Aranjuez, el jardín de los Reyes, y Chinchón, la plaza del pueblo

IMG_6990

Entre Madrid y Toledo, el Tajo da unos virajes tras recibir las aguas del Jarama. En esas zonas fértiles se fijaron todos los Reyes de España. Antes de ellos, ya lo hizo la Orden de Santiago que instaló allí su Casa Maestral.

IMG_6987

El emperador Carlos V mandó plantar especies arbóreas en lo que se llamó Real Bosque y Casa de Aranjuez. Su hijo, Felipe II, desvió agua del Tajo y creó lo que después sería el Jardin de la Isla. El delirio de este monarca quería hacer del Tajo un río navegable hasta Toledo e, incluso, Lisboa.

IMG_7016

Hasta el siglo XVIII con Carlos IV (de la nueva dinastía borbónica) no se pondrán en pie los otros jardines que enorgullecen a Aranjuez, como el Parterre o el Jardín del Príncipe con su Embarcadero Real, desde donde los Reyes y su Corte surcaban el río en sus barcas.

IMG_7005

Los jardines de Aranjuez, aún hoy, siguen asombrando por su extensión, su variedad de especies y por su aparente naturalidad, como si hubiese surgido de forma natural, que es justamente lo que sorprendió a los visitantes en pleno siglo XVIII.

IMG_6985

Pero junto a los jardines por donde pasear y el río por donde navegar, los Reyes necesitaban sus aposentos. Hasta prácticamente el siglo XIX, cada movimiento de la familia Real llevaba aparejado el traslado completo de la Corte. Por éso, Aranjuez, sede primaveral de los Reyes, fue Real Sitio y hubo de crearse de la nada como ciudad de servicios de la Corte y sus múltiples cortesanos, que a su vera vivían, medraban… y conspiraban.

IMG_6979

Un Real Sitio debe tener un Palacio.Y de la Casa Maestral de la Orden de Santiago fue surgiendo un Palacio de la mano de Felipe II. Al tiempo que se erigía el de El Escorial, fue levantándose el de Aranjuez y con los mismos arquitectos: primero Juan Bautista de Toledo y luego Juan de Herrera. Pero desde finales del siglo XVI, cuando concluyeron las obras, no se amplió el palacio hasta la llegada de la nueva dinastía dos siglos después.

Aranjuez HOSPITAL DE SAN CARLOS

Fue  Felipe V con los arquitectos italianos Giacomo Bonavia y Francesco Sabattini el que dio el empujón definitvo. En esa época comenzó a crecer la ciudad, trazando a cordel sus calles y barrios. A lo largo del siglo se construyeron Teatros, Hospitales, Iglesias, Plaza de Toros y, sobre todo, Palacios inmensos donde poder celebrar fiestas a mayor gloria de los Monarcas.

IMG_7019

Una vida regalada y ociosa, donde los Reyes despachaban con desgana los asuntos oficiales para dedicarse con pasión a lo suyo: cazar, pasear por los jardines, navegar en barca por el Tajo y disfrutar de músicos como Scarlatti o cantantes como el castrato Farinelli, que alegraba las melancolías del primer Borbón, Felipe V.

IMG_7000

Claro que la Historia nos ha dejado escrito que, para que esas grandes obras se realizaran, fueron precisas legiones de menesterosos, pobres y miserables españoles que trabajaron de sol a sol alimentándose en toda su vida con lo que los Austrias o Borbones dilapidaban en un banquete de gala….

2013-05-27 10.07.15

A una treintena de kilómetros, el pueblo ya se había adjudicado un espacio propio. Es la plaza mayor de Chinchón , donde en plena Edad Media, los aldeanos abandonaron por una plaga de mosquitos las laderas bajo el castillo de los condes de Chinchón para aposentarse en otra ladera. Por éso, la plaza es irregular y descendente, en un desnivel semejante al de la piazza del Campo de Siena.

2013-05-26 17.45.53

La plaza ha sido escenario de corridas de toros para el diestro local Marcial Labanda y para Frascuelo, hijo predilecto de Chinchón; también gran espacio para apacentar el ganado, al que controlaban sus dueños desde los balcones; y de escenario de películas de Orson Welles como Campanadas a medianoche o Una historia inmortal. Ahora, los balcones (claros, como los llaman aquí) son mesas de los restaurantes en una sucesión vertical que componen un auténtico escenario teatral sin parangón.

2013-05-26 20.36.39

Por encima de la plaza, destaca la iglesia de la Asunción con un fresco de Goya y, al otro lado de la plaza, el convento de San Agustín , convertido ahora en un histórico Parador de Turismo y un poco por encima el castillo de los Condes de Chinchón. Un pequeño pueblo, convertido en museo al aire libre para los cercanos madrileños, que aquí pueden degustar cordero asado, ajos de la excelente huerta de la zona y, por encima de todo, el anís que ha dado fama universal a la localidad.

IMG_7313

Cómo llegar:

Por la A-4 se toma el desvío hacia Aranjuez. Desde allí, se toma la M-305 hacia Chinchón (pasando por Villaconejos, la patria del mejor melón de España). Al revés, por la A-3 se toma la salida hacia Chinchón y de allí por la M-305 se va a Aranjuez. En primavera, circula el curioso tren de la fresa que parte de la estación de Atocha en Madrid y circula por la recuperada vía férrea entre las dos ciudades, la segunda más antigua de España, de tiempos de Isabel II.

IMG_6993

Itinerarios:

En Aranjuez:

IMG_6977

La primera visita, ineludible, debe ser la del Palacio Real. Antes de entrar, se pasa por el Jardín del Parterre, de influencia francesa y con fuentes con personajes mitológicos. En la planta baja, existe un pequeño Museo con carrozas reales y los trajes de las bodas de la actual Familia Real. Una escalera majestuosa lleva al primer piso, donde se visitan los apartamentos del Rey la Reina, a ambos lados del Palacio, precedidos por sendas cámaras para los respectivos cuerpos de guardia.

sala porcelana

La visita al Palacio conviene hacerla con guía porque, en caso contrario, puede ser una sucesión de salas y pabellones sin más interés. En el recorrido se admiran pinturas de Luca Giordano y dos excepcionales salas. La de Porcelana, con figuras realizadas en la Real Fábrica del Retiro, y un ejemplo del interés por lo oriental en el siglo XVIII. Un siglo después, aún seguía ese interés orientalizante, como demuestra la otra sala destacable, la de fumar o Gabinete árabe, una imitación de la Alhambra, realizada en época de Isabel II.

INTERIOR PALACIO REAL

El mobiliario del Palacio es neoclásico, estilo Imperio y del siglo XIX. Al salir del edificio, podemos fijarnos en un pequeño jardin,  en un lateral del ala que da al Parterre. Es el jardín del Rey, de la época de Felipe II, un espacio cerrado y repleto de estatuas que fue abierto al construirse el posterior jardín del Parterre.

IMG_6986

Y en el lateral opuesto, un canal separa la inmensa mole del Palacio de un amplio vergel. Es el jardín de la Isla, creado en tiempo de Felipe II al desviar con un canal aguas del Tajo y formar una isla. Dentro es una delicia pasear por este espacio en el que  se suceden fuentes, paseos, terrazas e innumerables senderos, árboles centenarios y las fuentes diseñadas por Sabattini.

FALUAS 2

Después, más jardines. El del Príncipe, uno de los más grandes de Europa y un auténtico pulmón verde para esta ciudad. Tiene varios kilómetros de largo, aunque la visita puede hacerse más corta. Nada más entrar pasearemos a la vera del río Tajo para encontrarnos con el embarcadero real, con sus escalinatas hasta el río, fortín de guardia, castillo y Pabellones Reales.  Aquí se ha habilitado un Museo de Falúas Reales, con las embarcaciones usadas hasta Isabel II. La mayoría fueron regalos de las ciudades con astilleros, como Cartagena, Ferrol o Mahón. La más espectacular es la de Felipe IV, del siglo XVII, un derroche barroco con infinidad de angelotes dorados adornando la Cabina Real. 

2013-05-15 19.59.30

El Jardin tiene huertas, estatuas, fuentes, jardines de todo tipo,árboles como plátanos, tilos, castaños de indias, etc… pero es el Estanque Chinesco  el lugar que más admiración desata. Inspirado en los motivos orientales que tanto furor hicieron en el siglo XVIII y XIX, el pequeño lago se rodea de un templete neoclásico del siglo XVIII y el cenador del siglo XIX, que componen un paisaje de cuento de hadas realmente maravilloso y un remanso de paz y quietud oriental.

IMG_7001

Y el tercer atractivo del inmenso Jardin es la Real Casa del Labrador, un palacete neoclásico de la época de Carlos IV, que se terminó de edificar en 1803. En esencia, era la caseta de descanso de los fatigados monarcas, príncipes e infantes en sus paseos por el parque. Hay que señalar que la visita a este edificio sólo se puede realizar con una entrada conjunta con el Museo de las Falúas Reales y el Palacio Real.

IMG_6999

Al ser un palacete de caza, dentro no hay cocinas ni dormitorios, porque aquí, a pesar de sus dimensiones, no se dormía. Eso sí, no faltan salas de juego, salas de baile y el aseo de la reina, el morboso atractivo del palacio que todos los visitantes fotografían. Es un asiento de terciopelo, bajo el que se ubicaba el orinal que algún lacayo se encargaría de tirar…Está junto al gabinete de Platino, con muebles de caoba con incrustaciones de bronce dorado y platino.

san_antonio_aranjuez

Volviendo en dirección a Palacio por la calle del Príncipe, nos encontraremos con varios palacetes (ahora con otros usos) como los de Osuna y Godoy. A la izquierda del Parterre se abre un amplio espacio con el pequeño jardín de Isabel II y edificios porticados en diversos patios: el de Oficios y Caballeros (hoy juzgados) o el de Infantes (donde está la Oficina de Turismo). Al final de esa inmensa plaza se levanta, enorme, la neoclásica y redonda Real Capilla de San Antonio, oratorio de Felipe V y templo para la Casa Real ,que ahora es una simple parroquia.

AYUNTAMIENTO DE ARANJUEZ

Saliendo de la Real Capilla, a la derecha se abre el casco antiguo de Aranjuez, donde podemos encontrar el Teatro de Carlos III, el mercado de Abastos de comienzos del siglo XX (donde comprar las afamadas fresas de la zona) y, enfrente, el ayuntamiento de la localidad, ubicado en la antigua Casa de Empleados  del siglo XVIII (los empleados de mayor categoría de la Corte, se entiende).

Palacio Medinaceli y Cecilio Fernández Bustos

Por la calle Capitán Angosto Gómez Castrillón, paralela al ayuntamiento, nos encontraremos con algunos palacios del siglo XVIII como las Caballerizas de la Reina Madre (hoy centro cultural) o el Palacio  de Medinaceli, en lamentable estado, y que deja ver las corralas tan madrileñas que se ubicaron en el interior de antiguas casonas señoriales.

IMG_7012

Hacia el sur continuamos la calle y, a la izquierda, se encuentra el antiguo Hospital de San Carlos. Volviendo al paseo seguimos hasta el final, donde se alza majestuosa la plaza de toros de Aranjuez, erigida en 1796 y considerada una de las más antiguas del mundo.

plazatorosaranjuez2

Fue una construcción Real y pasó por muchas manos en más de doscientos años. Ahora se celebran corridas de toros con asiduidad, además de unos espectáculos goyescos anuales , en recuerdo de la mayor época de esplendor de la villa, cuando era, por unos meses al año, la Corte del Imperio más poderoso del momento.

d_palacio_real_aranjuez_t2800812a_04

Para completar la visita al Real Sitio, se puede uno acercar al Real Cortijo de San Isidro, a dos kilómetros de la ciudad, o dos espacios naturales interesantes: el Mar de Ontígola, un humedal artificial con gran número de aves acuáticas, o el Carrizal de Villamejor, uno de los pocos saladares fluviales de España.

En Chinchón:

IMG_7316

 La Plaza Mayor es el reclamo de la localidad y a ella hay que ir en primer lugar.Todo el pueblo, en realidad, gira alrededor de este centro neurálgico como ocurre en todos los pueblos del pais, pero, en este caso, con mucho más merecimiento histórico y artístico.

IMG_7308

En este hermoso recinto con una ligera inclinación, es imprescindible comer en alguno de los balcones (casi todos restaurantes) o en las terrazas de la  misma plaza, comprar en las tiendas y comercios que se suceden alrededor,  ver la casa consistorial…

IMG_7312

Después, pasear por las calles empinadas tras la plaza, donde uno se puede encontrar con viejos caserones del siglo XIX, con sótanos donde se guardaba el aceite o el buen vino de esta zona de Madrid.

IMG_7307

Rodeando la plaza, por arriba, se llega a la iglesia de la Asunción, un imponente templo sin torre que combina los estilos gótico, plateresco, renacentista y barroco, aunque fue muy restaurada tras la guerra de la Independencia. En el interior, en el centro del retablo mayor, se guarda una pintura de Goya de la Virgen , que es el auténtico tesoro artístico de Chinchón.

IMG_7314

Junto a la iglesia, estaba el antiguo Palacio de los Condes de Chinchón, que se recuerda con la estatua de Francisca Enríquez de Rivera, esposa del cuarto conde de Chinchón y virrey del Perú, a causa de cuya enfermedad se conoció la quina. Hoy, en el lugar del palacio se levanta el edificio del teatro Lope de Vega, con una placa en recuerdo de uno de los hijos famosos de la villa, el actor José Sacristán.

IMG_7317

Y al lado, está la torre del reloj, antigua torre de la iglesia de Santa María de Gracia, destruida por los franceses en la guerra de la Independencia, al igual que gran parte del pueblo, en venganza por la muerte de cuatro de sus soldados a manos de los patriotas españoles. Así, Chinchón es el pueblo en el que conviven juntas una iglesia sin torre y una torre sin iglesia. Bajando hacia la plaza, aún hay otra sorpresa.

IMG_7323

En la calle Morata se encuentra el Museo Etnológico La Posada, con importantes objetos del pasado de la localidad, desde artesanía a utensilios agrícolas, pasando por una pequeña destilería para elaborar el anís. En las tres plantas del museo se reproducen diferentes habitaciones de una casa chinchonera.

IMG_7315

Saliendo de la plaza, está el convento de San Agustín (hoy Parador de Turismo, con un precioso claustro para tomar un café) con su iglesia anexa. Al lado, la medieval Casa de la Cadena y subiendo un poco, el Castillo de los Condes, que domina toda la localidad.  Fue edificado en el siglo XVI y aún conserva su imponente presencia de mole defensiva. Fue abandonado durante algunos siglos y hasta hace unos años en su interior estaba ubicada la alcoholera que elaboraba el famoso anís. Sigue siendo de propiedad particular, por lo que no se puede visitar su interior.

IMG_7319

A la salida de la localidad, está el convento de las madres clarisas, del siglo XVII, que, como todos los conventos de este estilo, ofrecen sabrosísimas pastas de elaboración artesanal.

IMG_7021

Fotos de Carmen Urbina, José Antonio Mourenza, Cecilio Fernández Bustos, Elblogdeanabella, Turismo de Aranjuez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s