Bahía de Txingudi : tres Municipios, dos Estados y un río, el Bidasoa

375947_384547454949583_1738048349_n (1)

Las montañas separan a los países, mientras los ríos los unen. Por éso, el Bidasoa ha sido siempre el nexo de unión de los habitantes de uno y otro lado.  Irun (Irún) , Hondarribia (Fuenterrabía / Fonterrabie) y Hendaye  (Hendaya / Hendaia) agrupan a casi cien emil personas que se desplazan diariamente de un lugar a otro, trabajan en un sitio y duermen en el pueblo de al lado…Los gascones provenientes de Bayonne se asentaron ya en el siglo XIII en Hondarribia, mezclándose con la población autóctona de este territorio que era el puerto de Navarra.

2013-07-06 12.59.11

La mitad de las viviendas de Hendaye son de guipuzcoanos . Y es que la gran playa hendayesa es una de las mejores de la costa vasca que se extiende desde Las Landas a Cantabria. Una zona que tiene sus centros históricos en Biarritz y Donostia/San Sebastián desde que los pusieron de moda en el siglo XIX las reinas Isabel II y Eugenia de Montijo, esposa de  Napoleón III. Los veraneantes comenzaron a fines del siglo XIX y cien años más tarde se convirtieron en masas de turistas.

2011-07-01_132_Hondarribia_La_Marina_calle_Santiago

Los franceses, por su parte,  hacen cola para entrar en Hondarribia y degustar sus pintxos en bares, su exquisita gastronomía en restaurantes o sidrerías y hasta participan en sociedades gastronómicas, santuarios del paladar exclusivos del Pais Vasco. Matrimonios mixtos, fiestas en común, tradiciones que se repiten y copian…. y, naturalmente, contrabando.

3911166w-640x640x80

Algo que nunca falta en las fronteras y que une, aún si cabe más, a los habitantes de ambos lados de la raya que, en este caso, está en medio del Bidasoa. La frontera sirvió de motor económico mientras la hubo, con sus trámites burocráticos en la aduana, sus esperas y sus colas. Pero, una vez suprimidas las fronteras europeas en 1990 con el Tratado de Schengen, se ha revivido cuanto de común había entre todos los habitantes de una comarca natural, la de la desembocadura del Bidasoa.

faisanes

Una zona que ha vivido históricamente hechos destacables, como lo atestigua la isla de los Faisanes, situada entre Irún y Hendaye. Aquí se reunieron reyes de Castilla y Francia en la Edad Media, se intercambiaron infantas para casamientos y se rubricó el Tratado de Paz de los Pirineos de 1659 que puso fin a la Guerra de los Treinta Años. Luis XIV de Francia se casó con Maria Teresa, la hija del español  Felipe IV.  España se quedó con el Franco Condado y sus posesiones italianas pero perdió el Rosellón catalán, que pasó a Francia, que había apoyado a los rebeldes catalanes. Una isla de dos mil metros cuadrados que, aún hoy, está repartida entre ambos Estados. Irún y Hendaye se encargan cada seis meses de su cuidado.

gare hendaye

O la famosa reunión entre Franco y Hitler en la estación de Hendaye, zona perteneciente a la Francia ocupada por los nazis. Los dos dictadores aliados hablaron de la participación española en la Segunda Guerra Mundial que, al final, se tradujo en la inclusión de falangistas exaltados en la División Azul junto a las tropas nazis. Y es que Hitler no aceptó las pretensiones franquistas de quedarse con Gibraltar y Marruecos.

2011-07-01_126_Hondarribia_murallas

La relación entre vecinos, naturalmente, ha tenido sus más y sus menos. La propia fisonomía de Hondarribia es la de una plaza fuerte para protegerse de los franceses de enfrente. Las fiestas de los alardes en Irun y Hondarribia provienen de la celebración de los triunfos sobre los franceses y navarros.

TuVeMaFoTo

Pero hay actividades que unían ambas orillas como la pesca de ballenas, un animal que está incluso en el escudo de Hendaye.  Desde el siglo XII estos cetáceos eran abundantes en el Golfo de Vizcaya, pero la ballena de la costa vasca fue diezmada y las flotas se dirigieron a Terranova donde se establecieron factorías para la obtención de grasa con destino a los puertos vascos. La falta de ballenas desde el siglo XVII hizo que los pescadores de esta zona se dedicaran a la merluza, el salmón o el arenque de Irlanda. Ahora lo que más se ve en la bahia son yates y veleros.

1269882243_3

El Bidasoa es el alma de esta comarca natural. Un río que nace en pleno Pirineo navarro con el nombre de Baztán y desde Santesteban se denomina Bidasoa hasta que desemboca después de 69 kilómetros en la bahía de Txingudi. La desembocadura del Bidasoa creó hace miles de años un gran estuario. Aquí se encuentran las segundas marismas más importantes y extensas del Pais Vasco después de Urdaibai.

 

00011854

Ésta, además, siempre ha sido una tierra de artistas e intelectuales: en Irún nació Luis Mariano, el cantante que triunfó en Francia o México o la pintora Menchu Gal, otro hito del arte español del siglo XX,  mientras en Hondarribia nació el escritor José Bergamín.  Pero en las localidades de la bahía han vivido muchos más artistas: los pintores Darío Regoyos y Vázquez Díaz y el escultor Jorge Oteiza lo hicieron en Irun mientras el dramaturgo Alfonso Sastre escogió Hondarribia para vivir.

pa64000077

Muy a su pesar, Miguel de Unamuno también estuvo en Hendaye, desterrado por la dictadura de Primo de Rivero. En Hendaye pasó gran parte de su vida uno de los mayores defensores de las letras vascas durante el siglo XIX, Antoine d’Abbadie. Aún se conserva su palacio, como también queda en pie la casa del novelista Pierre Loti. Después de haber recorrido todo el mundo, Loti prefirió acabar sus días ante la tranquilidad de Txingudi, rodeado del verde de sus montes, el azul de su cielo y el blanco y rojo de los balcones de madera de las casas de pescadores de su tierra, en una y otra orilla.

Cómo llegar:

PLAYA HENDAYA

El aeropuerto de Hondarribia-Guipúzcoa enlaza estas tres localidades con Madrid, Barcelona, Málaga o Palma de Mallorca. Por tren se llega a Hendaye e Irun desde París, Madrid, Barcelona, A Coruña y Lisboa. Por carretera se accede a la bahia de Txingudi a través de la A-1 y luego la AP-8 desde el resto de España o la N-121A desde el Baztán siguiendo el curso del río Bidasoa.  Desde Francia, la autopista A-63 enlaza en la frontera con la AP-8 y tiene una salida en Behovie, antes de entrar en España. También se puede acceder por la carretera de La Corniche, la D-912,  que recorre toda la costa del País Vasco francés.

Itinerario:

slide00

El Camino de la Bahía es una ruta puesta en marcha por los tres municipios que, en catorce kilómetros, recorre toda la desembocadura del Bidasoa y los puntos de interés de Hendaye, Irún y Hondarribia.  Dispone de medio centenar de interesantes paneles informativos y permite conocer en profundidad toda la Bahía de Txingudi.

1280px-Le_Château_d'Abaddia._Hendaye,_France._(2)

Comienza en Hendaye, en el castillo de Abbadie, que se levanta sobre el océano, al final de la extensa playa hendayesa. Es ésta una construcción neogótica de finales del siglo XIX levantada por un explorador, geógrafo, astrónomo y mecenas de las letras vascas, Antoine d’Abbadie, que atesoró miles de objetos de sus viajes por el mundo y ahora se pueden ver en las salas de esta mansión. El castillo tiene capilla, observatorio y salas profusamente decoradas con elementos góticos y orientalizantes.

plya parque natural abbadia

El castillo pertenece a la Academia de Ciencias de Francia, a quien se lo legó Abbadie para hacer uso científico del Observatorio. Pero la propiedad era muy extensa y llegaba hasta el mar. Las 84 hectáreas se han convertido en un Parque natural dependiente de las autoridades de conservación del litoral. Los alemanes instalaron en esta zona bunkers durante la segunda guerra mundial y se perdieron muchos árboles. Sin embargo, aún hay una rica flora junto a las praderas que van a morir al acantilado, que, de vez en cuando, deja espacio para pequeñas calas.

Landing_5

Los acantilados de esta cornisa vasca han sufrido durante milenios los embates de las fuertes olas del Atlántico. La erosión del aire y el agua han ocasionado que la costa fuera perdiendo terreno formando, a veces, estampas como la más famosa de Hendaye. Las dos rocas que emergen al final de la gran playa son llamadas Las Dos Gemelas… aunque dentro de algunos siglos podrían ser tres por el continuo trabajo del agua sobre los acantilados.

800px-Hendaye_Plage

Después de la pesca, que ya no tiene la potencia de antaño, el turismo es el motor de Hendaye y de la bahía. La playa mide más de dos kilómetros y es el centro turístico de la comarca. En verano, la playa se asemeja a la principal calle peatonal  de cualquier ciudad.  En mitad del recorrido se alza el antiguo casino, la Résidence Croisière, un edificio de estilo morisco de finales del siglo XIX. Fue levantado en pleno auge del turismo balneario de la época y albergó el Casino hasta 1980. En este punto, por cierto, comienza el GR-10, el sendero de gran recorrido que atraviesa los Pirineos desde el Atlántico al Mediterráneo.

PENTAX Image

Hendaye Plage es el nombre de esta parte de la localidad francesa que empezó a levantarse a comienzos del siglo XX con villas de estilo vasco, con balcones y persianas de madera y color rojo. La mayoría de ellas son obras de un mismo arquitecto, Edmond Duradeau. Las que quedan tienen un precio prohibitivo y desde hace décadas se han construido hoteles y edificios de apartamentos más asequibles para los compradores guipuzcoanos.  Al final del paseo hay una zona de reserva natural de las pequeñas dunas de la playa y Sokoburu, un complejo de finales del siglo XX en estilo neovasco que agrupa el nuevo Casino, un centro de Talasoterapia famoso en toda la costa vasca puesto en pie por un ídolo del rugby francés, Serge Blanco, tiendas, restaurantes y un espacio para el mercado semanal.

2012-06-30 21.04.23

Aquí termina la playa, la zona más cercana a Hondarribia, apenas unos cien metros, y Hendaye tuerce a la izquierda para meterse de lleno en la Bahía de Txingudi.  Un puerto deportivo abre el paso a la zona portuaria, que aún conserva algo de su poderío de antaño. La cofradía de pescadores ofrece unos menús excelentes y la firma Tribord, la marca deportiva de Decathlon,  tiene aquí su sede. 

2010-09-20_77_Hendaya_Hondarribia_desde_la_casa_de_Pierre_Loti

El paseo por la bahía permite casi tocar el aeropuerto de Hondarribia, a unos metros de distancia, y admirar ejemplos del patrimonio de esta villa como la Maison Rouge, un edificio de comienzos del siglo XX, o el Gaztelu Zahar, el frontón de 1899 que aún está en funcionamiento con sus festivales de pelota vasca. En esta zona nos encontramos los escasos restos del fuerte de Vauban, el genial arquitecto real, destruido por los españoles (junto a buena parte de Hendaye) a fines del XVIII en uno de sus múltiples ataques. El camino bordea dos edificios históricos: la Maison Mauresque, de estilo oriental y con un jardín provisto de cañones dirigidos a Hondarribia; y Bakhar Etchea, la casa donde vivió y murió Pierre Loti.

2013-07-05 20.34.01

Al lado de estos edificios se abre un pequeño puerto, el de Canéta, con una vista estupenda sobre la otra orilla, en la zona más ancha de la Bahia. Aquí podemos desviarnos hacia el interior del pueblo, Hendaye Ville, para ver la iglesia de Saint Vincent, del siglo XIX, después de haber sido destruida y reconstruida muchas veces desde el siglo XVII.  

irun

El siguiente tramo del camino pasa  por debajo de la línea férrea en el puente internacional, construido en 1864. Las aduanas se instalaron aquí en 1841 y el tren llegó en 1863 y finalizó aquí por tener diferente ancho de vía que Francia.  Se puede subir a la calle de entrada a Hendaye y pasearse por la moderna estación, a donde llega también el Euskotren (tren de vía estrecha) desde Bilbao, y su andén histórico para rememorar la entrevista entre Franco y Hitler. Después se bordea la orilla norte del Bidasoa, desde la que se ve la isla de los Faisanes, para acabar en Behovie – Behovia, frontera por carretera entre España y Francia. Las antiguas aduanas de esta zona se han reconvertido en un complejo de bares,  estancos y licorerías para aprovechar los mejores precios  de estos productos en España.  Pero también es un núcleo industrial a ambos lados y en la zona española se ha construido un Centro de Transportes con un rascacielos, la torre ZALSA, que ya es el símbolo del nuevo Irun.  Y es que la logística es el sector de futuro, una vez desarmado el tejido industrial en las sucesivas reconversiones.

sanmarcial_1

Ya en Irun, podemos desviarnos a la izquierda para llegar a la ermita de San Marcial , a cinco kilómetros. Dos victorias frente a Francia, en 1522 y en 1813, tuvieron lugar el 30 de junio, día de San Marcial. Por éso, se les llama las batallas de San Marcial y a ese santo se dedica una ermita del siglo XVI situada en un alto en las faldas del Aia y desde la que se ve una magnífica vista sobre la bahia de Txingudi. Aquí tiene lugar la romería del 30 de junio después del alarde ante el ayuntamiento, el desfile de las milicias forales que defendían su territorio.

2011-06-13_017_Pennas_de_Aia_desde_la_piedra_de_la_pena_de_la_vida

Toda esta zona es el Parque Natural de Aiako Harria-Peñas de Aia. A los pies del parque están los hornos de Irugurutzeta, donde se trabajaba el hierro extraido de las minas de estos montes, una actividad que ya comenzó en época romana. La extracción de mineral duró hasta principios del siglo XX y ahora, recuperados, estos hornos se pueden visitar. Un centro de interpretación explica el pasado minero de la zona y hasta él se llega en un Tren Verde que, de mayo a setiembre los fines de semana, sale desde el Museo Oiasso. Las Peñas de Aia son un macizo granítico sobre la bahía de Txingudi y el Parque Natural engloba casi siete mil hectáreas, con hayedos, robledales, senderos y zonas de esparcimiento.

2011-06-13_001_Irun_museo_Oiasso_e_iglesia_del_Juncal

Siguiendo de nuevo por el camino de la Bahía, podemos ver las dos islas que se abren en medio del Bidasoa, Santiagoaurra y Iru Kanale y nos desviamos a la izquierda hacia el centro de la ciudad. Allí nos encontramos el Museo Oiasso, que reúne los restos de la época romana de Oiasso, el nombre que tenía entonces la localidad. Unos restos hallados en las excavaciones realizadas a finales del siglo XX y que demuestran la importancia de este enclave, que tendría una superficie de quince hectáreas. Esta sería la ciudad de Easo y no San Sebastián como se creía hasta ahora. La ciudad tenía un puerto de gran actividad y vivía también de las minas del monte Aia. De esa época son también la necrópolis situada en el interior de la ermita de Santa Elena del siglo XIV, que es parte del Museo,  aunque en ese lugar hubo templo desde el siglo I de nuestra era.

Minolta DSC

También romanas son las termas ubicadas en las traseras de la iglesia de Santa María del Juncal. Un tren verde recorre, de mayo a setiembre los fines de semana, estas ubicaciones y otras de la ciudad para explicar la urbe romana. Esta iglesia comenzó a construirse en los primeros años del siglo XVI en estilo gótico tardío y la portada es del XVII ya en estilo barroco. Dentro, destaca el retablo mayor con la imagen románica de la Virgen del Juncal, una de las más antiguas del Pais Vasco. 

d_ayuntamiento_irun_guipuzcoa_t2000234a.jpg_369272544

Al lado, se encuentra la Casa consistorial, un edificio de estilo barroco del siglo XVIII, que se abre a la plaza San Juan Harria. Aquí se halla la columna del mismo nombre, del siglo XVI, como símbolo de la independencia de la villa.

 

2011-06-13_117_Irun_kiosko_y_estatua_de_Pio_Baroja

El Palacio Arbelaitz es un ejemplo de casa solariega junto a la Iglesia con una fachada de piedra de sillería. Estamos ya en pleno centro de Irún.  Si la ciudad antigua se erigió en una colina, el espacio hasta el puente internacional ha sido el ensanche de la ciudad moderna, muchas veces destruida y reconstruida, la última tras la Guerra Civil de 1936-1939. El Paseo Colón y las Plazas del Ensanche y de Luis Mariano forman un conjunto comercial de primer orden. Irún no se independizó de Hondarribia hasta el siglo XVIII y desde entonces ha ido creciendo al calor del tren, de las aduanas, de la industria en el siglo XX y, ahora, de los servicios.  Su oferta comercial en las tiendas tradicionales o en los centros comerciales atrae a consumidores de toda la zona de la bahía y de los valles occidentales navarros.

2011_05_31_consejo_irun_marisma

Se bordean los dos puentes sobre el Bidasoa, uno para automóviles y el otro para el tren, que unen España y Francia. Debajo se abre una extensión de 23 hectáreas de marismas en el Parque Ecológico de  Plaiaundi, ejemplo de restauración de un humedad desecado y degradado. A finales del siglo XX comenzó la recuperación que permite ahora disfrutar de senderos, visitas guiadas y múltiples actividades para conocer la marisma, los juncales, los bosques de alisos, prados e islas además de las más de doscientas especies distintas de aves, un sesenta por ciento de las que existen en la peninsula ibérica. El parque se divide en dos zonas, la de Plaiaundi, entre el puente internacional y el aeropuerto de Hondarribia, y la de Jaitzubia, que es un pasillo verde que comunica las marismas de Txingudi con el monte Jaizkibel. En el centro de interpretación de Ekoetxea hay abundante información sobre las marismas de la bahía.

HONDARRIBIA_PARTE_VIEJA2

Ya estamos entrando en Hondarribia y nos topamos ante el aeropuerto, que ha provocado numerosas protestas de ecologistas y vecinos de la zona. Quienes descansasn en la playa de Hendaye saben lo que es ver pasar a unos metros de la cabeza un aparato… En cualquier caso, la vista es la de una ciudad amurallada en lo alto, que se edificó en el siglo XV para defenderla de los continuos ataques franceses, aunque después siguió sufriendo asedios hasta el siglo XIX con las sucesivas Guerras Carlistas. Sus orígenes se remontan al siglo XIII cuando Navarra cede al rey Alfonso VIII de Castilla los territorios de Guipuzcoa.

hondarribia

El recinto amurallado es conjunto histórico artístico. La Puerta de Santa María es una de las dos entradas principales de la ciudad, que tiene baluartes como los de la Reina, San Felipe  o de Leyva y puertas alrededor del perímetro amurallado de la villa, que conviene recorrer por dentro y por fuera. Así encontraremos restos de la antigua muralla medieval, escondidos entre las edificaciones, y disfrutaremos de los jardines acondicionados extramuros. En el antiguo polvorín funciona un centro de interpretación de las murallas.

ayuntamiento-de-hondarribia

La calle Mayor asciende hacia la plaza de Armas y es un conjunto de casas blasonadas, con balcones de hierro forjado y unos sorprendentes aleros bien necesarios en esta zona de constante lluvia. En el recorrido nos encontramos con la casa consistorial barroca, la Casa de Casadevante, la Casa Zuloaga con su archivo histórico y biblioteca, la casa Ladrón de Guevara con fachada de ladrillo azul vitrificado. En medio de la calle se abre la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción y el Manzano, construida sobre las antiguas murallas y sobre un antiguo templo románico. Es gótica del siglo XV con añadidos renacentistas y una torre barroca.

2011-07-01_106_Hondarribia_palacio_de_Carlos_V

La Plaza de Armas servía para los ejercicios de la guarnición de esta plaza fuerte y para festejos como corridas de toros. Dominando todo este espacio está el Castillo de Carlos V, que era en realidad castillo y palacio, con seis plantas para almacenes, polvorín, aposento de las tropas, caballerizas y calabozo. Se construyó sobre un fortín del siglo XII y desde mediados del siglo XX es un parador de turismo.

Hondarribia_plaza

Conviene callejear por el interior de la ciudad medieval de Hondarribia, para encontrarse rincones deliciosos como la plaza de Guipuzcoa, la calle San Nicolás con casas estrechas o la calle Juan de Laborda con la casa solariega de los Eguiluz, donde dicen que descansaron Juana la Loca y Felipe el Hermoso camino de su proclamación como herederos. Las calles de las Tiendas, del Obispo o Pampinot reúnen importantes edificios de origen medieval.  

2011-07-01_129_Hondarribia_La_Marina_calle_Santiago

Tras salir del recinto medieval, bordeamos la bahía para ver enfrente la pista del aeropuerto y a escasos metros el puerto deportivo de Hendaye, que casi se puede tocar con la mano. Volvemos al interior para entrar en el barrio de La Marina, el  más popular de la ciudad. Sus casas de pescadores con balcones de madera pintados con colores vivos es una de las estampas más conocidas de Hondarribia. En sus calles de San Pedro, Santiago y Santa María Magdalena se suceden bares y restaurantes. La tradición pesquera de la localidad viene de lejos, cuando en 1631 nació la Cofradía de Mareantes de San Pedro. Esta zona tiene su origen en el siglo XVIII y es el nexo de unión del burgo medieval con la zona del ensanche que se creó ya un siglo más tarde sobre terrenos arenosos. Dicen que la etimología de Hondarribia es vado de arena.

SAN TELMO

Pasado el Ensanche, llegamos ya a la zona del puerto deportivo y la playa de Hondarribia, con los bloques de apartamentos que tanto afean la silueta de la ciudad cuando se la ve desde Hendaye. Es el tercer barrio de la ciudad, tras la ciudad medieval amurallada y el barrio de pescadores de La Marina. La playa es un vestigio de los grandes arenalos que antaño ocuparon esta zona. Al final del camino de la Bahía y de la playa se llega al cabo Higuer con su faro. Arriba de todo se encuentra el Castillo de San Telmo, con sus restos del siglo XVI, otro de los elementos defensivos de Hondarribia.

2011-07-01_084_Hondarribia_fuerte_de_Guadalupe

De junio a setiembre, los fines de semana, un tren turístico parte  de San Juan de Dios, en pleno puerto, para recorrer La Marina y subir al faro de Higuer y a la ermita y fuerte de Guadalupe. En otras fechas, conviene coger un coche y subir a la cima del Jaizkibel para admirar este fuerte construido en 1900 para defender la frontera. Hasta seiscientos militares estuvieron aquí dentro hasta 1976.

2011-07-01_085_Hondarribia_ermita_de_Guadalupe

El santuario de Guadalupe es, también, etapa del Camino de Santiago por la Costa que llega desde la calle Santiago, en pleno centro de Hondarribia, y antes de subir a Jaizkibel se junta con el Camino del Interior que ha llegado a Irún desde el puente de Santiago sobre el Bidasoa. La ermita tiene su origen en el siglo XVI y en su interior hay dos retablos de estilo renacentista y barroco. A la Virgen se le atribuye el triunfo en 1638 al final de la Guerra de los Treinta Años. Desde entonces, es la patrona de la ciudad y ese día se celebra el famoso Alarde, similar al de Irun.

2011-07-01_076_Bahia_de_Txingudi_desde_la_torre_de_Santa_Barbara

Pero Jaizkibel es mucho más. Esta sierra discurre en paralelo al mar, con acantilados de más de doscientos metros de altura. Existen rutas para disfrutar del monte y admirar la flora y, sobre todo, la fauna de aves marinas que revolotean por la zona. Y desde aquí se observa una de las mejores vistas de esta bahía que, durante siglos, ha enfrentado y juntado a las personas de ambas orillas. 

2011-07-01_124_Hondarribia_casa_Zuloaga

Fotografías de Carmen Urbina, José A. Mourenza, Javier Serrano, Txikotia, Gobierno vasco, Diputación Foral de Guipúzcoa

Anuncios

2 Respuestas a “Bahía de Txingudi : tres Municipios, dos Estados y un río, el Bidasoa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s