Ruta por la Toscana (6) : Arezzo, Cortona, Miguel Ángel, Piero della Francesca y Roberto Benigni

lavidaesbella

¿Qué tienen en común Piero della Francesca, un genial pintor del siglo XV descubierto y valorado a finales del XIX, y Roberto Benigni, el genial bufón del cine italiano de finales del siglo XX? Pues que ambos son de Arezzo, la provincia oriental de la Toscana. Aquí también encontramos joyas artísticas y ciudades extraordinarias. Arezzo atesora un casco urbano, cuya belleza se debe también a otro artista de la localidad, Giorgio Vasari, que remodeló su plaza mayor. Y la mayoría del mundo ha podido disfrutar de las maravillas que atesora la ciudad gracias a un film inolvidable, La vida es bella (La vita è bella, 1997) , de Roberto Benigni.

PierodFrancescaSanFrancescoArezzoShebSolomon1452

También otro extraordinario film, El paciente inglés (The english patient,1996), de Anthony Minghella, descubrió al gran público otra joya. En una iglesia sencilla de Arezzo, la de San Francesco, se esconden en su interior los frescos de Piero della Francesca, que han dormido durante siglos ajenos al mundo hasta que hace más de cien años, los pintores pusieron en su lugar al artista olvidado. Un pintor que mezcló la serenidad, el color, elementos geométricos, paisajes como la pintura flamenca y escenas humanistas como los artistas del renacimiento. Después de siglos de olvido, las pinturas que forman el ciclo de frescos La Leyenda de la cruz ha sido reconocido  como el  conjunto de pintura mural más valioso del mundo. La Historia, a veces, hace justicia.  

Igreja_Santa_Maria_della_Pieve_Arezzo

Arezzo tiene más atractivos, desde el interior de su Catedral (la fachada es del siglo XX) a una de las iglesias más bellas de la Toscana, la de Santa Maria della Pieve, una auténtica filigrana de columnas en su esplendida fachada pero que no desmerece su parte trasera con un ábside igualmente bellísimo. Además, el templo se amolda a la perfección a los desniveles del terreno en esta parte central de la ciudad.

Arezzo-piazzagrande01

 Fue un importante centro etrusco y, en tiempos romanos, paso obligado en el camino hacia la Galia. En la Edad Media vivió enfrentamientos con Siena y Florencia y las continuas luchas entre güelfos y gibelinos.  También la Segunda Guerra Mundial causó destrozos en la ciudad, que hubo de abrir grandes avenidas en sustitución de las antiguas callejuelas. En tiempos remotos fue un centro metalífero y ahora se dedica a la industria de la orfebrería con oro. Un epílogo perfecto para un pasado lleno de hermosas obras de arte y cuna de grandes genios. Además de Vasari o Piero della Francesca, Arezzo vio nacer también a Petrarca, gigante de las letras medievales.      131_arezzo_giostra_del_saracino_sbandieratori

Una localidad ésta que, además, ofrece uno de los espectáculos más atractivos de la Toscana. Es la Giostra del Saraceno. Los vecinos desfilan con trajes de época y con los estandartes de los distintos barrios, como ocurre en otras localidades toscanas. Además del desfile, la gracia de esta fiesta es que se representa una justa medieval, un torneo donde los caballeros, lanza en ristre, deben impactar en un escudo-diana. Esta fiesta se celebra todos los años a finales de junio y comienzos de setiembre.

Cortona 01

Cortona es la otra gran joya de la provincia. También aquí se puede hablar de que su origen se remonta a tiempos de los etruscos, que en el siglo IV a.C. construyeron las murallas de la ciudad. Para defenderse en la Edad Media de los aretinos, los de Cortona buscaron apoyos en Perugia, la capital de la actual región vecina de Umbría. Pero con Arezzo mantuvo una continua guerra, mezclada con la inevitable pugna entre papales e imperiales, güelfos y gibelinos. Florencia, el Ducado de Toscana y el Reino de Italia son etapas posteriores hasta llegar a la Segunda Guerra Mundial, en la que Cortona no sufrió los bombardeos, pero sí vivió episodios de matanzas de civiles a manos de los nazis.

Le_torri_di_lucignano

Y también destaca, en el panorama urbano de la provincia, Lucignano, con un importante patrimonio artístico y curiosas costumbres festivas. Aquí celebran la Maggiolata, una fiesta en la que los cuatro barrios engalanan carros para conseguir ser los mejores y recibir el Griffo d’Oro, finalizando con una batalla de flores  entre ellos. De esta manera celebran en esta zona la primavera….   

monte_san_savino_le_mura_min

En el recorrido por la provincia no faltan otras poblaciones de interés, como Monte San Savino, con otro importante pasado, del que sobresalen cuatro puertas renacentistas, iglesias y palacios. También Anghiari merece una visita, no en vano ha sido elegida como una de las localidades más bellas de Italia. Pero la localidad ha pasado a la Historia por ser el escenario de la batalla del mismo nombre, en el siglo XV, entre el Papado apoyado por Florencia y Milán. Los florentinos ganaron y los lombardos nunca más pensaron en adueñarse de la Toscana.

piazza borgo san lorenzo

Y , sin alejarnos muchos, tenemos a Borgo di San Lorenzo, ejemplo de restauración después de una desastre natural, en este caso un terremoto en el siglo XX.  Es un pueblo de indudable interés, pero ya nos adentramos en otra provincia toscana, en la de Florencia. Estamos en la zona que vio nacer a los representantes máximos de la historia de la región, los Medici.  De mercaderes de lana a aristócratas de Florencia y luego dueños absolutos de la Toscana durante siglos. Es la zona del Mugello, que tiene en esta localidad su capital, pero que ofrece mucho más.

casentino3

Esta zona boscosa florentina se complementa con otra en la provincia de Arezzo, el Casentino.  Son espacios naturales de innegable belleza, que animan a las caminatas por sus montes, bosques y senderos. Y, además, tienen una de las riquezas de Italia, tanto las setas como las apreciadas trufas (tartufi en italiano). Y para que no falte de nada, en Arezzo tenemos la ciudad natal de Miguel Ángel y reivindican el origen de Pitágoras…por pedir que no quede, pero todo el mundo sabe que el matemático era griego.

17544_poppi_il_monastero_di_camaldoli

Ésta es una tierra de ermitaños. Proliferan los santuarios en la montaña, como el más importante de la Toscana y uno de los más apreciados de Italia, después del de Asís. Es el Santuario della Verna, donde, dicen, San Francisco recibió los estigmas de Cristo y fue a parar al panteón cristiano, algo que el santo de los pajaritos y el amor filial tampoco es que quisiera mucho. Pero la cuestión es que, desde esa baja Edad Media, los millones de peregrinos no paran de llegar a ese monasterio igual que a otros de la zona, como el de Camaldoli, cerca de Poppi. Naturaleza virgen y exhuberante, pero también petición de milagros, como si no fuera bastante milagro estos paisajes tan maravillosos. Y es que aquí cabe todo…

agriturismo_autodromo_del_mugello_4

Cómo llegar:  

El aeropuerto de Pisa-Galileo Galilei posee conexiones con Barcelona, Girona, Fuerteventura, Gran Canaria,Madrid, Santander, Sevilla, Tenerife o Valencia. Desde este aeropuerto hay autobuses que lo unen a las estaciones de ferrocarril de Pisa o Florencia, al centro de estas ciudades o a otras de la región.Al aeropuerto de Firenze-Amerigo Vespucci llegan vuelos de Madrid, Barcelona o Ibiza. Cada media hora hay autobuses que acercan al viajero a la estación central de trenes de Florencia.Desde Florencia hay también autobuses a las localidades de esta ruta.

casentino

Itinerario:

Casentino-Nationalpark

 Tomando como base de la ruta la ciudad de Arezzo, nos dirigimos hacia el Norte y Noroeste de la provincia. Encontramos pronto el Casentino, donde nace el rio Arno en las estribaciones del monte Falterona. El alto valle de este rio y los montes y bosques de hayas y robles de esta gran área forman el Parque Nacional del Casentino. Las cadenas montañosas de los Apeninos de Toscana y de la Emilia Romagna tienen un paso necesario por el Casentino. En toda la zona se puede practicar el senderismo  o deportes de aventura en los torrentes y ríos que descienden de las cumbres de las montañas. Para los amantes de la micología, aquí hay un verdadero tesoro de setas y trufas.

bibbiena santiipolito

Bibbiena es la ciudad más antigua de la región. Durante la Edad Media, florentinos y aretinos se pelearon por este enclave, que es ahora mismo el más importante del Casentino, aunque fueron los condes Tarlati los dueños de la localidad durante siglos. En la iglesia de Pieve di Santi Ippolito e Donato, del siglo XII, hay ejemplos de la importantísima escuela pictórica de Siena y un retablo del siglo XV. En las afueras, el santuario renacentistas de Santa Maria del Sasso, Monumento Nacional desde comienzos del siglo XX.

Poppi_flickr01

Desde Bibbiena se ve a simple vista Poppi, con su impresionante Castello encima del casco antiguo, que se empina por la ladera donde se asienta la población. El edificio es del siglo XII y en su interior se conserva una importante biblioteca y frescos medievales. Pertenecía a los condes Guidi y la importancia histórica del castillo se debe a que delante tuvo lugar la batalla de Campaldino a finales del siglo XIII, cuando se enfrentaron los güelfos de Florencia y los gibelinos de Arezzo. El triunfo de los primeros consagró la futura hegemonía florentina sobre toda la Toscana. En Poppi aún se conservan las murallas del siglo XIII y la iglesia abacial de San Fedele de un siglo antes.

camaldoli

Cerca también de Poppi está el monasterio y la ermita de Camaldoli. La ermita fue fundada en el siglo XI por San Romualdo en unas tierras llenas de bosques donadas por el conde Maldolo (Ca’Maldolo, en casa de Maldolo, en italiano). Aún se conserva en ese ambiente tan idílico la celda original del santo. Dos kilómetros monte abajo se erige el monasterio construido unos siglos más tarde. Dispone de una inmensa biblioteca, refectorio y  también una farmacia del siglo XV donde los monjes elaboran y venden tanto jabones como licores. Este es un enclave estupendo para rutas senderistas por los bosques milenarios que rodean el monasterio, con hayas y castaños, que fue declarado Parque Nacional en 1991.

mugello-48

Siguiendo hacia el noroeste, se encuentra el alto valle del Sieve, corazón del Mugello, ya en la provincia de Florencia. El paisaje del Mugello se caracteriza por una amplia sucesión de montes y colinas que descienden hacia la llanura que riega el Sieve.  El artificial Lago de Biancino da un respiro de agua entre tanto bosque, casas aisladas y montes con jabalís, cabras montesas o lobos. Cuatro complejos forestales del Mugello forman parte del Patrimonio Agrícola Forestal de la Toscana.

 

castello-del-trebbio

Los Medici nacieron aquí y no olvidaron sus orígenes y su huella se deja sentir en la Fortezza di San Martino en San Piero a Sieve. En esa misma localidad se encuentra el castillo de Trebbio, construido sobre una antigua torre feudal, con una pérgola y jardines del siglo XVII. Cerca, en Barberino di Mugello, está la villa de Cafaggiolo del siglo XV, mandada construir por el florentino Cosme el Viejo y cuyo arquitecto fue Michelozzi, el mismo del castillo. La villa fue el escenario del descanso de Lorenzo el Magnifico que se deleitaba con el bosque selvático que rodeaba la villa.

parco demidof

En el Mugello nos podemos encontrar una joya como el parque Demidoff, con una estatua del rey Appennino, obra de Giambologna de 1580. El parque fue propiedad de los Duques de Toscana y Leopoldo II lo vendió en 1872 al príncipe ruso Pablo II Demidoff, una familia que se había establecido en la corte de Florencia a comienzos del siglo XIX. De la finca original, los rusos acometieron muchas reformas hasta convertirlo en un inmenso parque con especies arbóreas centenarias, capillas, fuentes, piscinas, un casino neoclásico y muchas estatuas y construcciones de siglos anteriores, en especial el siglo XVI.

Borgo-San-Lorenzo-torre-1199

La ciudad más importante del Mugello es Borgo di  San Lorenzo, que fue reconstruida con esmero y cuidado tras el terremoto sufrido en 1919. En la ciudad destaca el Palazzo del Podestà del siglo XIV y  la Pieve di San Lorenzo, que hunde su origen en el siglo X, con un campanario románico (circular abajo y hexagonal por encima) y un hermoso ábside semicircular. En el interior destaca un crucifijo pintado del siglo XVI y frescos art nouveau. Y es que en esta zona hay ejemplos del periodo Liberty de comienzos del siglo XX gracias a la actividad de la familia Chini que fundó en esta ciudad una industria de cerámica y vidrio. Hoy se pueden admirar obras de este estilo en el Museo della Manifattura Chini en la Villa Pecori Giraldi.

3060719

Vallombrosa, cerca del Borgo, es una abadía rodeada de bosques y carreteras panorámicas. La orden fue fundada en el siglo XI por el prior Juan Gualberto, canonizado por el papa Celestino III un siglo después. Es una orden contemplativa, que adoptó la regla de San Benito (benedictina) , pero de forma muy austera.  Los Vallombrosianos, a pesar de sus votos de pobreza, parece que acumularon poder y riqueza durante los siglos XVI y XVII. La abadía se fortificó, precisamente, en esa época de esplendor. También este monasterio está rodeado de bosques tan frondosos que inspiraron a John Milton cuando escribió El Paraiso Perdido, en 1667.

Anghiari

Desde Arezzo al Este pasamos por varios pueblos, como Monterchi o Anghiari,cerca de donde nace el Tiber, en el monte Fumaiolo, ya en la región de Emilia Romagna.  Ha sido elegido como uno de los pueblos más bellos de Italia con sus calles peatonales empedradas dentro de sus murallas medievales todavía en pie y varias puertas que dan acceso al burgo antiguo. Hay una talla de la Virgen de Jacopo della Quercia del siglo XV, el monasterio de la misericordia del siglo XIII y varios Museos como el del Palazzo Taglieschi, con pinturas medievales, cerámicas romanas u objetos medievales. Desde este lugar se puede acceder a pequeños pueblos e iglesias que jalonan el valle del Alto Tiber, todas con la sombra del paso de San Francisco por la zona.

PALAZZO COMUNALE

Sansepolcro es una ciudad industrial, pero su fama se debe a ser el lugar natal de Piero della Francesca entre 1406 y 1420. Procedía de una familia de mercaderes y su padre era un riquísimo comerciante de tejidos. Recibió su formación en Florencia, aunque también aprendió de artistas sieneses que trabajaron en su pueblo natal.Trabajó de forma itinerante en muchos lugares del centro y norte de Italia, pintando en las cortes de Ferrara, Rímini, Bolonia o Urbino, donde ejecutó una de sus obras maestras, el Doble retrato de Federico da Montefeltro y sus esposa Battista Sforza. Ahora conocemos a este artista como un genio de la pintura al fresco, pero en su época, dicen, fue también famoso por geómetra, matemático, maestro de la perspectiva y la geometría euclidiana.En el interior del Palazzo Comunale, del siglo XIV, se exponen sus obras en el Museo Civico. Destaca en el pueblo el Duomo de los siglos XI al XIV y la iglesia románico gótica de San Francesco.

CAPRESE MICHELANGELO

Y en Caprese Michelangelo nació otro genio. En 1475 vino al mundo Michelangelo Buonarotti, cuando su padre era el podestà (algo así como el alcalde, el magistrado y el jefe de la policía). Miguel Ángel nació en Caprese, creció en Florencia y se hizo artista en la ciudad de los Papas, Roma. Su casa natal se mantiene en pie, convenientemente rehabilitada y convertida en un Museo con una importante Biblioteca de temas en torno al genial pintor y arquitecto, además de otros temas de interés de la historia de esta localidad. Desde las murallas se admira el paisaje de los montes alpinos, porque la villa se sitúa en plenos Alpes de Catenaria, a casi mil quinientos metros de altura. Estamos en los Apeninos, en pleno valle Tiberino y con innumerables bosques de hayas, robles y castañas… A la castaña la llamaban “el árbol del pan” y a ese fruto le dedican aquí una importante fiesta. En cuanto al patrimonio de Caprese, destacan la iglesia paleocristiana de San Casiano y la románica de San Cristoforo, del siglo XI, de la misma época que la Abadía de Tiffi.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Santuario della Verna es un importante centro de peregrinación del Norte de Italia. La razón es sencilla: aquí estuvo San Francisco de Asís. El conde Orlando Cattani le cedió la roca La Sanna,donde se asienta el monasterio, en 1213 y, once años después, el santo recibió los estigmas de Cristo. Una de las capillas del complejo recuerda ese momento pero, además, hay una basílica, el convento y una iglesia. Los fieles dicen que la roca se formó tras el terremoto que sucedió a la muerte en la cruz de Jesús. Así que no es de extrañar la afluencia de fieles a este lugar, que se asoma al acantilado, lo que añade más fascinación espiritual para los que buscan un recorrido interior. Aunque los inmensos bosques que lo rodean añaden atractivos más mundanos, para los que quieren practicar el senderismo.

3072_Porta fiorentina1_600

Desde Arezzo al Sur y al Sureste nos encontramos primero con Monte San Savino, una ciudad con un interesante legado artístico. Fue también otro importane núcleo etrusco y romano. Está llena de edificios e iglesias renacentistas y de esa época aún restan las puertas de la ciudad. De entre todas, destaca la Porta Fiorentina, obra de Vasari, de quien también es el retablo de la iglesia de Sant’Agostino con frescos del siglo XV y una loggia de columnas jónicas.

monte_san_savino_logge_dei_mercanti

Aunque para atrio porticado, el mejor es el que se admira en el casco urbano de esta urbe, la Loggia dei Mercanti, también llamada del Mercado, una construcción del siglo XVI  como el Palazzo Comunale.  Estas obras forman parte de la reestructuración renacentistas de la ciudad, ordenada por la familia Di Monte, los dueños del lugar. El Palacio de esa familia, el Palazzo di Monte, es un complejo con jardines colgantes, un claro ejemplo de residencia aristocrática renacentista. Esa importante familia contó entre sus miembros al cardenal Antonio di Monte, un importante personaje del Papado, que con su influencia consiguió allanar buena parte del terreno que ocupó después el Palacio.

lucignano-aerial-shot

Lucignano es, quizá, la población más interesante de la provincia tras las dos grandes (Arezzo y Cortona).  Y las tres se inscriben en el amplísimo Val di Chiana o Valdichiana, que comparten las provincias de Arezzo y Siena (véase Ruta por la toscana (5) : Pienza,el delirio rencentista; los vinos de Montepulciano y Montalcino y los baños de Saturnia). Es una población medieval que conserva perfectamente su estructura original, en cuatro anillos concéntricos alrededor de la colina, con cuatro pequeñas plazas en el centro del casco antiguo amurallado. De origen etrusco y romano (fue Lucinianum), la República de Siena fortificó la ciudad y le dio su estructura amurallada, sus tres puertas y su Rocca (el castillo cuadrado que domina la villa).

lucignano_albero_oro

Dentro, podemos encontrar la Collegiata de San Michelle Archangelo del siglo XVI y el Palazzo Comunale del siglo XIV. En su interior está el Museo con un relicario de oro de dos metros y medio, de los siglos XIV y XV, que se llama El árbol de Lucignano.  Esa joya fue realizada por joyeros de Siena entre 1350 y 1471 y proviene de la iglesia románica de San Francesco, del siglo XIII. Del tronco central, donde hay un pequeño templete gótico, se abren doce ramas, seis a cada lado, que se rematan al final con un crucifijo y un pelícano. En el salón principal del Palazzo destacan los frescos de su bóveda y en las afueras de la localidad se levanta el Santuario de la Madonna delle Querce. Data de la segunda mitad del siglo XVI y la diseñó el arquitecto aretino Giorgio Vasari.

VIA JANELLI

Cortona se presenta siempre como el asentamiento más antiguo de la Toscana y ese hecho le confiere un atractivo especial. Fue fundada por los etruscos y sus murallas han resistido los ataques de las ciudades enemigas de Arezzo o de Siena. Al final,en el siglo XV, pasó a Florencia, la potencia regional que se hizo con el control de toda la zona. Ejemplo de ese pasado esplendor son las callejuelas empedradas de su casco antiguo. La Via Janelli, por ejemplo, agrupa a las casas medievales más antiguas de Italia, sobre soportales de madera. El Palazzo Comunale del siglo XIII sobresale en la silueta de la ciudad con su imponente torre del siglo XVI y su escalinata para acceder a la cima y contemplar un paisaje no menos espectacular desde las alturas.

chiese_san_francesco_interno

La iglesia de San Francesco del siglo XIII fue fundada por Elías, uno de los hermanos seguidores de Francisco de Asís en la orden que él había fundado. El tal Elías era de Cortona y se enterró en el templo junto al pintor local Lucca Signorelli. En el templo se pueden admirar una Anunciación del artista local Pietro di Cortona y un fragmento de la Santa Cruz dicen que traído de las campañas de Constantinopla.


cortona

En Cortona son también destacables la iglesia de Santa Maria delle Grazie, un templo renacentista de Francesco Martini con una Virgen del siglo XIV en el altar mayor. El Santuario di Santa Margherita es del siglo XIX, época en la que se reconstruyó totalmente el templo original del siglo XIV, cubierto por frescos de los que quedan sólo unos pocos en el Museo Diocesano. En su interior hay un altar de mármol donde reposan los restos de la santa.

Duomo-di-Cortona_-cattedrale-di-Santa-Maria-toscana-cortona

El Duomo de Cortona, sencillo y austero por fuera, se erigió sobre un templo pagano y hay documentos que citan una iglesia en este sitio ya en el siglo XI. Pero no queda nada de ese pasado románico y el templo se completó en el siglo XVI. Tiene un interior ricamente decorado y, además, el Museo Diocesano alberga una nueva obra del tema predilecto de Fra Angelico. La de aquí recibe el nombre lógico de Anunciación de Cortona. También destaca  un Descendimiento de Lucca Signorelli.

piazza-garibaldi

La Piazza Garibaldi es el centro neurálgico de Cortona, desde la que se tiene una panorámica estupenda de la ciudad. Podemos acercarnos también al Museo dell’Academia Etrusca, un museo singular con un candelabro de bronce del siglo IV a. C.

tanella di pitagora

Cortona se enorgullece de poseer la Tanella di Pitagora, lo que sería algo así como la tumba de Pitágoras, un monumento fúnebre etrusco situado en la llanura a los pies de la ciudad. Es, sin duda, un importante vestigio de la cultura de los antepasados de los romanos pero ni el más osado defendería el nacimiento del sabio griego en esta localidad, entre otras cosas porque nació en Crotone. La confusión entre Crotone y Cortona motivó más de un enconado debate y los italianos, que saben sacar partido de todo con mucha pericia a lo largo de los siglos, se inventaron este lugar de nacimiento de Pitágoras….

fortezza-big

Y llegamos al destino y origen de esta ruta, Arezzo. La Fortezza Medicea es otro de los recuerdos del paso de los poderosos Medici de Florencia por las ciudades toscanas y  Arezzo no iba a ser menos. Cosme I construyó esa fortaleza en el siglo XVI. En el XVIII se destruyó, quedando sólo los bastiones que hoy siguen en pie y desde donde se ve una excelente panorámica sobre el valle del Arno.

parco-del-prato-arezzo

A un lado de la fortaleza comienza el Parco il Prato, el mayor parque de Arezzo con extensas praderas. En la cumbre está la casa donde nació Petrarca. El escritor, una de las cumbres de la literatura italiana y universal, cuenta además en el parque con una estatua, en este caso de la época contemporánea.

arezzo_duomo

Detrás del parque se levanta la catedral aretina.El Duomo de Arezzo, en honor de los santos Pietro y Donato, se comenzó a construir en el siglo XIII, después de que el Papa Inocencio III mandara que la catedral estuviera dentro de las murallas y no en la colina del Pionta, donde estaba junto a otros edificios cristianos erigidos al lado de la tumba de San Donato. El templo se acabó en 1511 y la fachada se ultimó… en pleno siglo XX. En el interior de tres naves destacan las vidrieras del siglo XVI o el coro de madera de la capilla mayor, obra de Vasari.

Duomo_di_arezzo,_interno,_altare_marmoreo

El altar mayor de la Catedral está datato en la mitad del siglo XIV y se ejecutó en diversas fases. En la segunda mitad de ese siglo se realizó el gran altar de mármol, donde reposan los restos de San Donato, mártir aretino y patrón de la ciudad. No era el único mármol que había dentro del templo. En esa época había nada menos que 26 capillas de mármol, de las cuales hoy sólo queda en pie la de Ciuccio Tarlati. La pila bautismal es del siglo XV

mariamaddalena1700

El Duomo ofrece también frescos. En la capilla Ubertini hay pinturas murales del siglo XIV sobre la Virgen y diversos santos. Y de Piero della Francesca es la Maddalena, ya del siglo XV, ubicada junto al cenotafio del siglo XIV. En la capilla de la Virgen del Consuelo, de finales del siglo XVIII, hay también frescos , en este caso neoclásicos. En el Museo del Duomo se contemplan crucifijos de los siglos XII y XIII y frescos de Vasari y Aretino, vecinos ilustres de la ciudad.

Arezzo,_san_domenico,_int.,_crocifisso_di_cimabue

Cerca del Duomo está la iglesia de San Domenico, una obra gótica del siglo XIII, donde se celebró el primer cónclave de la Historia de la Iglesia de Roma. Y también es fundamental por albergar en su interior un crucifijo pintado de Cimabue, una joya del arte pictórico del siglo XIII. Al lado está también el Museo Statale d’Arte Medioevale e Moderna, en un palacio del sigloXV. Tiene un patio con esculturas del siglo X al XVII, con mayólicas, terracotas, frescos de Vasari y pinturas del siglo XIX y XX.

Casa_vasari_FI,_salone,_parete_01

Y cerca también está la Casa di Vasari, del siglo XVI donde vivió la familia de este pintor, arquitecto y primer historiador del arte de la Historia. En su interior abundan los frescos que pintó en techos y paredes con retratos de amigos y contemporáneos.Giorgio Vasari, conocido por ser el arquitecto de la Galeria degli Uffizi y su Corredor Vasariano, en Florencia, publicó biografías de pintores y arquitectos y a él se le debe el término Renacimiento  (Rinascita)  con el que se conoce esa época de máximo esplendor artístico en Italia, en especial en esta zona de la Toscana. Fue además un importante cargo comunal de Arezzo, lo  que le permitió acometer obras de importancia como la remodelación de la Piazza Grande.

Arezzo,_Santa_Maria_della_Pieve_08

El Corso Italia es el eje comercial de la ciudad  que lleva al visitante directamente a Santa Maria della Pieve, un hermosísimo templo del siglo XII. Su fachada románica es elaboradísima con una filigrana de arcos entrelazados, con tres pisos con columnatas y da a esa vía principal. El campanario de 1330 recibe el nombre de torre de los cien agujeros por las innumerables arquerías que posee y tiene 59 metros de altura. Se puede admirar por detrás, con otra joya del templo, el ábside circular con arcos ciegos y otros tres pisos de columnas por donde entra luz a la cripta y al interior del templo. Durante varios siglos sufrió añadidos barrocos que, por suerte, fueron eliminados para resaltar el original románico de esta joya no sólo aretina o toscana sino de toda Italia.

Arezzo_Piazza_Grande

Detrás del templo, como decimos,  se abre la inmensa Piazza Grande, donde se celebra un concurrido mercado de antigüedades. En un lateral se levanta el Palazzo della Fraternitá del Laici con un relieve de la Virgen de Rossellino del siglo XV en su fachada. El campanario y la torre del reloj son del siglo XVI y la parte baja del edificio del XIV. Al lado, unos soportales que cierran por el Norte la plaza, una de las obras más renombradas del genio local Giorgio Vasari.Arezzo-Basilica_di_San_Francesco

Arezzo atesora muchas joyas, pero quizá la más importante sea la Basílica de San Francesco, que fue la segunda iglesia contruida por los franciscanos en Arezzo (la primera, en las afueras, se perdió en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial). A finales del siglo XIII comenzaron las obras del templo, cuya fachada nunca fue decorada.Su interior es sencillo, con una amplia nave y capillas laterales. En el sótano, hay otra iglesia, la Chiesa Inferiore, con una nave central y dos laterales. El coro es de planta cuadrada y en la entrada hay suspendido un gran crucifijo pintado por el Maestro di San Francesco, contemporáneo de Cimabue. Pero la joya está en las paredes de la capilla mayor, la capilla Bacci, el ciclo de frescos de Piero della Francesca, llamado La leyenda de la Cruz.

piero_della_francesca_historia_cruz_reina_saba_01_procesion

La leggenda della Vera Croce es un conjunto de frescos que Piero della Francesca pintó entre 1452 y 1466.  Este gran artista fue la segunda opción, porque el primer pintor, Bicci di Lorenzo, se murió sin haber completado la decoración del Coro o Capilla Mayor de la Basílica. Se le considera ahora una de las obras maestras de la pintura renacentista, por su luminosidad, su colorido y su composición, algo que siempre cuidó el artista con una inclinación por la simetría. Los personajes están vestidos con trajes de la época medieval y los edificios son del siglo XV. Los frescos se disponen en tres niveles sobre las paredes laterales y el fondo del Coro. Cuentan la leyenda de la madera que se usó en la cruz de Cristo, desde Adán que la cogió del árbol de la sabiduría pasando por la reina de Saba hasta llegar a Santa Elena, la madre de Constantino, que la encontró. Fue el estandarte que enarboló el emperador al reconocer la religión cristiana en el 313. Es éste un tema que se ha usado en otras iglesias franciscanas. Los frescos fueron restaurados en la última década del siglo XX.

anfiteatro-big

En el sur de la ciudad aún quedan restos del Anfiteatro romano, construido a caballo de los siglos I y II. Cabían 8000 espectadores y durante la Historia ha sido usado para otros fines, como demuestra el Monasterio de San Bernardo, en uno de sus lados que cobija el Museo Archeologico Statale Gaio Cilnio Mecenate. En su interior se encuentra una gran colección de cerámica aretina, como las vasijas de esmalte rojo del siglo I a.C. que desde aquí se exportaban a todo el Imperio.

quimera-de-arezzo-1024x746

A escasos cien metros del Museo está la estación de tren, delante de la que se encuentran unos pequeños jardines. En su centro se levanta la copia del emblema histórico de Arezzo, la Chimera. Es un bronce etrusco del siglo IV a.C. cobijado en el Museo Archeologico Nazionale di Firenze.  Y también de la época etrusca y romana era un santuario situado más al sur, en cuyo lugar se levanta Santa Maria delle Grazie, un santuario tardo gótico del siglo XV, con altar mayor en mármol de Andrea della Robbia y magníficos frescos de la misma época. Lo más destacable es el pórtico de Benedetto di Maiano que cierra su fachada renacentista.

CORTONA_CITY

Fotografías de  visitarezzo.com, tamerlano77, aebiagio, banja&fransmulder, arezzotv.net, Riccardo Sedola, Loris Zuttion,Turismo di Toscana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s