Budapest: itinerarios para 2, 3 y 5 días

img_0017

Budapest es el corazón del Danubio. Ninguna otra capital europea en el largo recorrido del río puede enorgullecerse de vivir en el Danubio. No al lado, al margen, cerca, en un recodo….sino alrededor de él. Y es que la capital húngara tiene la virtud de amalgamar varias antiguas urbes unidas por el cemento insuperable de sus aguas. Desde la Ciudadela, en lo alto del monte Gellert, se divisan por un lado los montes de Buda, al oeste, y una inmensa llanura al este que acompañará al río hasta Belgrado, camino de Rumanía y el Mar Negro.

img_0057

En primavera, el olor de las lilas florecidas inunda el paseo por el monte Géllert, que inunda de verde la orilla oeste del Danubio. Allí se aposenta también sobre una colina el barrio de Buda, orgulloso de su pasado. Los trinos de los pájaros acompañan el solitario paseo por sus calles que recuerdan el burgo medieval que reinaba sobre estas llanuras centroeuropeas.

IMG_0039

Su esplendoroso pasado salta a la vista. El barrio se llama del Castillo, porque ahí se ubicaba el castillo de la ciudad, transformado luego en Palacio Real y ahora usado como aposento del Museo Nacional. La azarosa historia de este pueblo ha destrozado casi todos los monumentos del pasado y éste no fue una excepción. Por éso, lo que vemos en casi toda la ciudad son reconstrucciones o edificios neogoticos, neorenacentistas…. y neoclásicos y decimonónicos.

img_0042

Como por ejemplo, la iglesia más bella de la ciudad, la de Matías. Su nombre viene del rey Matías Corvino que fue un gran propulsor del templo, que hunde sus raices en el siglo XIII.  Pero después fue mezquita con la invasión turca y hubo que reconstruirla siglos después. Un verdadero trabajo de copia del original gótico nos asombra por fuera. Suerte que, dentro, aún se conservan restos del esplendor gótico del templo más importante de la capital húngara.

img_0047

También decimonónico es el monumento que rodea a la iglesia y que es uno de los miradores con más encanto de la ciudad, el Bastión de los Pescadores, que arropa circularmente al patrón de la patria húngara, San Esteban, rey y santo, primer monarca cristiano de estas tierras hace más de mil años. Y allí sigue impertérrito, montado en su caballo y con su inconfundible corona con la cruz torcida.

2012-04-22 19.04.25

Bajar y subir a Buda desde el rio se puede realizar con un vetusto  funicular que recuerda tiempos gloriosos. A sus pies, el imponente puente de las cadenas que fue el primero en salvar de forma permanente el paso del Danubio. Unió así las dos ciudades que confluyeron en la nueva urbe: Buda + Pest = Budapest (aunque también se unió Obuda, en la parte oeste del rio).

2012-04-24-10-45-31

Al otro lado del Danubio, se extiende sin fin la llana Pest, donde  se almacenan edificios decimonónicos de amplios y altos pisos que necesitan limpieza y remozado. Eso llegará con el dinero de ricos europeos que están comprando el pais. Esperemos que ese dinero no los convierta en cutres nuevos ricos como nos sucedió a los españoles. El barrio del centro  conserva aún algunos buenos ejemplos de modernismo que compensan el clónico muestrario de tiendas internacionales tan habitual a las grandes ciudades.

IMG_0227

Las amplias avenidas y bulevares del centro se colorean con los pensamientos diseminados por sus parterres y conducen al caminante por la historia más reciente y atormentada del pais. El bulevar Andrassy, eje majestuoso de la ciudad, muestra el recuperado edificio que albergó a nazis y comunistas en sus tareas de represión.  No en vano se llama el Museo del Terror. Más adelante, esta amplia arteria desemboca en la Plaza de los Héroes , orgulloso muestrario del pasado glorioso de la nación húngara, con santos y reyes esperando los homenajes.

img_0184

El parque municipal de Városliget, un verdadero pulmón en el centro de la ciudad, se convirtió en un compendio de su historia para conmemorar los mil años de la llegada de los magiares a estas tierras. Fue a finales del siglo XIX y se construyeron varias réplicas de templos románicos, góticos o renacentistas.

img_0110

Sin embargo, la piqueta no consigue eliminar los restos de culturas anteriores. Una visita al mercado central nos recuerda los gustos por una amplísima gama de verduras, el picante pimentón nacional (la paprika) y los embutidos, a pesar de la presencia musulmana durante varios siglos.

img_0198

Y por contra, persiste el amor por los baños termales que dejaron los otomanos. Los Gellert suponen la transformación del baño turco en balneario opulento y aristocrático; Szécheny, el recuerdo de una actividad popular y masiva en unos baños municipales al aire libre y Lukaks, la evolución en balneario termal y medicinal.

2012-04-24-16-31-40

Cerca de estos baños persiste el único recuerdo del pasado otomano. Es la tumba de Baba Gül, un hombre bueno, un santón islámico que dejó grato recuerdo en el barrio y que las nuevas fuerzas ocupantes no quisieron derribar. Desde allí se atisba Pest en toda su inmensa extensión y girando la cabeza a la izquierda se vislumbra la isla Margarita, un vergel en medio del Danubio.

IMG_0414

Esta tierra de invasiones continuas tiene pocos restos antiguos. Los cristianos derribaron los edificios de la romana provincia de Pannonia; los musulmanes turcos construyeron sus mezquitas sobre las iglesias románicas y góticas; los austriacos, finalmente, destrozaron minaretes para alzar sus templos de nuevo cristianos. A falta de esos ejemplos de arte medieval, Budapest se volcó en la eclosión del arte burgués con sus grandes palacios y avenidas. Y sin duda el edificio más grande no solo de la ciudad sino del pais es el Parlamento Nacional, una obra maestra de filigrana en piedra, un delirio neogótico con casi setecientas estancias en su interior, casi trescientos metros de largo y cien metros de alto.

IMG_0369

A unos metros del Parlamento se erige la estatua de un hombre acodado sobre un puente. En esta ciudad de innumerables estatutas y monumentos históricos, destaca este homenaje a Imre Nagy, el dirigente comunista que creyó que sería posible una república popular con voces divergentes. Era en 1956 y los soviéticos derrotaron la llamada revolución húngara, en la que se mezclaron antiguos colaboracionistas de los nazis, nacionalistas y comunistas que confiaron en los cambios tras la muerte del padrecito Stalin. Nagy murió ajusticiado y el dirigente que llamó a los soviéticos para restaurar el orden fue Janos Kadar, que se mantuvo en el poder hasta 1989. Curiosamente, las encuestas siguen señalando a este dócil represor como uno de los políticos mejor valorados  por los húngaros.

2012-04-24 14.57.20

La azarosa historia del pais en el siglo pasado tiene una plasmación casi ridícula si seguimos la línea que une el Parlamento y la estatuta de Imre Nagy. La recta finaliza en la plaza de la Libertad. Esta es la palabra post soviética que sustituye a la de la Liberación. Igual que ocurre con la estatuta junto a la Ciudadela que recuerda la liberación soviética de la Budapest ocupada por nazis y flechas negras (los fascistas húngaros), esta plaza acoge el monolito que recuerda el papel del Ejército Rojo en esa liberación.

img_0365

Ahora, decimos, se llama la plaza de la Libertad. El monolito se encuentra frente a la acorazada embajada norteamericana y para compensar esa dialéctica diabólica, los nuevos gobernantes han decidido colocar delante del monolito una estatuta de… Ronald Reagan. Un lección de historia en cien metros.

img_0130

Pero la historia salta en cualquier esquina y el barrio judío nos recuerda con un puñetazo las peores páginas de nuestro pasado común. Son patios inmensos y sucesivos en medio de los grandes bloques de manzanas a los que se asoman pequeñas viviendas en los pasillos. Por esas galerías y escaleras aún se escuchan las pisadas atolondradas y con pánico de miles de judíos camino del paredón. Suerte que los nazis solo estuvieron poco más de un año aquí hasta que llegaron las tropas del Ejército Rojo.

img_0134

La sinagoga, la más grande de Europa, es una preciosidad restaurada con fondos de húngaros ricos como Tony Curtis o de los   gobiernos de la democracia . Durante el comunismo, no hubo dinero para su restauración pero nunca se impidió el culto ni la enseñanza religiosa.

img_0377

Para conocer la ciudad hay que pasearla pero también navegarla. Así se descubre la evolución desde el núcleo medieval de Buda a los nuevos centros comerciales y edificios de multinacionales que jalonan las orillas del Danubio. Muchos cambios en pocos años, que no asustan para nada a una ciudad que se asentó en el rio y apostó su futuro al vaivén de sus aguas.

img_0402

Cómo llegar:

Hay vuelos directos a Budapest desde Madrid, Málaga, Alicante, Palma y Barcelona  en las compañías de bajo coste, como Ryanair o la húngara Wizz Air.

Moneda:

En Hungría circula el forinto que, en el momento de elaborar esta guía, se cambia a 275 forintos por 1 euro.

Qué ver:

ITINERARIO POR BUDAPEST PARA DOS DIAS

img_0303

ITINERARIO POR BUDAPEST PARA TRES DIAS

img_0322

ITINERARIO POR BUDAPEST PARA CINCO DIAS

2012-04-24-17-59-03

(Fotos: Carmen Urbina)
Anuncios

Una respuesta a “Budapest: itinerarios para 2, 3 y 5 días

  1. Gracias, una vez más, por vuestro trabajo. Sin saber a ciencia cierta por qué siempre me he sentido identificado con Hungría. Ahora, y por este magnífico reportaje, siento una mayor necesidad de visitar el país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s