Ruta por Anatolia (y 3) : Capadocia

IMG_0699

A pesar de ser reconocibles, no dejarán nunca de impresionar las formas arbitrarias que emergen de la llanura anatolia en la Capadocia. Chimeneas de las hadas las llaman algunos, formaciones minerales en realidad, sugestionan al viajero más bregado retrotrayéndonos a un origen primigenio de la humanidad, indefensa ante la magna obra de la Naturaleza.

IMG_0946

En realidad, esta planicie que se sitúa a mil metros de altitud en plena meseta Anatolia, fue en su tiempo (hace miles de años) zona volcánica. Los volcanes Erciyas, hoy un monte de cuatro mil metros de altura, y Hasan, con más de tres mil metros, lanzaron toneladas de cenizas y rocas duras en un radio de trescientos kilómetros cuadrados. Un espeso estrato de toba o piedra caliza de hasta ciento cincuenta metros cubrió la zona  y dio origen a formas rocosas moldeadas por el paso del tiempo, en las que sólo se dejaba al descubierto la cima, el sombrero, la chimenea de las hadas…

IMG_0776

Esta es una tierra dura, seca y agreste. Por éso muchos la escogieron como refugio. Eran los cristianos que huían de las persecuciones y que aquí erigieron en los sitios más insospechados sus oratorios, ermitas e iglesias. Pocas paredes quedan en pie, porque el paisaje se asemeja a un desolador escenario post apocalíptico. En realidad, el viento, la lluvia y el tiempo han ido esculpiendo templos, casas y palacios hasta hacerlos parecer figuras fantasmagóricas en medio de la estepa.

IMG_0675

Hoy, esas antiguas iglesias nos contemplan, siglos después, con los restos de pinturas desvaídas e inocentes que marcaron una época de clandestinidad no sólo frente a los paganos sino frente a sus propios hermanos, porque la Iglesia de Oriente también tuvo su época iconoclasta, lo que se nota en los frescos geométricos (sin referencia humana) de algunos templos. Luego vendrían los musulmanes y reutilizarían los mayores templos para mezquitas. Nada nuevo a lo que había hecho la jerarquía cristiana con los templos romanos.

IMG_0871

La llanura anatolia siempre fue lugar de paso, de ataques, de invasiones y de saqueos. Por éso también los habitantes de esta zona aprendieron a sortear al enemigo de la mejor forma e idearon la forma más extrema: esconderse bajo tierra. Su labor de topos humanos consiguió excavar ciudades enteras de hasta una decena de pisos con canales y túneles de ventilación que aún hoy dejan boquiabierto a quien vence su claustrofobia y se atreve a descender en esta particular bajada a los infiernos.

Kaymakli Underground City 3

Los trogloditas capadocios no sólo tenían viviendas, sino iglesias, cementerios, aseos, pasillos y hasta lagares para prensar el vino que previamente habían recolectado en el exterior. Ruedas de hasta cincuenta kilos aseguraban que nadie entraba en la ciudad (pero tampoco nadie salía).

IMG_0940

La última batalla se dio hace menos de un siglo. Aún se ven viñas y bodegas en una zona musulmana, restos de la presencia de  cristianos  ortodoxos durante siglos hasta que  después de la caida del Imperio Otomano al final de la Primera Guerra Mundial. La guerra de independencia de la nueva Turquía contra las potencias ocupantes que se saldó con el primer intercambio de población del nefasto siglo XX: los ortodoxos de Turquía se tuvieron que marchar a Grecia y los musulmanes de Grecia vinieron a Turquía.

IMG_0919

Tantos siglos de dura lucha por la vida han hecho de Capadocia un lugar singular. Y sabedores de esa circunstancia, en las últimas décadas los habitantes de esta tierra han sabido ofrecer su diversidad al mundo, que puede admirarse a ras de suelo y desde los cielos, atisbando unas formas aún más sugerentes que las que la simple visión humana depara. Ese turismo ha traído a esta zona tan pobre autopistas, hoteles, empresas, construcciones de todo tipo, paneles solares para el agua caliente en prácticamente todas las casas…y dinero. 

IMG_0934

Por éso, no es de extrañar toparse en las rutas organizadas las consabidas tiendas de alfombras, de cerámica, de ónice y hasta bodegas. Quizá ahora, por fin, los habitantes de Capadocia no tengan que esconderse de las últimas invasiones, porque se trata sólo de turistas, ansiosos por extasiarse ante unos paisajes, esta vez sí, únicos.

IMG_0687

Cómo llegar:
Todos los vuelos  que enlazan España con Capadocia pasan por Estambul, tanto los de Turkish Airlines desde Barcelona, Madrid, Bilbao, Málaga, Santiago y Valencia como los de la aerolínea de bajo coste Pegasus desde Barcelona y los vuelos charter que se organizan en algunas épocas del año. En el aeropuerto Attaturk de la metrópoli turca se pueden tomar también vuelos regulares hacia Nevsehir,  el aeropuerto de la zona. Desde otras zonas turcas, funciona muy bien el autobús que comunica Capadocia con Ankara, Konya o con las costas del sur del pais. Dentro de Capadocia, hay rutas organizadas pero el viajero por libre puede alquilar un vehiculo y circular tranquilamente por las bien cuidadas carreteras de la zona.
IMG_0822
Moneda:
En Turquía circula la Lira Turca. El cambio fluctúa pero suele estar alrededor de 1 € = 2’3 liras turcas.
IMG_1020
Itinerario:
IMG_1047
Göreme es una de las localidades más turísticas de Capadocia y buen lugar para iniciar las rutas. Hay alojamientos en hoteles o en casas, muchas trogloditas, excavadas en  grutas, realmente sugerentes y de muy buena calidad. Además de pasear por sus calles, admirar sus casas habilitadas en las formaciones rocosas y comer en sus restaurantes los guisos de carne en potes de barro o los kebabs acostumbrados, conviene acercarse al Museo al Aire Libre de Göreme.
IMG_0677
Este lugar, llamado Parque Nacional de Göreme y Patrimonio de la Humanidad desde 1985, alberga una serie de iglesias rupestres de las que aún quedan frescos en sus paredes, religiosos en algunos casos o de figuras geométricas si se realizaron en la época inonoclatas del Imperio Bizantino. Aquí se pueden visitar hermosas iglesias como la de la sandalia o la hebilla, la de la serpiente, la de la mazana o la iglesia oscura, que gracias a esa oscuridad ha preservado unos frescos maravillosos.
globos_sobre_goreme_912x524
También Göreme es el lugar idóneo para vivir al amanecer una experiencia inolvidable: un viaje en globo por toda la zona, en el que el viajero se puede extasiar ante un paisaje aún más sorprendente que desde tierra.
IMG_0907
Uçhisar es una localidad cercana encaramada en una loma, tal que un queso gruyere. La vista desde la cima del castro es extraordinaria. La carretera de acceso está llena de tiendas y artesanos (algo habitual en la zona),de talleres de alabastro y de alguna bodega, resto de la herencia griega en esta zona musulmana. En sus alrededores se prolonga por cuatro kilómetros un pequeño valle, el de las Palomas, por la cantidad de estos animales que pueblan los agujeros excavados en las rocas.
IMG_0981
Al norte de Göreme se ubica Avanos, una localidad famosa por sus productos de terracota, desde vasijas a platos o baldosas y por su rica industria cerámica. Cerca está la ciudad subterránea de Özkonak y el caravasar (estación de caravanas) de Saruhan.
IMG_0928
Entre Avanos y Göreme está el valle de Zelbe, con el Pasabaglari, la viña del Pachá, donde aún quedan restos de los viñedos de la época en que había griegos. Entre las chimeneas del valle está una en la que vivía alguien: nada menos que Simeón el Estilita, uno de los miles de anacoretas de los primeros tiempos del cristianismo, y que sirvió de inspiración a Luis Buñuel para su film “Simón del Desierto”. Al final del valle se ubica la pequeña localidad de Zelbe donde Pier Paolo Pasolini rodó “Medea”.
IMG_1017
Hacia el este queda el valle Devrent, llamado el valle Rosa, por el color de la piedra. Es un paisaje lunar con más chimeneas que se asemejan a un camello, una silla o lo que la imaginación recree. En el fondo del valle hay un angosto camino, con zonas muy frondosas que se agradecen y en medio de las cuales, seguramente, aparecerá un puesto de venta de cualquier producto. Saber por dónde han bajado para montar el chiringuito es otro de los misterios de Capadocia.

IMG_1006

Al este de Göreme y Uçhisar encontramos una de las localidades más grandes de la zona, Ürgüp, con restos de las épocas selyúcidas y otomanas. Aquí podemos ver a lo lejos, hacia el este, las montañas nevadas de Kayseri, capital del este de Anatolia, con estaciones de esquí en el famoso monte Erciyes, que ocasionó las erupciones volcánicas en la antigüedad. Podemos encaramarnos a otras formaciones curiosas, que los del pais llaman las tres bellezas, porque son tres chimeneas juntas.
Kaymakli Underground City
Hacia el sur, nos tompamos con Kaymakli, sin duda la mayor ciudad subterránea de Capadocia abierta al turismo y descubierta en 1963. En este caso se pueden visitar cuatro pisos, pero la ciudad disponía de diez niveles y una capacidad para 15.000 personas. La ventilación de estas ciudades se hacía por respiraderos, que llegan a tener hasta veinte metros y que propagan el aire por los innumerables pasillos en los que se dividía esta urbe. Pero a pesar de todos estos datos, la estancia en el interior no es nada agobiante (con permiso de los que sufran claustrofobia).
IMG_0723
Siguiendo hacia el oeste pasamos por Derinkuyu, con otra ciudad subterránea que contiene hasta cementerios en su interior, y nos encontramos el Lago Nar, testimonio de la actividad volcánica pasada porque el agua se asienta en el fondo de un antiguo crater.
IMG_0857
Cerca está Güzelyurt, otro testimonio del pasado cristiano ortodoxo y de ese cruce entre poblaciones. Aún subsiste una iglesia cristiana con la cruz en su puerta, reconvertida en mezquita por los nuevos vecinos.  Cruz y minarete juntos, algo inusual pero deseable. Y justo al lado, hay otra ciudad subterránea con habitaciones, cocinas, respiraderos, escaleras excavadas en la roca por la que hay que bajar con las manos… e incluso lagares para prensar el vino.
IMG_0751
Y en breve ya llegamos al valle de Ihlara, un recorrido totalmente recomendable. Es un largo cañón a cien metros de descenso desde la carretera (el más profundo de Anatolia), por donde circula el río Melendiz, que añade un punto de frescor en el tórrido ambiente capadocio, en especial en verano.
IMG_0808
Aquí, entre zonas de recreo, cafés al lado del río, maizales, huertas o alamedas, podemos descubrir los restos de cuatro mil viviendas y cien iglesias rupestres, que en algunos casos milagrosamente conservan frescos.
IMG_0844
Al final del valle está Selime, que en lo alto de una montaña acoge a un monasterio, del que aún se pueden ver dependencias como cocina, almacén o iglesia. Los de la zona dicen que aquí se rodaron escenas de “La Guerra de las Galaxias” de George Lucas. Si no es cierto, no estaría desencaminado porque la estancia en Capadocia podría ser una visita lunar…
IMG_0883
Fotos de Carmen Urbina, José Antonio Mourenza, Karlsavage
Anuncios

Una respuesta a “Ruta por Anatolia (y 3) : Capadocia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s