La costa de Trafalgar: Vejer, Conil y Los Caños de Meca

IMG_7060Vejer de la Frontera es, a juicio de la mayoría de guías, uno de los pueblos más bellos de España. Hay que pasear sus callejas y subir sus empinadas calles para comprobarlo en persona. Nadie queda decepcionado con sus monumentos, sus casas encaladas y, especialmente, sus encantadores patios. 

IMG_7054

Vejer fue una importante localidad fronteriza con el Reino Nazarí de Granada (de ahí el apellido de la frontera que llevan las localidades de esta zona), cuyo dominio se extendía hasta la costa.De su larga historia destaca un acueducto romano, luego perfeccionado por los andalusíes, y sobre todo el castillo de los siglos X y XI de la época de Abderramán I, el  vestigio más antiguo de la localidad, ubicado en lo más alto del pueblo y donde seguramente había antes un incipiente recinto fortificado. La conquista por parte de los cristianos castellanos cambió la fisonomía de Vejer, abriéndola más allá de las murallas y convirtiendo mezquitas en iglesias, como la gótica del Salvador.

IMG_7202

Luego llegarían los palacios barrocos en consonancia con la importancia de la villa, de la que fue señor indiscutible durante siglos el Duque de Medina Sidonia, que heredó el señorío de Guzmán el Bueno, primer amo de la zona tras la reconquista. Contra Medina Sidonia se enfrentó Juan Relinque, que defendió con empeño y posterior éxito ante el Rey en el siglo XVI el derecho de los vejeriegos a usar las tierras comunales, que quería hacer suyas el Duque, y beneficiarse de las hazas de suerte, que aún hoy reparten las rentas de esas tierras entre los habitantes de la localidad.

IMG_7055

En palacios y casas se conservó, como herencia cultural andalusí, el patio, el elemento más identificable con la construcción hispanoárabe. Y hoy en día, los patios son una de las sorpresas de este bellísimo municipio, en especial durante el mes de mayo, el mes por excelecia dedicado al esplendor de colores en plantas y flores en todos los patios andaluces.

Vejer30

Otra tradición cultural de tiempos árabes subsistió en Vejer hasta hace relativamente poco tiempo. Se trata de las mujeres veladas (como las musulmanas), que circulaban con media cara tapada. Se llamaban cobijadas o cobijás  y es evidente que fue una herencia musulmana que pervivió como costumbre con la llegada de los cristianos hasta…¡los años 20 del siglo XX!.

zahora3

El dominio de Vejer llegaba hasta la costa (a diez kilómetros) y ya en época romana disponía de un pequeño puerto que es hoy el municipio de Barbate, a ocho kilómetros en línea recta.  Pero algunos enclaves de Barbate están más cerca de Vejer que de la capital del municipio al que pertenecen y de tres de ellos vamos a hablar. El primero es el cabo de Trafalgar, un accidente geográfico que es hoy el monumento natural del tómbolo de Trafalgar.  Las arenas arrastradas por las mareas formaron un doble tómbolo o lengua que unió el antiguo islote con tierra firme. El viento ha ido formando sistemas de dunas, cubiertas con lentiscos y sabinas, además de juncos en zonas inundables con gran presencia de aves.

4696077107_725a2722ea_b

El lugar ya era conocido en época romana y algunos submarinistas cuentan que han visto en las aguas alrededor del faro los restos del templo romano dedicado al dios Juno. Lo que está datado y dispone de restos junto al faro es la existencia de una torre andalusí del siglo IX. La torre subsistió durante siglos con refuerzos y se derrumbó en el siglo XIX, alzándose en su lugar el actual faro. Los que sí yacen bajo las aguas de Trafalgar son los restos de las decenas de barcos hundidos en la famosa batalla de 1805 entre la Armada conjunta hispano francesa y la británica, que  al mando del almirante Nelson diezmó al combinado de galos y españoles. Lejos ya aquellas guerras, hoy los turistas de las tres naciones en liza vienen a estas playas a tomar el sol, hacer windsurf, pasear, disfrutar de la gastronomía y descansar.

IMG_7144

Al sur del faro se extiende Los Caños de Meca, un lugar conocido turísticamente desde los años 60 del siglo pasado. Los hippies hicieron famoso el enclave convirtiéndolo en meca nudista. Con el paso de los tiempos, un turismo más numeroso se ha apoderado de Los Caños, aunque siempre desde la modestia que da las pequeñas dimensiones del enclave.

IMG_7146

El nombre de esta localidad proviene de unos caños o surgencias naturales de agua dulce en la pared del acantilado que se extiende al sur del pequeño núcleo urbano. Pueden ser pequeñas humedades que caen de la pared o manantiales de gran altura como el caño grande, que está al final de los acantilados y sólo es accesible con la marea baja.

IMG_7139

Más arriba de las casas de Los Caños de Meca hay otro monumento natural, el Parque Natural de la Breña y las Marismas de Barbate. Es el más pequeño de los parques naturales de Andalucía (tres mil hectáreas) y además de las Marismas junto a Barbate, lo que aquí nos interesan son los acantilados de La Breña, de los que caen los famosos caños y el pinar que se extiende por encima de Los Caños, entrando ya en el municipio de Vejer. Un inmenso bosque de pinos piñoneros con matorral mediterráneo y algunas construcciones de interés como las Torres del Tajo y de Meca, desde la que se avista un panorama excepcional de las playas de Los Caños, Zahora y El Palmar .

IMG_7045

Esas playas se extienden al norte del faro de Trafalgar durante doce kilómetros y constituyen un conjunto de indiscutible encanto. Justo al lado del faro se abre Zahora, aún en término municipal de Barbate. Unas cuantas casas y, sobre todo, varios bares y restaurantes por encima de la playa que permiten disfrutar de lo habitual en esta zona: olas para practicar windsurf y otros deportes acuáticos, playas de arena interminable para pasear a pie o a caballo y unas puestas de sol envidiables.

 IMG_7174

Pero Zahora es conocida, sobre todo, por albergar una de las mejores playas nudistas de Andalucía. En la zona más cercana al faro de Trafalgar es una zona virgen, no urbanizada, tranquila y apetecible para la práctica del nudismo. No se puede llegar directamente con coche, aunque está cerca de algunos aparcamientos habilitados al efecto,  lo que permite que se conserve ese trozo del litoral en las mejores condiciones a salvo de la especulación que ha hundido otras muchas zonas de nuestras costas.

IMG_7218

 Después ya comienzan las playas de El Palmar, la parte costera de Vejer, que se extienden por varios kilómetros.  La Mangueta es la primera de ellas y, como solo puede llegarse a ella caminando, vuelve a ser una de las más apetecibles para practicar tranquilamente el nudismo. Siguiendo hacia el norte, se suceden varios kilómetros más de playas.  El Palmar era un pequeño núcleo de agricultores y ganaderos que aprovechaban la dehesa de palmas que había en la zona que hoy ocupa el pequeñísimo casco urbano.

IMG_7224

El boom turístico de las últimas décadas ha cambiado su fisonomía y hoy en día el turismo es su principal ocupación. A lo largo de la playa se suceden tiendas de surf, restaurantes y bares de copas. De octubre a marzo, los amantes del surf buscan la ola izquierda (la de esta zona) en especial en la zona junto a la torre, símbolo defensivo que indica que por aquí entraban corsarios, contrabandistas y enemigos.

IMG_7217

La zona también tiene un importante valor natural por las dunas que se suceden continuamente que que están protegidas del mayor depredador (el ser humano). Pero aún no está en el olvido la pretensión de construir en esta playa un gran complejo turístico. Y es que si el ser humano es el depredador principal del medio ambiente, el político es un especimen más pronunciado en la depredación. La crisis ha venido a ayudar a la lucha vecinal y ecologista para olvidar (por el momento) esa nueva idea faraónica que trastocaría la belleza inigualable de este rincón del litoral gaditano.

2013-05-22 13.11.05

Y al final de los largos kilómetros de playa llegamos a Conil. En su término municipal, la larga playa del Palmar recibe el nombre de Castilnovo. Es otro retazo de playa virgen, sin ninguna construcción, entre otras cosas porque detrás se extiende una zona de marismas creadas por un entrante del mar, llamado el Río Salado y que separa la playa de Castilnovo del casco urbano de Conil. Un puente permite el acceso entre la localidad y la playa. Pero Conil tiene más playas en su casco urbano y, más hacia el norte, las de Fuente del Gallo y entre los acantilados de Conil, diversas calas, como la maravillosa del Aceite.

IMG_7210

Cómo llegar:

IMG_7198

La A-4 lleva desde el oeste, centro y norte de la península a las inmediaciones de Cádiz, donde se toma la N-340 que nos conduce a Vejer. Desde allí accedemos a las playas de las que hablamos en esta entrada. Desde el este y el sur, se accede por la A-7, la autovía del mediterráneo, y desde Algeciras se toma la misma N-340 que nos conduriá a Vejer. Por  avión y tren se puede llegar a Málaga, desde donde se toma la A-7, y a Jerez o Cádiz donde se tomaría la A-4 y la N-340.

Itinerario:

IMG_7053

Vejer de la Frontera es un pueblo para ser paseado y recorrido con pausa. Sólo así se apreciará la belleza de sus calles y monumentos. Lo ideal es comenzar en la oficina de turismo junto al aparcamiento a la entrada de Vejer. Desde allí se accede al casco antiguo, por la calle Juan Bueno, donde se ubican los principales monumentos, entrando por alguna de las puertas del antiguo recinto fortificado, como el Arco de Puerta Cerrada.

IMG_7056

En este recorrido, subiendo y bajando estrechas callejuelas podemos encontrarnos con el Castillo, que está en la parte más elevada. Aunque la vivienda ubicada en su interior es particular, se puede visitar el patio y subir a las almenas para admirar el paisaje urbano. Su origen se remonta al siglo X y éso se puede apreciar claramente en la puerta de herradura, clara herencia árabe.

IMG_7193

La antigua mezquita estaba ubicada en el solar que ahora ocupa la iglesia del Divino Salvador, que comenzó a construirse en el siglo XIV, en estilo mudéjar, y se amplió en el siglo XVI, ya en estilo gótico. Se nota claramente la yuxtaposición de dos edificios de distintas épocas y la torre cuadrada se supone que aprovecha la base de un antiguo minarete musulmán. En su interior destaca un retablo del siglo XVII. Cerca se ubica también el Museo Municipal de Costumbres y Tradiciones de Vejer, instalado en el renacentista Convento de la Concepción, que aún conserva la cúpula esférica sobre el altar mayor y las criptas abovedadas.  Dos Palacios encontramos en nuestro deambular. Uno es el del Marqués de Tamarón, una casa solariega del XVIII, que actualmente alberga a la Casa de Cultura y la Biblioteca Municipal.

IMG_7061

Otra casa solariega es la Casa del Mayorazgo, edificio barroco del siglo XVIII. Es una casa de vecinos con sus patios, que dejan visitar y desde los que se puede acceder a la Torre del Mayorazgo y un lienzo de la muralla. Desde allí se ve una estupenda imagen de la Plaza de España, centro neurálgico de la población. En su momento sirvió de recinto para las corridas de toros, en pleno siglo XVI, cuando la localidad tuvo que ampliarse al estar lleno el recinto amurallado. Preside la plaza una fuente con azulejos sevillanos, cuyos dibujos han movido a que los vecinos la llamen la plaza de los pescaítos. Aunque no sólo pescaditos se pueden degustar en las terrazas de los excelentes bares y restaurantes que llenan la plaza.

IMG_7057

Paseando por las calles del recinto amurallado de Vejer, a ningún viajero se le escapa la riqueza escondida tras los muros encalados de las casas, al igual que en el resto de Andalucía. Hoy en día, se conservan trescientas casas con patios. No todos se pueden ver, naturalmente, pero, en especial durante el mes de mayo, la oficina de turismo facilita el listado de los patios que se pueden visitar.

IMG_7184

No todos los patios conservan el esquema tradicional, pero incluso algunos patios modernos siguen la tónica clásica. El pozo, por ejemplo, era un elemento fundamental de la casa, colocado en el zaguán, aunque hoy no tengan uso gracias al suministro de agua en todo el casco urbano conseguido a lo largo del siglo XX.

IMG_7208

Las plantas y, sobre todo, las flores, son otro de los símbolos de los patios. Sobre el inmaculado blanco de las paredes, los geranios, las rosas, los claveles o las buganvillas atrapan la mirada y sobrecogen el ánimo de cualquier visitante. Esa profusión de macetas con plantas de todo tipo no sólo se pueden admirar en los patios, sino en muchas de las pequeñas calles del recinto amurallado, convirtiéndolas en auténticos cuadros vivientes.

IMG_7196

Alejados ya del centro, se ubican unos molinos de viento rehabilitados, que indican la importancia de estos ingenios harineros en la economía de Vejer. Antes eran molinos de agua, pero a mediados del siglo XIX se instalaron estos de viento, aunque de consistencia y arquitectura más ancha y fuerte que los manchegos, porque debían resistir fuertes racahas de viento.

64636232

Los antiguos molinos de agua estaban en la pedanía de Santa Lucía, al noroeste del casco urbano, un lugar declarado monumento natural . Subsisten algunos restos junto al acueducto romano, usado y perfeccionado por los árabes. En esta zona, llena de vegetación y agua, se construyó la primera empresa eléctrica, a comienzos del siglo XX, que dio luz y agua a los vecinos de Vejer, antes que muchas ciudades de España.

fundacion-nmac-home8

Tomando la N-340 nos encontramos también con el Museo de Arte Contemporáneo de la Fundación NMAC en la Dehesa Montenmedio. La naturaleza es la protagonista de este espacio singular, ya que las obras de arte se encuentran al aire libre. El Museo invita a artistas internacionales a colocar sus obras en la naturaleza y organiza múltiples actividades culturales a lo largo del año. Y en la carretera a Barbate se accede al Santuario de la Virgen de la Oliva, la patrona de Vejer, erigida sobre una antigua basílica  visigótica, con restos de santos y mártires de la zona.

breña

Por esa misma carretera entraremos en el Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate. La parte alta está constituida por un enorme pinar con pinos piñoneros procedentes de una repoblación del siglo XIX. Hay también eucaliptos, enebros, sabinas y matorral mediterráneo.

72026

Hay múltiples senderos para realizar a pie, en bicileta o a caballo. Una ruta nos puede llevar entre pinos hasta la torre de Meca, que está situada en la cima del monte del mismo nombre de apenas 170 metros y desde la que se observa todo el caserío de Los Caños. A la torre se puede llegar por la antigua carretera de Barbate que rodea todo el monte, desviándose hacia la derecha.

brenia3

Después del pinar, nuestros pasos deben guiarnos hacia el acantilado de la Breña, que alcanza cien metros de altura sobre el mar.  Si nos asomamos, podremos comprobar cómo la roca calcanerita  con capas de margas arenosas impermeables hacen que los acuíferos del monte superior surjan de distintos puntos del acantilado, formando los famosos caños. Aquí también las olas son muy fuertes y dejan su rastro en las paredes de la roca, formando grandes depósitos de sal. La conjunción de sal y agua dulce permite que por las paredes haya musgos, higueras y otras especies. La fauna más importante del parque se encuentra en el acantilado y lo constituyen aves rapaces, gaviotas y la única colonia de garcillas bueyeras de todo el litoral.

torre del tajo

Y en el acantilado tenemos una de las joyas de la zona. Es la Torre del Tajo, una antigua torre de vigilancia del siglo XVI. Una senda por el acantilado nos conduce hasta la torre y nos permite disfrutar de unas vistas impresionantes: los arrecifes bajo los precipicios,la costa de Barbate y Zahara de los Atunes por un lado, y enfrente, si hay día claro, la costa norte de África con Tánger al otro lado del mar.

IMG_7145

La torre del Tajo es accesible desde Los Caños y, por éso, podemos volver a la playa descendiendo por el borde del precipicio. En Los Caños podemos disfrutar de sus playas, pero también podemos aprovechar para hacer excursiones, además de la que nos lleve a las torres del Parque. Por ejemplo, podemos continuar la playa por los acantilados y, sólo con marea baja, accederemos a calas pequeñísimas que se encuentran resguardadas entre los pliegues de los acantilados. Desde la playa nudista al final del pueblo podemos caminar hasta llegar al chorro grande de los caños, una cascada de agua dulce, la más grande de todas las que se desprenden de los acantilados. Esta zona, de inmensa belleza, está dominada por grandes bloques de piedra que sobresalen de la roca a causa de la erosión de miles de años.   

IMG_7148

Volviendo a la playa de Los Caños podemos realizar otra excursión en dirección contraria, hacia el faro de Trafalgar. Frente a las playas protegidas por las paredes de roca de Los Caños, aquí ya nos encontramos con las playas abiertas, en terreno llano, de arena fina y con dunas, típicas de los alrededores del cabo Trafalgar. Son dos kilómetros andando a lo largo de la bahía formada entre el cabo y Los Caños, encontrando zonas de fondos rocosos , poco aconsejables para el baño, y una zona de arena más apropiada ya cerca del faro y que se conoce como la curva o la playa de Marisucia.

TRAFALGAR CAÑOS

En los alrededores del faro nos encontramos con grandes formaciones de dunas. No en vano, el propio promontorio en el que se asienta el faro es una gran duna retenida por la vegetación. Hay que subir por una senda hasta el Faro y recorrer su perímetro. Diversos paneles nos explican la formación del cabo y nos hablan de la riqueza natural de la zona así como la importante historia ligada al lugar.

IMG_7041

Bajando ya del faro en dirección al norte,  nos encontramos con una larga playa que finaliza en Conil. La primera parte es una playa virgen que pertenece a la pedanía de Zahora. Su carácter solitario ha llamado desde siempre a los practicantes del nudismo, gracias también a las dunas que se suceden detrás de la línea de playa. Algo que se repetirá durante todo el recorrido de la costa hasta Conil.

IMG_7176

Las aguas en toda esta zona son peligrosas por ser mar abierto, salvo en algunos rincones como el que está precisamente debajo del núcleo de Zahora. Un núcleo en el que destaca su bar restaurante, animado todo el día y todo el año, y por el que pasan desde surferos hasta familias de vacaciones. Con la bajamar aparece un arrecife que deja algunas lagunas donde el baño de los niños es totalmente seguro.

IMG_7063

A partir de aquí se suceden kilómetros de arena. Primero viene la playa de la Mangueta, otra playa virgen ideal para el nudismo, separada por dunas de un sendero que nos permite ir caminando hasta el siguiente núcleo habitado, que es El Palmar. Esta es la playa más larga del litoral, con más de cuatro kilóemtros, y la más usada por el turismo, porque tiene arenas finas, aguas limpias y poco profundas.  Además, el acceso se realiza a través de pasarelas peatonales para proteger los sistemas dunares, lo que añade una excelente conservación de la playa. Las casas de El Palmar engloban los servicios de la zona como supermercados, farmacia, bares de tapas o restaurantes. Pero lo que hay, sobre todo, son surferos con sus tiendas y bares donde se reúnen todo el año para hacer las olas o hablar de ello. El mejor lugar dicen que es junto a La Torre, otra construcción de vigilancia tan habitual en este tramo de la costa gaditana

landing_page

Pasado el núcleo de El Palmar, nos quedan más kilómetros de playa virgen, de nuevo usada por los nudistas. Es de difícil acceso si no se llega caminando desde El Palmar o desde Conil. Es la playa de Castilnovo, alrededor de la última torre defensiva de este tramo del litoral y separada de la carretera por terrenos agrícolas y las pequeñas marismas que forma el río Salado, donde finaliza la larga playa. Desde aquí se puede acceder por el puente sobre el río al pueblo de Conil de la Frontera.

Conil-de-la-Frontera

Conil tiene una larga historia detrás. Su período de gloria fue en el siglo XVII con el auge de las almadrabas, la técnica de pesca del atún habitual en esta zona andaluza. Pero la historia de la localidad ha estado marcada por las disputas entre los señores de la zona y la presión a que sometían a sus súbditos. Hasta tal punto llegó el ánimo antiseñorial, que en el siglo XIX crearon la figura del Síndico Personero, una especie de Defensor del Pueblo que permitió a los municipios de la comarca enfrentarse a los grandes propietarios de la tierra.

conil3

Uno de esos señores que siempre mandó en el municipio fue el de Guzmán. Y testimonio de su poder aún se mantiene en pie la Torre de Guzmán, lo único que queda del castillo de Conil, mandado construir por don Alonso Pérez de Guzmán, Guzmán el Bueno, allá por el siglo XIV. En su interior hay información sobre la historia de la ciudad y subiendo a lo alto de la torre se admiran, como no podía ser de otra manera, unas vistas excepcionales. En el casco urbano también se puede ver la iglesia mayor de Santa Catalina, del siglo XV o la iglesia de la Misericordia, del siglo XVIII, construida como hospicio para los pobres de la localidad.

PUERTA DE LA VILLA CONIL

Otros enclaves significativos de Conil son el Arco de la Villa, antigua puerta de entrada al recinto fortificado, o el Museo de Raíces Conileñas, que reúne una colección de novecientos objetos cedidos o donados por vecinos de la localidad, que muestran un completo abanico de las actividades y costumbres de Conil. Naturalmente, el frente marítimo de la localidad es un compendio de bares y restaurantes a lo largo del paseo que acompaña a las playas urbanas. 

conil-de-la-frontera--fuente-del-gallo-josetxo19-s-550-playa-fuente-del-gallo-13517650

Y es que el mayor tesoro de Conil. con diferencia, son sus playas.  En pleno casco urbano están Los Bateles, Chorrillos y Fontanilla, de ambiente familiar o juvenil. Ya cerca de los acantilados, El Roqueo, y Fuente del Gallo, una de las más concurridas porque es amplia, de arena fina y dorada, ideal para un turismo familiar. Aislada de esa playa por la subida de la marea, está la cala del Puntalejo. Esta es la última playa a la que se puede acceder a pie desde Conil. En todo este recorrido podemos admirar también una sucesión de torres almenaras de defensa.

article-4fa24069c7a63-conil-de-la-frontera-con-nios-cover

A partir de aquí nos encontramos con el puerto , con sus barcos de la almadraba, un curioso cementerio de anclas y una sucesión de calas de indudable belleza. Son la cala del aceite, la más frecuentada, y las calas de Roche o de Poniente, a las que se puede acceder a través de escaleras. Tras estas calas, el término municipal finaliza con las playas de Roche, una playa privada de la urbanización de lujo del mismo nombre, y la playa de la torre del Puerco. Más allá, más turismo de lujo como la urbanización Novo Sancti Petri, ya en terrenos de Chiclana….

IMG_7048

Fotografías de Carmen Urbina, José Antonio Mourenza, Fundación NMAC, Mariano/Objetivomalaga.com, Javier Gutiérrez, Sebastián Aguilar,Juanlu González.

Anuncios

Una respuesta a “La costa de Trafalgar: Vejer, Conil y Los Caños de Meca

  1. Me habéis hecho recordar unos maravillosos días en la zona, tomando como base la localidad de Algeciras. Qué hermosa vista desde el castillo de Vejer y qué botijos me traje de recuerdo.
    Os felicito, una vez más, y os envío un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s