa Quinta Roja con sus jardines, ejemplo de mansión colonial. La Casa de los Balcones es otra preciosa muestra de arquitectura colonial del siglo XVII que además permite conocer y comprar la hermosa artesanía textil de la isla.

IMG_5195

Al Parque Nacional del Teide se puede acceder por automóvil tanto desde el norte por El Portillo como desde el sur por Boca de Tauce. Conviene pararse en el centro de interpretación y apuntarse con antelación para obtener el permiso para subir a la cumbre (la página web informa del trámite). El teleférico sube al visitante hasta los mil setecientos metros donde se puede admirar el colosal efecto que causó el cono volcánico de 17 kilómetros de diámetro cuando se deslizó hacia el mar. Pero yo animo a seguir a pie hasta la cima, donde la vista es aún más espectacular atisbando incluso algunas cumbres de las otras islas entre el humo de las emanaciones sulfurosas del cráter. Inigualable.

IMG_5056

Bajando del pico se puede pasear entre los roques de García y recorrer el paisaje de lava del Parque. En el descenso se atraviesan pinares y el viajero puede descnder hasta el mar y disfrutar del Acantilado de los Gigantes, del pueblo de Masca y de Garrachico, en plena costa norte de nuevo. De ahí conviene hacer una visita a Icod de los Vinos, para admirar el Drago milenario y otra buena colección de arquitectura colonial.

IMG_5336

Frente a la costa sur hay más oferta que las playas, como las Pirámides de Güimar y una serie de pueblos interesantes como Arico el Nuevo, Granadilla de Abona o Villaflor, la ciudad más alta de España que, además, cultiva el vino europeo a más altitud. Junto a las flores de su nombre, se puede aprovechar la sombra de sus pinares en una de las estribaciones del Parque Nacional del Teide que, como se ve, domina todos los rincones de la isla.

IMG_5062

(Fotos de Manuel Alvariño)

Anuncios

Una respuesta a “Tenerife: lejos de la playa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s