A Coruña: la luz del noroeste

torre-de-hercules

Mientras Vigo trabaja, Pontevedra duerme, Santiago reza y A Coruña se divierte. Este dicho popular refleja la rivalidad de las capitales del occidente atlántico gallego pero también anota una característica esencial de la ciudad coruñesa. Es su liberalismo y su carácter tolerante. Un  temperamento que se corresponde a su propia geografía abierta: una península  rodeada por el océano atlántico  y por el golfo Artabro.

domusconbotero

En su fachada marítima, A Coruña ofrece al visitante la ensenada del Orzán, una media luna casi perfecta delimitada al norte por el Aquarium y el Museo Domus, único museo del mundo dedicado enteramente al cuerpo humano, y al sur por el estadio de Riazor, donde se asienta el Deportivo, el Super Depor de la liga de fútbol española.

2

 En medio se suceden las dos playas urbanas coruñesas, Orzán y Riazor, que han ganado toneladas de arena para impedir las tradicionales crecidas del mar que inundaban incluso el paseo marítimo.

descarga-8

Ese paseo se ha ampliado para el ciudadano y el turista con la recuperación del monte de San Pedro, baluarte militar hasta hace unos años. Con un espectacular ascensor esférico se llega a la cima de la montaña, desde donde se divisa una perspectiva completa de la península coruñesa y la costa atlántica. En total, el paseo marítimo alcanza unos catorce kilómetros para disfrute de propios y extraños.

4301940

La otra vertiente de la ciudad, la portuaria, permite pasear por los Cantones, en la zona del istmo de la península, donde se encuentran edificios modernistas como el kiosko Alfonso, o por la Marina, con sus casas con galerías acristaladas, espejos sobre los que se refleja el sol y que merecieron para A Coruña el calificativo de ciudad de cristal.

8125493_l

En paralelo al puerto se suceden varias calles peatonales, repletas de bares, tabernas y restaurantes donde se puede degustar lo mejor de la gastronomía local desde el marisco al pulpo, pasando por los pimientos de Padrón y las tazas de vino del Ribeiro. Esa zona peatonal culmina en la plaza de María Pita.

mariapita

Esta fue una heroína coruñesa, de nombre Mayor Fernández de la Cámara y Pita, que en 1589 lideró a los vecinos en su defensa de A Coruña frente a los ataques del pirata y vicealmirante sir Francis Drake. El  inglés quería dar un escarmiento a la ciudad por su apoyo a la Armada Invencible que había enviado el rey de España contra Inglaterra un año antes.

IMAG0776 _Large_

La plaza está dominada por el enorme  palacio modernista del ayuntamiento y a partir de ahí se abre un dédalo de pequeñas callejuelas con nombres que recuerdan el pasado medieval, como Herrerías, Zapatería, Tinajas, etc.

plazadelasbarbaras1

Los coruñeses llaman a esa zona la Ciudad Vieja y el visitante puede perderse en plazas recoletas como la de las Bárbaras o del General Azcárraga. Palacios barrocos y neoclásicos se alternan con dos templos románicos, verdaderas joyas del patrimonio histórico coruñés.

0colegiatasantamaria

Son la iglesia de Santiago, del siglo XII, donde se reunía el concejo de la ciudad, y la colegiata de Santa María del Campo, del siglo XIII, con una bella portada de la adoración de los reyes y delante una pequeña plaza dominada por un crucero medieval.

xardindesancarlos

Al final de una de esas calles, escondida en un callejón, se encuentra la entrada a otro tesoro:el jardín romántico de San Carlos, edificado sobre lo que en su día fue la muralla de la ciudad. Desde esa atalaya se puede admirar el puerto coruñés y el castillo de San Antón, antiguo presidio y hoy museo arqueológico. En el jardín reposan también los restos de Sir John Moore, un inglés que no vino a saquear Coruña sino a ayudar a los españoles en su guerra de independencia contra los franceses.

torre-y-breogan

La península coruñesa une sus dos lados en la torre de Hércules, patrimonio de la Humanidad desde 2009. Un año antes se hermanó con la estatua de la libertad de Nueva York.  Símbolo de la ciudad en su escudo desde el siglo XV, es el faro en activo más antiguo del mundo, construido en el siglo I y remodelado tal y como lo conocemos actualmente en el siglo XVIII. Dice la leyenda que Hércules mató al gigante Gerión que aterrorizaba a los ártabros, habitantes de estas tierras, y sobre su cadáver levantó la torre. Su presencia sigue sobrecogiendo a todos y apabulla más si se suben los cientos de escalones hasta su cima.

menhires800

Desde allí hay otra vista espectacular sobre la costa y el parque escultórico creado en los alrededores de la torre y diseñado por Isaac Díaz Pardo, uno de los más polifacéticos artistas gallegos del siglo XX. Las península coruñesa es fácil de rodear porque dispone de un paseo marítimo, que se puede recorrer a pie, en bicicleta o en un moderno tranvía, recuperado hace unos años para disfrute de propios y forasteros.

La Coru–a. Modernismo en la plaza de Lugo

Pero A Coruña es mucho más; no en vano tiene un ensanche modernista, con la plaza de Lugo de epicentro, y ramificaciones en el paseo verde que se prolonga en paralelo al puerto en los jardines de Méndez Núñez o en la calle Real. Calles por las que pasear, sortear la lluvia (si la hay) y, sobre todo, disfrutar de la hospitalidad de esta ciudad, siempre dispuesta a ofrecer al visitante lo mejor de Galicia.

8069648

Cómo llegar:

El aeropuerto de Alvedro comunica A Coruña con Madrid, Barcelona, Bilbao o Canarias. Por carretera, se llega a la ciudad gallega por autopista y autovía desde Vigo, Santiago, Lugo, Ourense y Madrid. Por tren, hay comunicaciones con Madrid, Barcelona o Bilbao.

Itinerario:

Mendez_Nuñez_(reloj).002_-_La_Coruña

El recorrido por la fachada portuaria, la que da a la ría de A Coruña, puede comenzar en los jardines de Méndez Núñez, uno de los ejemplos del millón y medio de metros cuadrados que la ciudad destina a parques y jardines.

A-Coruña-Kiosco-Alfonso--Estilo-modernista-y-situado-en-los-Jardines-Méndez-Núñez

Al final del parque, se pueden ver dos edificios modernistas, como La Terraza, sede de la delegación de Radiotelevisión Española,  y el Kiosko Alfonso, donde siempre hay posibilidad de admirar buenas exposiciones. En la otra acera hay edificios como el Banco Pastor, de 1929, que en su día fue el edificio más alto de España. A continuación de los jardines  está el Teatro Colón, que tras una fachada anodina esconde un interior grandioso y sorprendente.

corunalamarina23_440

Enfrente, a lo largo de la Marina, se suceden las casas con galerías. Son edificios con ventanas de madera y cristal, miradores que reflejan el atardecer como si fuera un espejo y que permiten retener todo el calor del sol frente a los días borrascosos y tormentosos del invierno gallego. En realidad, son la parte trasera de los edificios, cuya entrada principal de piedra y señorial se ubica en la peatonal calle Riego de Agua.

San_Anton

El paseo del Parrote continúa bordeando el puerto deportivo hasta llegar a una pequeña peninsula, que en realidad era una isla hasta hace menos de doscientos años.  Allí se yergue el castillo de San Antón, que tras un pasado funesto como presidio, es hoy un extraordinario museo arqueológico.

d_paseo_maritimo_coruna_galicia_t1500014a_05

Desde ahí se puede continuar el recorrido alrededor de la penisula coruñesa, pasando por la moderna Torre de Control Marítimo o el Instituto Español de Oceanografía, la antigua zona militar de la Maestranza, Zalaeta y el cementerio inglés en San Amaro, todo convertido en una gran senda verde que nos conduce hasta la Torre de Hércules y su parque de esculturas con referencia a los mitos celtas y al mundo marino. El recorrido también se puede realizar en el tranvía que discurre por la silueta coruñesa.

aquariumfinisterrae004_440

Tras pasear por esa zona y subir, inevitablemente, a lo alto de la torre, el paseo continúa ahora dirigiéndose hacia la fachada atlántica coruñesa. Y justo debajo de la torre nos encontramos con una de las atracciones de la ciudad, el Aquarium  Finisterrae o Casa de los Peces, uno de los tres importantes museos científicos de la ciudad. Aquí dentro se abarca toda la fauna marina gallega, se recrea el Nautilus o se puede estar junto a las focas.

museo-domus_132058

Y siguiendo el camino, llegamos al segundo de esos Museos, Domus, la Casa del Hombre,un moderno centro interactivo dedicado al cuerpo humano. El rompedor edificio es obra del japonés Arata Isozaki y delante nos saluda un inmenso guerrero desnudo de Fernando Botero.

el-paseo-maritimo-400x300

Ya estamos frente a las dos playas urbanas de la ciudad, Orzán y Riazor. Conviene pasearlas tranquilamente para admirar en su esplendor el Océano Atlántico. Si es verano, evidentemente, hay que bañarse en sus aguas. Al final del arco playero , donde no fatan restaurantes y discotecas para animar la noche, aún sigue el paseo marítimo, sazonado con nuevas esculturas típicamente coruñesas y con un enorme obelisco, el Milenium, erigido para conmemorar la llegada del siglo XXI.

coruna-monte-san-pedro

El paseo nos depara otra sorpresa: el ascensor esférico que nos remonta al parque de San Pedro, antiguas instalaciones militares  reconvertidas en lugar de paseo y disfrute de la ciudad, incluidas las balas que jalonan pacíficamente la montaña como los dos grandes cañones construidos en Alemania y que daban cobertura a una amplia zona marítima entre Ferrol y el cabo Ortegal. El paseo marítimo continúa hasta la zona de O Portiño, lugar muy recomendable para disfrutar de las más bellas puestas de sol en una costa dura y de sabrosísimos percebes.

800px-Casa_de_las_ciencias

Y de un parque a otro, el de Santa Margarita, pulmón verde en el centro de la ciudad y lugar de romerías, como cualquier bosque gallego. Y en medio de las setenta especies arbóreas  de todos los continentes, se yergue un palacete que acoge al primer museo científico público que se abrió en España. La Casa de las Ciencias es escenario de muestras y exposiciones científicas siempre con carácter divulgativo y posee además un pequeño planetario.

edificio-modernista-juan-florez_369258

Al bajar del Parque de Santa Margarita, el visitante se topa con un moderno edificio que alberga la Opera y, en uno de sus lados, baja torrentosa una cascada desde el monte que tiene detrás y que acabamos de dejar. Estamos en el centro de la ciudad y en esta zona, repleta de edificios del desarrollismo de los años sesenta y setenta del siglo XX, aún permance algún edificio interesante como un palacete modernista en la calle Juan Flórez.

plazadegalicia3_440

Pero donde se encuentran más ejemplos de ese arte es cerca, en dos plazas casi adyacentes. La Plaza de Galicia acoge un inmenso Palacio de Justicia, a medio camino entre el modernismo y el neoclasicismo, y varios edificios auténticamente modernistas con las inevitables y hermosas galerías tan típicamente coruñesas.

edificio-modernista-plaza-de-lugo-13_361925

La Plaza de Lugo es un auténtico museo al aire libre del modernismo en la ciudad. Aquí sí que encontramos, seguidas y casi en permanente pelea para ver cuál asombra más al visitante, un conjunto de edificaciones con el uso de la forja en los balcones, tan habitual en el modernismo catalán, las formas curvas y, sobre todo, las figuras escultóricas como las hermosas cariátides que nos saludan desde los balcones o las fachadas.

1353032912401_Q2FzYU11c2VvUGljYXNzbzQuanBn_640x427_100Q

El centro de la Plaza de Lugo estaba ocupado por un histórico mercado, en el que el visitante podía deleitarse con las maravillas de los productos gallegos de la tierra y el mar. Ahora es un moderno complejo comercial. Y en un lateral de la plaza, en la calle Payo Gómez, 14, segundo piso, se ubica un pequeño museo dedicado a Pablo Picasso. El piso en cuestión está tal y como era cuando la familia del pintor vivió aquí de 1891 a 1895.

68121154

Justo al lado del Museo está la Plaza de Pontevedra con un histórico edificio de finales del siglo XIX, el Instituto Eusebio da Guarda. Si giramos a la derecha nos vamos hacia la calle San Andrés y un poco más adelante a la derecha también sale una calle estrecha, Alameda, donde podremos admirar otro ejemplo de arte modernista.

Calle la Franja 2

Seguimos para abajo por la misma calle, hasta coger a la izquierda Durán Loriga, calle con muchas oficinas, entre las que destaca el edificio de la Biblioteca Pública, que acoge también el Arquivo da Imaxe de Galicia. La calle finaliza en una estrecha calleja, Estrela, la primera de una serie de calles peatonales continuadas hasta la plaza de María Pita, que son una sucesión de bares y tascas. Tras Estrela, viene Olmos, Galera y Franxa. Conviene venir por ellas a diferentes horas del día (aperitivo, comida o cena).

img_0113

En paralelo a estas últimas calles, se sitúa la arteria comercial de la zona. Es la calle Real, hermosa y señorial como corresponde a la calle mayor de lo que fue el primer ensanche de la ciudad. Casas con las habituales galerías y tiendas con muchísimo encanto como la pastelería La Gran Antilla, que se sitúa enfrente del teatro Rosalía de Castro, en el último tramo de la calle, que recibe ya el nombre de Riego de Agua.

Coruña_-_Museo_de_Belas_Artes_-_Vista_hall_03

Esa calle finaliza ya en la plaza María Pita, pero antes de llegar a ella, conviene desviarse a la izquierda por  Bailén y San Nicolás para llegar a la calle Panadeiras. Allí tenemos dos citas ineludibles. Por un lado, el Museo de Belas Artes da Coruña, un moderno edificio que conserva parte de la estructura del antiguo convento de las Capuchinas.

04-galicia-01

Y al lado, en el número 12 de la calle Panadeiras, el edificio que alberga la Casa Museo de Santiago Casares Quiroga. Este fue un político galleguista que, en el momento del golpe de Estado de Franco en 1936 que dio comienzo a la guerra civil, ocupaba el cargo de presidente del Gobierno de la República Española. La rebelión triunfó en Galicia, donde los fascistas vilipendiaron de tal manera a Casares que incluso borraron su nombre del registro civil, además de incautarle todas sus posesiones, incluida la casa. Murió en el exilio francés, donde su hija llegó a ser la gran actriz Maria Casares.

corunaplazamariapitaB1_440

La calle Panadeiras finaliza en la plaza de España y a la derecha se accede a la plaza Millán Astray. Allí destaca la enorme mole del cuartel de Atocha que se asoma sobre la plaza de María Pita, a la que se desciende por la derecha. María Pita es el centro histórico de la ciudad, una plaza mayor a la coruñesa con sus fachadas de piedra,madera  y cristal y el  majestuoso y hermoso edificio modernista del ayuntamiento, que, si es posible, conviene  verlo por dentro. 

lacorunaiglesiadesantiago_440

Aquí comienza la ciudad vieja. Si salimos de María Pita hacia el puerto (con otros bellísimos edificios  en esa esquina), deberemos torcer de inmediato a la izquierda para subir por la calle Santiago. La primera calle que sale a la derecha es Tabernas, donde se ubica la Real Acadenia Galega , el edificio de la antigua Casa do Consulado y que ahora acoge también la Casa Museo de Emilia Pardo Bazán, otra insigne coruñesa. Si volvemos por la calle Santiago, siguiendo hacia arriba nos topamos con la iglesia de Santiago, un recio templo románico del siglo XII, que es una de las joyas religiosas de la ciudad.

coruna_141

Detrás de la iglesia se abre uno de los rincones con más encanto de Coruña. Es la plaza de Azcárraga, un umbrío jardín en cuyo centro se alza la fuente del Deseo, rodeada de magnolios y plátanos confiriendo a la zona un ambiente placentero y encantador. A su alrededor se suceden palacios barrocos y neoclásicos y edificios militares como la Capitanía General. Subiendo por calle Damas se accede al otro monumento religioso de la ciudad, la Colegiata de Santa María del Campo, otra joya del románico.Enfrente, el pétreo palacio de Cornide, “donado” por la ciudad a la familia Franco.

11151028

Y siguiendo por la misma calle se acaba en Herrerías, donde se ubica el edificio de la Casa Museo de María Pita, la heroína coruñesa por antonomasia, y las Escuelas Populares Gratuitas, reconvertidas con el paso de los años en guardería infantil.  A su lado, la plazuela de las Bárbaras, otro de los rincones encantadores de este hermoso barrio viejo de la ciudad.  Junto al convento de las Clarisas Descalzas, está el convento de Santo Domingo y siguiendo por esa calle se llega a Tinajas.

399px-San_Carlos_11055TM

Esa pequeña calle nos llevará al jardín de San Carlos. Para acceder a él pasaremos por  un pequeño túnel situado debajo del edificio del Arquivo do Reino de Galicia. Traspasado el túnel, nos encontramos de lleno en el jardín mirador de San Carlos. Ubicado donde se situaba la fortaleza defensiva de  la ciudad, este pequeño jardín fue creado a la imagen y semejanza de los jardines románticos y en su centro reposa la tumba de sir John Moore que ayudó a las tropas españolas en la derrota del invasor francés en la batalla de Elviña en 1809. Desde aquí se observa una perfecta visión del puerto coruñés.

 paseo-maritimo-de-la-coruna_337379

Fotos de Concello da Coruña, Turismo Coruña, Turismo Galicia, Jorge F. Nóvoa, Rafa Pérez, José Ramón García, Carlos Olmo, Designers,Truckman 2000, luscofusco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s