A Mariña de Lugo: playas, catedrales y el sueño ilustrado de Sargadelos

playa-de-las-catedrales

El Norte de la Península Ibérica también tiene hermosas playas, de arena blanca, limpias, tranquilas, accesibles… Quizá la mejor y más bella sea As Catedráis (Las Catedrales) en Ribadeo, en la provincia de Lugo. Es el lugar más fotografiado de A Mariña, una comarca que abarca los 60 kilómetros de la costa lucense. Por el este comienza en la ría de Ribadeo, que separa Galicia de Asturias y por el Oeste lo hace en la Estaca de Bares, la punta más septentrional de la península. A lo largo de la costa se suceden muchas más playas con encanto, que han hecho que los que conocen este rincón de Galicia vuelvan de nuevo a disfrutar de una joya poco conocida

DSCN0078

Las rías, elemento típicamente gallego, comienzan en esta zona.Las de Ribadeo, Foz, Viveiro y O Barqueiro son ejemplos de una inmensa riqueza natural vegetal y animal que ha hecho que algunas de ellas sean Reserva de la Biosfera. Miles de aves se pueden avistar desde Estaca de Bares o en las marismas de la ría de Foz, con una de las mayores colonias del norte de España; la ría de Viveiro es un lugar idóneo para otro avistamiento, en este caso submarino; el río Eo, por su parte, es el hogar del salmón. Las rías son la desembocadura de pequeños ríos con nombres maravillosos como Landro, Masma u Ouro. La franja costera llana es relativamente corta porque detrás se levantan sierras como la de Xistral, que hacen de frontera con las llanuras de la Terra Chá, cerca de Lugo.

costera bonito burela

Hablando de costa y de Galicia, debemos hablar, evidentemente, de gastronomía y de pesca. Y es que en A Mariña está uno de los más importantes puertos, Burela, que concentra buena parte de la flota atunera del norte de España y pueblos que han destacado por su dedicación a la caza de ballenas en el pasado o en el cultivo de marisco en la actualidad. El calendario de fiestas gastronómicas es apabullante: Feira do Bonito en Burela, Festa da Merluza do Pincho en Celeiro, Festa da Troita (Trucha) en A Pontenova, Festa da Faba (Alubia) en Lourenzá, Festa do Ourizo ( Erizo de Mar) y Queimada Popular en Cervo…pero en cualquier tasca de la costa se puede degustar desde el pescado más fresco al marisco más apetecible…  

curro candaoso - viveiro

 Aguas arriba, los ríos esconden valles fértiles, bosques centenarios, montañas verdes y tradiciones como la de A Rapa das Bestas, que se celebra en varias localidades como O Valadouro o Viveiro en el mes de agosto. Cortarle las crines a los caballos salvajes ya se hacía en la Edad de Bronce y el romano Estrabón lo cuenta y lo valora; a partir del siglo XVIII la actividad ganadera se convierte en una fiesta popular. Y el ganado caballar es también la esencia de las fiestas de San Lucas en Mondoñedo, cuyo origen se remonta al siglo XII, se celebran en octubre y en ellas caben además de las ferias de ganado verbenas, charangas y conciertos…

Capilla_San_Marti_o

En estas tierras brumosas no faltan vestigios de un pasado milenario y tesoros escondidos. Por ejemplo, castros celtas, torres medievales, monasterios impresionantes como el de Lourenzá o una iglesia prerrománica como la de San Martiño de Mondoñedo, considerada la primera catedral española por haber sido durante mucho tiempo sede del Obispado de Mondoñedo hasta que se trasladó en el siglo XII a Valibria.

Cunqueiro_en_Mondoñedo

Y esa Valibria es la actual Mondoñedo, que ésa sí tiene una catedral que hace honor a su nombre. Esta ciudad fue la capital de una de las siete provincias en que se dividía el Reino de Galicia hasta la implantación de la división provincial española en 1823. Se la llama la pequeña Compostela, calificativo que deja bien a las claras qué clase de visita nos espera. Aquí se suceden puentes medievales, iglesias y palacios y hasta cuevas donde mora la leyenda. Quien mejor supo hilvanar con pluma esmerada las leyendas del mundo celta para bordar filigranas literarias sin igual fue un vecino de esta localidad, Álvaro Cunqueiro, novelista, poeta, dramaturgo y periodista, cima de las letras gallegas y españolas, que desde su eternidad en piedra mira socarronamente a su querida catedral.

tg_carrusel_cabecera_grande

Ribadeo no es medieval sino neoclásica. Su esplendor le vino en el siglo XVIII  gracias a su puerto. Pero no se debió a la pesca, sino al comercio de madera y lino con el Norte de Europa. Atesora en su casco urbano importantes palacios de esa época, que es la de los ilustrados y la primera industrialización del país. Pero también hay construcciones más modernas que hablan de otra característica bien gallega: la emigración.

1024px-Casa_indiana_en_Barreiros

Y como el resto de poblaciones de la zona, Ribadeo muestra el recuerdo de los emigrantes gallegos que triunfaron en América y dejaron después su huella en su pueblo de origen.Son los indianos que a lo largo de la cornisa cantábrica sembraron de bellas y exóticas mansiones (a veces con exóticas palmeras también) el paisaje uniformemente verde de la costa.

viveiro

Viveiro es la principal localidad de la comarca. Tiene también un rico pasado, que algunos remontan hasta los romanos cuando aquí estaría la ciudad de Flavia Lambris. No se confirma ese extremo pero sí que hubo un puente romano. Su emplazamiento a ambos lados de la desembocadura del rio Landro le confiere una situación privilegiada para controlar el acceso por vía marítima a la península y éso se nota en su historia: fue de las primeras villas reconquistadas a los musulmanes y sufrió ataques vikingos. Su pasado medieval, en la época de máximo esplendor, aún se puede vislumbrar con varias de sus puertas de entrada al recinto amurallado. 

Pedro-Pardo-de-Cela_thumb5

Viveiro como el resto de Galicia vivió en el siglo XV una auténtica guerra civil, la Guerra dos Irmandiños, en realidad un conflicto entre vasallos y nobleza. En esa época belicosa, fue nombrado alcalde de Viveiro Pero Pardo de Cela, enemigo de los vasallos en armas, por su apoyo a Isabel la Católica en su lucha contra la pretendiente al trono Juana la Beltraneja. El mariscal Pardo de Cela es  uno de los héroes de la historia gallega a pesar de su oposición y represión a los Irmandiños, quizá porque representa el ejemplo de la nobleza que luchaba por una unión de Castilla con Portugal y no con Aragón. Quizá también por éso,  se enfrentó a los Reyes Católicos y fue asediado durante años  en el castillo de A Frouxeira. De su figura hay vestigios en toda A Mariña, pero sin duda la herencia más destacada es la torre de su palacio en Alfoz.

sargadelos

Pero si hay un personaje interesante en esta zona es el Marqués de Sargadelos. Se  llamaba Antonio Raimundo Ibáñez Llano y Valdés   y formó parte de aquel grupo de ilustrados españoles que , a caballo del Antiguo y el Nuevo Régimen, entre los siglos XVIII Y XIX, intentó industrializar a España y sacarla del atraso que siempre ha arrastrado a lo largo de su historia. Su sueño fue una fábrica de porcelana que aún resuena en todo el mundo. La primitiva factoría se cerró en el siglo XIX, pero cien años más tarde, la pujanza de artistas y emprendedores gallegos comandados por Isaac Díaz Pardo pusieron en pie de nuevo el sello de Sargadelos con sus piezas de contornos casi cubistas y sus colores azules y rojos. Una cerámica que destaca entre muchas otras por su estilo propio y nos recuerda lo que fue el sueño de un adelantado a su tiempo que vivió y murió al abrigo de las tierras de A Mariña.  

ria ribadeo reserva biosfera

 

Cómo llegar:

Se accede a A Mariña desde el este por Asturias a través de la A8. La misma que se toma también llegando desde el Sur y Oeste, a través de la A6 (Madrid – A Coruña) y cerca de Lugo, en Parga, desviándose por la A8 hasta Mondoñedo y Ribadeo. La carretera que atraviesa casi toda la costa es la N-642. El tren de vía estrecha Ferrol – Oviedo de FEVE tiene paradas en las principales localidades de la costa y  los aeropuertos más cercanos están en A Coruña, Santiago y Oviedo.

playa-de-las-catedrales 2

Itinerario:


SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Se puede llegar a la comarca desde munchos lugares, pero en este itinerario recomienda hacerlo por el Sur, por la A6, después de Lugo, tomando la A8 en dirección a la costa. La primera parada es Mondoñedo, que tiene un casco antiguo declarado Conjunto Histórico Artístico. La catedral es el centro de la villa y hacia su plaza confluyen todas las calles.  Se construyó en el siglo XIII y de esa época aún se conserva la puerta románica primitiva. El rosetón es del siglo XIII y las torres ya son barrocas. Dentro hay pinturas murales del XIV, un claustro del XVII, un retablo rococó y un Museo de Arte Sacro.

mondonedo-plaza-fonte-vella

Cerca de la catedral está la célebre pastelería del Rei das Tartas, con el pastel de Mondoñedo que lo hizo famoso en todo el pasi. Esta pequeña Compostela, como el modelo original, esconde en cada esquina palacios y construcciones históricas. El cuartel de la Guardia civil y el Ayuntamiento están en sendos pazos del XVIII. Mientras, el viejo ayuntamiento del siglo XVI es ahora biblioteca municipal y aún subsisten la capilla de San Roque del siglo XV y el pazo del regidor Luaces en estilo gótico isabelino. Y frente al Palacio Episcopal está, bajando unos escalones, la Fonte Vella, del siglo XVI, que se ha rebautizado en honor del escritor Álvaro Cunqueiro, que la retrató tan bien sus escritos.

seminarioconciliar

El Seminario de Santa Catalina, del siglo XVIII, es el edificio de mayor tamaño de la ciudad  y su origen se remonta al siglo XVI, siendo el tercero en construirse en el pais. La fachada es de pizarra oscura y está enmarcada por dos pequeñas torres en los extremos. En el centro de la fachada aparece un frontón con la imagen de Santa Catalina. La biblioteca contiene más de 25000 volúmenes, entre los que destacan incunables y un manuscrito de finales del siglo XIII.

alameda

La Alameda dos Remedios es otro de los centros de la ciudad, donde se celebran fiestas como As  San Lucas. Fue plantada a finales del siglo XVI celebrándose la primera fiesta del árbol en Europa. Une dos importantes monumentos, como el Hospital de San Paulo y el Santuario de Nosa Señora dos Remedios, ambos del siglo XVIII. En el interior del santuario se puede admirar el mejor conjunto barroco de toda la ciudad. Y desde fuera, se contempla una vista insuperable del valle del rio Cesuras.

PONTE DO PASATEMPO

Mondoñedo no se salva tampoco (lo veremos más adelante) de la sombra del mariscal Pardo de Cela en toda la comarca. El Ponte do Pasatempo (puente del Pasatiempo) está aún en pie para recordarnos los últimos momentos de la vida del héroe medieval. Y es que aquí Isabel de Castro (su mujer) fue entretenida por los canónigos para impedir que llegara a tiempo con el indulto concedido por la Reina Isabel. Mientras, Pardo de Cela era ajusticiado en la plaza de la Catedral.

barrio muiños

Este puente abre un barrio curioso, el de Os Muiños (los molinos). El río Valiñadares al entrar en la ciudad se bifurca en varios canales artificiales, que en el pasado servían para alimentar a los molinos que nombran al barrio y de los que ya no queda en funcionamiento ninguno. El paisaje de riachuelos y canales al lado de las casas ha hecho que los mindonienses se ufanen en presentarlo como la Venecia de Mondoñedo, aunque las distancias son muchas… pero , en cualquier caso, es un rincón encantador de la ciudad.

cova

Y en las cercanías de Mondoñedo hay más atractivos, como dos cascadas, el Salto do Coro, al que hay que llegar tras una larga caminata, o, más accesible, el áera recreativa de A Fervenza, con piscina y salto de agua. Pero, sin duda, el atractivo natural más famoso es la Cova do Rei Cintolo, en la parroquia de Argomoso. Es la cueva más grande de Galicia, con más de siete kilómetros de longitud, con salas, galerías e incluso un lago subterráneo. El nombre se debe a una leyenda. Cuentan que el rey Cintolo, dueño del lugar, tenía una hija, Xila, enamorada de un conde. Pero un hechicero celoso sepultó el reino debajo de la tierra y cuentan que la hermosa hija aún espera un valiente caballero que la devuelva a la vida…

 

ayuntamiento-lourenza-8776594

Seguimos por la A8 en dirección a la costa y unos kilómetros más al norte, nos desviamos hacia Vilanova, la capital del municipio de Lourenzá. Una localidad que ha vivido siempre a la sombra de su monumental Monasterio de San Salvador, creado en el siglo X, en el XII pasó a los benedictinos, en el XVII vivió su mayor esplendor y cerró en 1835 con la desamortización de Mendizábal. En el inmenso complejo destaca la iglesia de Santa María, del siglo XVIII, en especial por la fastuosa fachada de Fernando de Casas Novoa, que aquí realizó un ensayo de su posterior obra maestra en la fachada del Obradoiro de la catedral compostelana. Dentro hay un retablo neoclásico de Ventura Rodríguez y un sarcófago paleocristiano de mármol del siglo V.

museo arte sacra lourenzáEl Museo de Arte Sacro fue creado en 1964 y acoge una importantísima colección de tablas, esculturas, orfebrería y volúmenes de la antigua biblioteca monacal. En el municipio hay otras iglesias importantes como San Tomé, del siglo XVI con retablo renacentista, Santo Adrao, de la misma época y San Xurxo, del XVIII. También es destacable el Pazo de Tovar, con dos torres cuadradas y arcos góticos isabelinos en la entrada.

 

hornos

Nos desviamos por la LU-132 hacia el este, atravesando Trabada y llegando a la N-640, la carretera que hace de frontera entre Galicia y Asturias. Luego iremos hacia la costa pero ahora volvemos hacia la derecha para ir hasta A Pontenova. Este municipio  a la vera del río Eo resurgió en el siglo XIX con la instalación de la fábrica de Sargadelos, de donde salieron los ladrillos que sirvieron para construir los altos hornos de Vilaoudriz. Eran parte del complejo minero  de extracción de hierro que funcionó hasta bien entrado el siglo XX. La mina constaba además de otras instlaciones como una central eléctrica, un tranvía aéreo y el lavadero del mineral.  

reigadas fraga

Desde la mina a Ribadeo funcionó un tren, reconvertido ahora en una vía verde de diez kilómetros pasando por túneles y puentes. La zona que nos lleva a Ribadeo es uno de los atractivos naturales de esta zona, repleta de ríos como el Reigadas. Rutas senderistas permiten pasear alrededor de su cauce inmersos en bosques profundos con vegetación exhuberante (llamados fragas en Galicia). Y junto a ese río Reigadas nos espera otro vestigio del pasado del municipio.

ferreria de bogo

A doce kilómetros de A Pontenova, se sitúa la ferrería de la aldea de O Bogo, que funcionó desde el siglo XVI al XVIII gracias la fuerza del río Reigadas. Constaba de embalse, cascada, canal de alimentación, molino, fragua y central eléctrica y actualmente forma un conjunto etnográfico que puede ser visitado. Luego volvemos sobre nuestros pasos por la N-640, entrando en el Principado de Asturias durante algunos kilómetros y siguiendo el curso del Eo. Encontraremos posibilidades de más senderismo hacia distintas fragas del municipio de Trabada, a la izquierda de nuestro camino. El río se ensancha para convertirse en la ría de Ribadeo, incluida en distintas zonas de protección tanto de aves como de los humedales, además de la riqueza piscícola de sus aguas.

ria ribadeo

Ribadeo vive volcada sobre el río Eo frente a Castropol, en Asturias. Antes había que realizar esta inmensa vuelta a lo largo de las dos orillas para comunicar el Principado con Galicia. Ahora, A Ponte dos Santos  (el Puente de los Santos) ya une las dos regiones y las dos orillas. Sobre él discurre la autovía A8,la Autovía del Cantábrico, otra de las reivindicaciones históricas de esta parte de España,tantas veces olvidada de las grandes infraestructuras de comunicaciones.

os morenos y ayuntamiento

Ribadeo exhibe su pasado glorioso, como lo atestigua la Diadema de Oro de Ribadeo del siglo V que después de exhibirse en el Louvre está en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Pero el esplendor de la villa data del siglo XVIII y se puede contemplar en el edificio de la Aduana o en el centro de la ciudad, en la Praza do Campo. Allí confluyen juntas dos joyas de la ciudad. Por un lado, el Pazo Ibáñez o Pazo do Marqués de Sargadelos, de finales del siglo XVIII, edificiado en sillería con una balconada de estilo isabelino y una escalinata en la que se yergue una estatua contemporánea del Marqués. Hoy el edificio es sede del ayuntamiento. A su lado, se levanta la Torre dos Moreno, de 1911, mandada construir por los hermanos Moreno, unos indianos que hicieron fortuna en América. Es de estilo modernista un poco ecléctico, con estructura de hierro y hormigón, elemento novedoso en aquel momento. Más novedoso fue la instalación de ascensor en su interior.

ribadeo

Además de los Moreno, en Ribadeo hay muchos más vestigios de los indianos. Una ruta permite conocer la veintena de casas que se suceden en todo el casco urbano  y en las parroquias del municipio construidas por esos emigrantes que tuvieron éxito en América, fundamentalmente en Cuba,  y construyeron en su tierra natal edificios novedosos y exóticos desde la década de 1880 a la de 1920. Fuera de la arquitectura civil, conviene resaltar entre los edificios religiosos el Convento de Santa Clara, del siglo XIV,con claustro del XVIII; la Capela da Atalaia, con puerta gótica del XIV o la iglesia de Santa María do Campo, donde se mezclan elementos románicos, góticos y barrocos.

cargadoiro 3

Saliendo del caso urbano, se puede pasear por la orilla de la ría, que es Reserva de la Biosfera. Bajo el puente de la autovía se pasa por dos monumentos del pasado industrial de Ribadeo. El Cargadoiro es el recuerdo de la incesante actividad en el puerto. Hasta el siglo XIX Ribadeo fue cabeza del comercio con los países bálticos, Riga en concreto, de donde se importaba aguardiente en exclusividad. Otros productos de importación eran la sal, el hierro o los textiles mientras se seguía exportando madera. Al lado de esta instalación por donde se cargaban los barcos está el Castelo de San Damián , un fuerte del siglo XVIII construido sobre una torre de defensa del XVI.  Hoy es una estupenda sala de exhibiciones. Siguiendo por la orilla se sale ya a mar abierto y a la Illa Plancha que cierra la ría. A la isla se accede por un puente y se llega al faro que se construyó en el siglo XIX.y a un excelente mirador sobre la costa y la ría.

mirador-de-la-santa-cruz_343402

Pero no hay sólo este mirador o el que está al lado del Cargadoiro sino otros muchos. Ribadeo tiene una ruta de miradores, que comprende cinco áreas para admirar el pueblo, el río, la ría o el mar. Quizá el más conocido sea el Miradoiro de Santa Cruz, situado en el monte del mismo nombre y con vistas sobre el Cantábrico y la ría. La zona está muy bien preparada porque aquí en agosto se celebra una multitudinaria romería, la Xira de Santa Cruz, donde no falta la gaita, el pulpo y el vino como suele ser habitual en todos los festejos gallegos.

playa catedrales 2

 A siete kilómetros de Ribadeo hacia el oeste está la playa de Os Castros, ideal para el surf, y dos kilómetros más adelante la más conocida de las ocho playas de la localidad y una de las playas más hermosas de España, As Catedráis, aunque su nombre original es de Augas Santas. Sus acantilados y sus formaciones pétreas recuerdan, en efecto, los arcos y contrafuertes de una catedral gótica. La playa tiene un kilómetro y medio de longitud pero conviene visitar la playa con la marea baja para admirarla mejor, porque cuando sube la marea tapa casi completamente la arena. La zona alberga también cuevas conectadas por pasadizos y fumarolas que se repiten a lo largo del litoral. En sucesivas encuestas de revistas de viajes internacionales, siempre ha sido elegida como una de las mejores playas no sólo de España sino de Europa. 

rinlo p

Siguiendo por la costa hacia el oeste, aparece Rinlo, antiguo puerto ballenero, donde dicen que se crían los mejores percebes, langostas y centollos del Cantábrico. La visita a esta parroquia de Ribadeo para degustar el buen marisco no debe evitar que se admire el frontal marítimo de sus casas con diferente colorido que animan el paseo marítimo de esta pequeña localidad.

moledo

Barreiros posee una sucesión de playas de arena fina que finalizan en la ría de Foz.  Son diez playas con aguas limpias por su característica de mar abierta, siete de las cuales poseen la bandera azul concedida por la Unión Europea.Entre su patrimonio destaca la antigua iglesia parroquial de San Cosme, del XVII, situada junto al mar, con un retablo barroco en su interior y su cementerio al lado, como es habitual en toda Galicia (similar a otros pueblos celtas) 

fervenza santo estevo

En la parroquia de San Miguel de Reinante se levanta la ermita de Santo Estevo do Ermo. A su alrededor se suceden fuentes con aguas dicen que curativas, paseos y senderos por la salvaje naturaleza que llevan a una cascada, la Fervenza de Santo Estevo, con una caida de poco más de quince metros en un paisaje de exhuberante follaje.  

playa a rapadoira

La ría de Foz es una Zona de Especial Protección de las Aves y está dentro de la Red Natura. Es la desembocadura del río Masma, que nace a menos de cincuenta kilómetros y salva un desnivel de novecientos metros para formar valles como el de Mondoñedo. Es un río salmonero y las marismas de la ría son un riquísimo hábitat de aves y se suceden hasta la desmbocadura, custodiada por las dos principales playas de la localidad, las de Rapadoira y Altar.  Pero Foz es también un paraíso para los deportes náuticos en los quince kilómetros de amplias playas que continúan por la costa, como Llas o Arealonga.  Foz, como otras villas de A Mariña, también tiene pasado medieval pero su crecimiento económico es reciente, con su puerto pesquero de bajura, y su función de centro comercial de la zona y foco de atracción turística en especial en verano.

1024px-Castro_de_Fazouro

Varias rutas permiten disfrutar de Foz. La de las playas recorre las nueve que hay en la costa y al llegar a la de Arealonga encontramos los restos del castro de Fazouro del siglo I al III, en una época próxima ya a la romanización. En este enclave de la civilización castrexa predominan los edificios de planta cuadrada, con patios y zonas enlosadas, formando pequeños grupos de viviendas familiares. Entre los restos encontrados en las excavaciones hay jarras, vasijas, ollas y objetos de cerámica, joyas de bronce y monedas romanas.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otras rutas nos permiten acceder al interior y descubrir los monumentos de Foz. A cuatro kilómetros nos espera  la iglesia prerrománica de San Martiño de Mondoñedo. Parece que el origen del templo se remonta al siglo VI, reedificado entre los siglos X y XII y las naves se cerraron en el XIII. Dicen también que fue la primera catedral de España y del sur de Europa. La iglesia es una obra extraña porque no se parece al estilo románico de la Borgoña, el habitual en todo el Camino de Santiago introducido por los monjes franceses, sino al lombardo catalán, como sucede en otros templos con la misma originalidad como el de Urueña en Valladolid.

VistainteriorSanMartinho

Es, pues, una experiencia sin continuidad en la zona y en él se pueden contemplar elementos artísticos de antes y durante la etapa románica. Destacan un friso de estilo visigodo en el exterior, la nave única, el altar románico del XII, cubiertas de madera, tres ábsides semicirculares, capiteles con columnas romanas de mármol y pinturas murales ya más tardías, de los siglos XIV a XVI. También hay un retablo pétreo del siglo XI y el sepulcro de San Gonzalo.

rio ouro

Hacia el interior, se abre también el valle del río Ouro. En su primer tramo, una ruta nos adentra en los bosques de ribera con alisos y fresnos, matorral, pastizales, cascadas y humedales en la desembocadura, además de un coto truchero de primera importancia.  Podemos continuar el curso de este río de una manera agradable a través de un paseo que nos lleva hasta la parroquia de San Acisclo. Así también en la desembocadura encontraremos un área recreativa y un parque.El rio nace en la sierra de Xistral con alturas cercanas a los novecientos metros.

Alfoz_Lugo1 Pardo de Cela

Aguas arriba de este río se asientan los municipios de Alfoz y Valadouro. El nombre de este último indica que nos hallamos en el valle del río Ouro (oro). Aquí también está la población de Castro de Ouro. En el lugar que se supone ocupó el susodicho castro se levantó siglos después un castillo y de la antigua fortaleza gótica sólo queda en pie la torre del homenaje, donde vivió el mariscal Pardo de Cela, que durante tres años luchó contra los Reyes Católicos. A su lado se levanta la iglesia parroquial del siglo XV, que fue la capilla del castillo.  El mariscal Pardo de Cela fue apresado gracias a la traición de algunos de sus sirvientes cuando se encontraba en el castillo de A Frouxeira, cuyos restos casi invisibles se encuentran en el pico del mismo nombre, a quinientos metros sobre el nivel del mar, en la parrquia de Santa Cilla de Valadouro.

Copia de dolmen de Valadouro

En la parroquia de Ferreira do Valadouro también se encuentra un importante vestigio arqueológico, el Dolmen de Santo Tomé,una construcción de metro y medio de altura semisoterrada, formada por cuatro paredes y una loseta de cobertura. Desde su ubicación, un poco dificil de localizar si no es con ayuda de gente del pueblo, se admira todo el valle y, desde este mirador, si el día es claro se puede incluso atisbar el mar Cantábrico.

finca galea

Pero antes de volver a la costa conviene pararse también en la Finca Galea, un prodigio de restauración del entorno. Un pazo del siglo XVIII ha sido reconvertido en una impresionante casa de turismo rural y se ha rehabilitado toda la finca, con su puente sobre el río Ouro, su capilla, su molino, su batán y sus jardines con plantas y flores exóticas. Todo el conjunto también se llama Museo del Agua, porque la puesta en marcha del molino y su batán para suavizar las piezas de lino es toda una lección en vivo del uso del agua durante siglos. 

barco museo burela

Volvemos a la costa. Burela, la siguiente localidad,  es, sobre todo, el puerto más importante del Cantábrico en la pesca del bonito, además de otras capturas importantes como la merluza, la sardina, el jurel…En honor a su producto estrella se celebra en agosto la Festa do Bonito y se ha establecido un curioso museo, ubicado en un barco de 25 metros de eslora, construido en 1967 con distintas maderas de roble o eucalipto. Es el Barco Museo Boniteiro Reina del Carmen, que recupera la historia más reciente de la localidad y supone un homenaje a la gente del mar.

a marosa burela

Burela hunde su pasado en la civilización de los castros, que dejaron el Torque de Burela, joya emblema de la localidad que está a resguardo en el Museo Provincial de Lugo. Las playas son otro reclamo del municipio, como las de A Marosa y O Castelo.

museo historico sargadelos

Tierra adentro, a cuatro kilómetros, en Cervo, se encuentra la fábrica de cerámica de Sargadelos. Aún se conservan los restos de la primitiva fundición que fundó en 1806 Antonio Raimundo Ibáñez, marqués de Sargadelos. Las materias primas estaban cercanas, como arcilla, caolín, leña o agua y la salida también estaba al lado, en el puerto de San Cibrao. La nueva fábrica introdujo, además, un nuevo sistema de producción con el proceso mecánico que sustituyó la pieza hecha a mano.

pazo sargadelos

La primera etapa de la fábrica duró hasta 1832 y, en ese tiempo, el Marqués consiguió el privilegio de explotación de las minas de cuarzo, con lo que se aseguró la materia prima para la fábrica de loza. El complejo fabril de aquella época constaba de dos patios, varios hornos, máquinas para romper rocas y un molino para los barnices.

paseo enamorados

Tras un parón de dos años, se reabrió de nuevo la fábrica en 1835, elaborándose vajillas de porcelana inspiradas en los modelos ingleses. La época de esplendor se desarrolló hasta 1862 y en esa época se trazaron los paseos de la presa y Dos Namorados (de los enamorados). La presa se elevó y se consiguió mayor caída del agua para mover los ingenios de la fábrica. También entonces se inauguró la carretera que unía la fábrica con el puerto de San Cibrao.

amaric3b1a-sargadelos

Tras el cierre definitivo en 1875, Sargadelos languideció hasta que los intelectuales alrededor de Isaac Díaz Pardo la pusieron de nuevo en marcha en 1970. De esta forma, la nueva factoría pasaba a engrosar el complejo empresarial iniciado con Cerámicas do Castro (en Sada, A Coruña). Su Laboratorio de Formas, en el que colaboraron artistas del exilio como Luis Seoane, puso en marcha la imagen más actual de Sargadelos con cerámicas, joyas o vajillas con sus formas y colores característicos.

museo historico sargadelos 2

La visita al complejo permite ver los antiguos edificios, pasear por el entorno verde, conocer la fabricación moderna de la cerámica y saber todo de esta aventura empresarial, artística e industrial en el Museo Histórico de Sargadelos con las piezas originales salidas de la factoría desde comienzos del siglo XIX.maruxaina Volviendo a la costa nos encontramos con San Cibrao , antiguo puerto ballenero y de fábricas de salazón que hoy se ha volcado en modernos complejos industriales. Junto a su península está la playa de Os Tornos, con la estatua de la sirena Maruxaina, que dicen que habita enfrente, en los islotes de Os Farallóns. En agosto se celebra la fiesta en honor de esta figura de leyenda que toca el cuerno, no sabemos si para avisar del temporal o para embarrancar los barcos en los islotes de enfrente. En el antiguo grupo escolar del municipio se ha instalado un coqueto e interesante Museo, el Museo do Mar de San Cibrao.

castro_coto_vela

La siguiente localidad en la costa es Xove, que nace, según dicen, del dios Júpiter. Y es que aquí había un templo dedicado a esta deidad, del que derivó el nombre latino, Villa Iovii. Pero antes de los romanos ya hubo asentamientos, como lo demuestra la gran cantidad de castros diseminados por la zona, ocho en total, el mayor conjunto de Galicia, aunque algunos, como éste de Coto de Vela, duerme bajo un manto de eucaliptos, plantados con total impunidad (y legalidad consentida). En el interior también hay paisajes interesantes como el Pozo da Ferida, una cascada natural de treinta metros.

Playa-de-Esteiro-Xove

En la localidad, además de la enorme factoría de Alúmina-Aluminio, hay playas como las de Lago, Portocelo, Muiñelo, O Portiño o ésta de Esteiro, un gran arenal con dunas, muy poco urbanizado, situado debajo del faro de Punta Roncadoira, desde donde se divisa toda la costa de Xove y la siguiente ría, la de Viveiro.

cofradia pescadores celeiroEn la orilla izquierda, según nos adentramos en la ría, destaca el puerto de Celeiro, donde hay que probar la merluza en su fiesta de julio. En realidad, es una parroquia perteneciente a Viveiro y se fundó para dar cobijo a los peregrinos costeros hacia Compostela. Su puerto pesquero es uno de los más importantes de la cornisa cantábrica, con una extensa flota que faena en Gran Sol en busca de las preciadas merluzas. Y ese poderío le viene de lejos, como lo demuestra el histórico edificio racionalista de 1920 que aloja la cofradía de pescadores. Entre las playas de Celeiro destaca la de Area . La ría de Viveiro tiene forma de uve y penetra hacia el sur para fundirse con el valle del río Landro. Se halla encajonada entre oteros con vistas extraordinarias como el monte Faro o el monte San Roque.

PONTE DA MISERICORDIA

Viveiro se encuentra al final de la ría, donde desemboca el río Landro, cruzado por el Ponte Maior o Ponte da Misericordia, del siglo XVI, del que conserva diez de sus doce arcos originales. Su nombre proviene del latín Vivarium y significa, tal como se ha conservado hasta ahora, lugar donde se crían peces (vivero, su traducción al castellano).  Aquí vivieron celtas y romanos y en la Edad Media, el comercio de lino a los Países Bajos y de vino y naranjas  a Inglaterra convirtió a la ciudad en un centro de importancia en el Norte de España.

PUERTA CARLOS V

Ese esplendor aún se nota en las tres puertas de la antigua muralla que siguen en pie. La plateresca Porta de Carlos V, Porta Maior o Porta do Castelo es la más importante y la que se ha convertido en la imagen de la localidad. Fue construida en 1548 cuando el emperador pasó por Viveiro. Dentro del arco se conserva una imagen de San Roque del siglo XVIII.Las otras son la románica Porta do Valado, con restos de la antigua muralla y la Porta da Vila, con imágenes de los siglos XVI y XVIII.

praza maior viveiro

Su plaza mayor está rodeada de las típicas casas acristaladas y la estatua del gran poeta romántico Nicomedes Pastor Díaz, que fue además ministro de la Corona española. A destacar también en la parte alta de la ciudad la iglesia románica de Santa María do Campo con muchos añadidos posteriores y la iglesia de San Francisco, gótica del siglo XIV pero con un claustro del XVII y con las tumbas del susodicho Pastor Díaz y la hija del ínclito Pardo de Cela, presente en toda la comarca.

SOUTO DA RETORTA

Cerca de Viviero hay una amplia oferta natural con rutas hasta enclaves de inigualable belleza. Por encima de todos, destaca el Souto da Retorta o Eucaliptal de Chavín. El eucalipto llegó a Galicia en el siglo XIX de la mano de un misionero en tierras australiana. Se aclimató tan bien al clima gallego que hoy está extendido por toda su geografía (por desgracia, según muchos conservacionistas). En este bosque se encuentran los ejemplares de mayor envergadura del continente como el famoso avó (abuelo), plantado en 1880, con casi setenta metros de altura y diez de perímetro.Cerca está también una iglesia románica, la de San Pedro de Viveiro.

PORTONOVO PLAYA

Al otro lado de la ría hay más playas como la de Covas, con más de un kilómetro y medio de largo, Seiramar, Sacido o Alegrin. La ría es una zona especial también para el submarinismo para admirar la fauna marina pero incluso para descubrir alguno de los restos de los más de treinta barcos hundidos en sus aguas en una de las batallas de la Guerra de la Independencia contras las tropas de Napoleón.

isla coelleira

También aquí una isla cierra la salida al mar de la ría. Es la isla Coelleira, donde hubo un monasterio en el siglo X, luego propiedad de los templarios, y ahora sirve de refugio a miles de aves en su emigración otoñal. La isla ya pertenece al municipio de  O Vicedo. Dice la leyenda que los templarios que huyeron de la isla con un cuadro de Santo Estevo (San Esteban) dieron origen a la iglesia del mismo nombre de O Vicedo, con retablo mayor neoclásico.

caolin 2

Antes de llegar a la localidad hay varias calas de inigualable belleza, como las playas de Abrega, Arealonga o Caolín, con una deslumbrante arena blanca que confirma que aquí están algunas de las mejores playas de la península. O Vicedo se asienta al resguardo de la ría de O Barqueiro, la frontera natural de las provincias de Lugo y A Coruña y final de la comarca de A Mariña. 

estaca de bares

La ría se adentra en el mar hasta la punta de la Estaca de Bares, el límite septentrional de la Peninsula Ibérica. No sólo ha sido lugar de instalaciones militares (americanas) sino un punto fundamental para admirar la riqueza ornitológica de la zona. Miles de aves anidan en los alrededores.

RIO LANDRO

Fotografías de Turgalicia, Santos Malagón, Amadeo Pombo Eirín, Xeima, Emilio José Pérez (dolmentierraviva.blogspot.com.es), Turismo de Galicia del Norte, Sidney, Concello de Mondoñedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s