Ruta por el Egeo turco (2) : Izmir / Esmirna

DSC_0757

Izmir (Esmirna) es puro Mediterráneo. Una inmensa urbe de más de tres millones de habitantes, la tercera ciudad de Turquía, la segunda industrial del país, volcada a las aguas del Egeo y con las características típicas de esta parte del mundo: vida en la calle, alegría, tolerancia, baile, comida sana y bebida siempre presente (sea vino, sea cerveza, sea té, sea raki, el aguardiente habitual en los paises del antiguo  Imperio Otomano). Es la perla del Egeo para los turcos y la bella Esmirna para el mundo clásico griego. Dicen que es la cuna de Homero y, también, una de las ciudades más antiguas del mundo. Su origen se remonta a tres mil años antes de Cristo y ha pasado por todos los imperios.

DSC_0671

Fue hitita, Alejandro Magno la reconstruyó, Pérgamo la dominó, los romanos la integraron en su provincia de Asia, fue parte del Imperio Romano de Oriente (los bizantinos), conquistada por los otomanos, por Chipre, por Venecia, hasta por los Estados Pontificios hasta que volvió a los otomanos en 1424. Comerciantes venecianos, franceses, holandeses e ingleses llegaron hasta aquí en el siglo XVIII dotándole de ese aire cosmopolita que aún tiene Esmirna.

DSC_0680

Durante la guerra con los griegos tras la caída del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial, fue ocupada por las tropas helenas en 1920 y en 1922 regresó a la nueva Turquía. Un incendio destrozó gran parte de la ciudad ese año y los turcos le echaron la culpa a los griegos. Tras la guerra, más de un millón de ortodoxos griegos  hubieron de emigrar a Grecia y a Esmirna llegaron turcos de Anatolia, Grecia y los Balcanes. Con la nueva República, adoptaron en su nueva casa los ideales de Atatürk como modernidad occidental, laicismo y nacionalismo turco.  Por éso,  Izmir es el baluarte de la resistencia al islamismo moderado de Erdogan desde 2002. En 2007, más de un millón de personas salieron a la calle protestando por los planes del primer ministro, que entendían era un camino al islamismo. Dicen que Erdogan califica a Esmirna como la ciudad infiel.

DSC_0711

Izmir está  en la cabecera de un largo y estrecho golfo, surcado por barcos, yates y todo tipo de embarcaciones. Es el principal puerto de la peninsula de Anatolia y, además del tráfico marítimo, la ciudad basa buena parte de su riqueza en la industria textil. Como en muchas otras ciudades turcas, abundan las Universidades. Nada menos que seis están ubicadas en Izmir con cien mil estudiantes.

DSC_0685

La ciudad es agradable de pasear, sobre todo porque tiene un clima envidiable, suave en invierno y con brisa en verano que regula el calor húmedo del Mediterráneo. Detrás de los paseos y avenidas de las palmeras que bordean la línea costera, la ciudad, en terrazas horizontales, trepa suavemente por las laderas de las montañas circundantes.  En las callejas detrás del paseo marítimo del Kordon, nos adentramos por bazares, mercados y pasajes donde las parras no dejan entrar la luz y los bares ofrecen todo tipo de bebidas alcohólicas, como cualquier ciudad portuaria del Mediterráneo.

DSC_0715

El centro está repleto de calles arboladas y bulevares espaciosos. Para completar la oferta verde, no faltan parques en esta gran urbe. De los seis parques con que cuenta Izmir, el más grande es el Kültürpark, con recinto ferial incluido. Otros parques destacables son el Olof Palme con instalaciones deportivas; el Adnan Saygun con auditorio o el Muammer Aksoy con gran variedad de plantas. Son remansos de paz para los millones de turcos que viven en esta metrópoli.

DSC_0735

La presencia judía en esta ciudad se remonta a muchos siglos atrás. Ha  habido períodos de persecución, pero en el Imperio Otomano tenían respetadas y reconocidas tanto su religión como su cultura. Hoy en día, la comunidad judía turca asciende a veinticinco mil personas, que residen fundamentalmente en Estambul y Esmirna y su periódico, Shalom, es el único que, además del turco, tiene palabras en español, aunque sea en el español ladino, que hablan los sefardíes. En Esmirna, la huella judía se puede ver en el barrio tradicional de Karatas, en Havra Sokak  o en Asansör. En la ciudad subsisten dos sinagogas, un hospital y una escuela.

policarpo

Esmirna aparece además en los textos sagrados del cristianismo. En el Apocalipsis, San Juan habla de las siete iglesias de la provincia romana de Asia. Esas iglesias o comunidades de cristianos (no iglesias como edificios) eran las de Éfeso, Pérgamo, Thyatira (la actual Akhisar), Sardis (la actual Sart), Filadelfia (ahora es Alasehir) y Laodicea (hoy, la turca Eskihisar). La séptima sería la de Esmirna, donde se venera a San Policarpo, un santo local. Hacia el año 155,  Policarpo fue martirizado por los romanos a la edad de ochenta y seis años en la ciudadela romana que aún sigue dominando la ciudad. Según la leyenda, las llamas envolvieron la pila de leña pero no al santo, que fue entonces apuntalado por el verdugo.

15464_213270536611_675901611_3568480_3394534_n

Una de esas siete iglesias estaba en un lugar relativamente cercano a Izmir. A noventa kilómetros de Esmirna hacia el Este se encuentra Sart, en la provincia de Manisa, que acoge los restos de lo que fue Sardes. Fue fundada por el rey lidio Giges (680-644 a.C.) como capital del antiguo reino de Lidia. Lo que ve el visitante son unos restos muy bien conservados y ordenados, divididos por una carretera, con templos, gimnasios e incluso sinagogas..

bayrakli

Con todo este bagaje histórico no es de extrañar que abunden los restos arqueológicos también en Esmirna. Por ejemplo, en Bayrakli, enfrente del paseo marítimo, al otro lado de la bahía. Es una zona donde se han hallado un templo dedicado a Atenea y la muralla de una ciudad jónica que floreció  entre los siglos IX y VII a.C., además de restos de cerámica del III milenio a.C. También se conservan en la ciudad los acueductos de Sirinyer y Yesildere, que atraviesan el río Melez y que suministraban agua a Izmir  y , sobre todo,el Ágora romana. La historia tiene, además, un importante hueco en dos estupendos Museos de Izmir: el Arqueológico y el Etnográfico.

foça y yenifoça

Pero el viaje a Esmirna nos permite disfrutar del paisaje de este rincón del Egeo.  Por el norte, antes de llegar a la tercera ciudad de Turquía, se puede disfrutar de la costa alededor de Foça con colonias de focas monje y playas encantadoras. Situada en la costa norte del Mar Egeo, la antigua Focea fue una de las ciudades de la Federación de Ciudades Jónicas y hoy es una de las más modernas. En el siglo VI a.C. , los persas iban a conquistar la ciudad y los focenses huyeron y fundaron Massalia (la actual Marsella) y Emporion (la actual Empúries) en la Península Ibérica. Y es que los marineros de Focea exploraron, además del Egeo, el Mar Negro y el Mediterráneo en sus naves de cincuenta remos, comerciaron y fundaron colonias por todo el Mare Nostrum.

179389-cesme-pirlanta-plaji-fotograf-5

El inmenso y largo Golfo que envuelve a Esmirna continúa por la costa con pequeñas bahías y peninsulas, serpenteando el Egeo. La más importante es la península de Çesme, una de las mecas turísticas de Turquía, con grandes complejos vacacionales pero también con pueblos pesqueros tradicionales y encantadores diseminados por la costa, como Alaçati.  Aquí podemos encontrar playas como Pirlanta, donde descansar, bañarse y tomar el sol pero también donde practicar windsurf .

IMG_1325

Cómo llegar:

Esmirna tiene un aeropuerto internacional, el Adnan Menderes, que recibe vuelos de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Ucrania, Polonia, Grecia…. pero no de España. Desde nuestro pais hay que hacer escala en Estambul. O bien, alquilar en la ciudad del Bósforo un automóvil y recorrer la costa del Egeo. También hay autobuses, cómodos y rápidos, que unen todas las ciudades turcas.

DSC_0752

Moneda:

En Turquía circula la Lira Turca. El cambio fluctúa pero suele estar alrededor de 1 € = entre 2 y 3 liras turcas.

Itinerario:

candarli-limani

Llegando de nuestra anterior ruta https://losviajesdelmolanti.wordpress.com/2014/08/25/ruta-por-el-egeo-turco-1-el-estrecho-de-los-dardanelos-galipoli-troya-y-pergamo/ por la D-240, torcemos a la izquierda por la D-550 en dirección a la bahía de Çandarli. Nos desviamos a la derecha hasta la localidad del mismo nombre. Çandarli es una ciudad turística, que hunde sus raíces en el siglo XV, cuando se creó el núcleo histórico alrededor del castillo por el visir Çandarli Ibrahim Pasa. En realidad, la fortaleza fue bizantina y genovesa, antes que los otomanos la reconstruyeran para proteger al sultán Murad II, que prefería vivir en la vecina ciudad de Manisa, ante un eventual ataque exterior. En lo alto de la ciudad, hay (escasos) restos de lo que fue esta ciudad en la antigüedad clásica, Pitane. Todos los objetos hallados en las excavaciones están repartidos por los museos de Estambul, Izmir o Bergama.  Cerca está también uno de los edificios musulmanes más antiguos de Çandarli, la mezquita Atik Ali Pasa, de finales del siglo XV , que fue convento de derviches. Como en otros lugares de la costa, los griegos ortodoxos hubieron de trasladarse a Grecia por el Tratado de Lausana que puso fin a la guerra greco-turca y los turcos cretenses vinieron a repoblar esta zona…

yenifoça METIN ERINC

Volvemos a la D-550, bordeando el golfo de Çandarli y la bahía de Aliaga. Más adelante, nos desviamos por la carretera de la costa a  Yenifoça, otra ciudad turística, pero que nos permitirá organizar excursiones por la escarpada costa que se abre a su izquierda. En el camino hacia Foça encontramos playas solitarias y calas vírgenes, aún no masificadas, sin turismo masivo y con unas aguas transparentes y envidiables para ser el Mediterráneo, uno de los mares más sucios del planeta, por lo menos desde las costas más occidentales…

Foça_pictures_10

Bordeamos la costa hasta Foça, un pueblo de pescadores y veraneantes. En su bahía aún sobrevive la foca monje y hay visitas guiadas para intentar admirarlas en las pequeñas islas de la costa. Sus excelentes hoteles y restaurantes la han convertido en uno de los principales centros vacacionales del país. Muchos de ellos son antiguas casas griegas de la época del Imperio Otomano, restauradas en tiempos recientes. Aún quedan también pequeños restos helénicos de su pasado glorioso, cuando era Focea. También pequeñas fortalezas de las épocas bizantina, genovesa y otomana, como Beskapilar y Diskale.

DSC_0663

Volvemos a la D-550 que nos llevará a Esmirma. La visita puede comenzar en pleno centro, en la plaza Konak y, en medio de ese gran espacio donde quedan todos los esmírneos, se alza la esbelta y bella torre del Reloj. Fue construida en 1901 y  está decorada en un detallado estilo otomano tardío. Es una hermosa torre de mármol de 25 metros de altura, diseñada por el arquitecto francés levantino (o sea, católico súbdito del Imperio Otomano) Raymond Charles Père para la conmemoración del 25 aniversario de la ascensión de Abdülhamid II al trono otomano en 1876. El mecanismo del reloj fue, a su vez, regalo del Kaiser alemán Guillermo II, aliado del Imperio Otomano. La torre cuenta con cuatro fuentes  alrededor de la base y las columnas están inspiradas en temas del norte de África. Al lado, está el Muelle de Konak, diseñado por Gustave Eiffel en 1890, reconvertido ahora en un moderno centro  comercial.

DSC_0698Volviendo a la plaza, detrás de la mezquita de Konak, se abre otro comercio, más tradicional, el inmenso bazar del barrio de Kemeralti. El bazar ocupa un laberinto de callejas,  en contraste con la racional planificación urbanística de la ciudad. En el mercado de Kemeralti se encuentran antigüedades, joyas, bisutería, trajes tradicionales, esencias, perfumes o las alfombras de Izmir. Este mercado es el lugar ideal para comprar los higos secos y las pasas, otros productos típicos de la zona, cientos de especias  y los más sabrosos y frescos pescados. En esta zona está también Havra Sokak, uno de los barrios judíos más antiguos de la ciudad. Sus edificios y calles conservan su estilo original y todavía hay alguna sinagoga que se puede visitar.

agora izmir 2

Al otro lado del barrio, comienza otro, el de Namazgah. Y allí está el Ágora romana. Fue construida bajo el dominio de Alejandro Magno, aunque los restos actuales datan de la reconstrucción realizada por Marco Aurelio, tras el devastador terremoto ocurrido en el año 178 d.C. El Ágora de Esmirna está bien conservada, con columnas corintias y cámaras abovedadas.  Aún falta recuperar muchos otros restos, en especial el teatro de Esmirna, donde fue martirizado San Policarpo.

saint-polycarp-church-izmir-onlineaktivite

Volvemos hacia el mar y en su busca nos topamos con la Mezquita Hisar, la más grande y bella de la ciudad. Fue construida en el siglo XVI y restaurada en el siglo XIX. Posee un interesante púlpito en el interior.Pero, además de musulmanes y judíos, aún quedan restos en Izmir de la presencia cristiana. Por éso, conviene seguir un poco más adelante hasta visitar la iglesia de San Policarpo. El templo, se supone, fue edificado sobre una de las siete iglesias del Apocalipsis aunque fue completamente restaurada en 1620.  

DSC_0678

Saliendo hacia el mar nos encontramos con Cumhuriyet Caddesi, la plaza de la República. Allí , como en el resto de Turquía,  no puede faltar una estatuta ecuestre del fundador de la República, Atatürk, de 1933, un monumento que conmemora la liberación de la ciudad por las fuerzas turcas. A su lado, comienza el Paseo Marítimo o Kordon, el centro neurálgico de la ciudad. El paseo del kordon es la avenida que bordea el mar y el lugar de esparcimiento de todos los ciudadanos. La fachada marítima está llena de edificios modernos y bien cuidados, bares, restaurantes y terrazas siempre concurridas. Paralelo al Kordon, al final del Paseo, se abre el barrio de la Punta, con edificios bien conservados de comienzos del siglo XX con los habituales miradores, casas restauradas y convertidas en bares, cafés y restaurantes, calles peatonales animadas y uno de los principales centros de ocio de la ciudad.

kultur park

Volvemos hacia atrás por Atatürk Caddesi y el Bulevar Ziya Gökalp hasta Kültürpark, uno de los parques más grandes de Izmir. Se creó en 1936 siguiendo las directrices del padre de la patria, Atatürk. Así, consta de jardines, miles de árboles, teatros, salas de arte, polideportivo, parque de atracciones, zoológico y la Feria Internacional, un evento que se celebra desde 1930. No falta un lago e inmensas salas de celebración de banquetes de bodas, habituales en las ciudades turcas. 

The Ethnography Museum from the southeast corner.

Al salir, volvemos a Konak  en metro y cerca, en Halil Rifat Pasa, tenemos los dos Museos más importantes de la ciudad.  El Etnográfico se ubica en un edificio de finales del siglo XIX y acoge muestras del periodo selyúcida del Imperio Otomano. Se pueden ver una estupenda colección de artesanía popular turca, orfebrería, cerámica y paneles explicativos de las costumbres locales. También hay una interesante reconstrucción del interior de las viviendas típicas de Turquía. Detrás, no muy lejos, está el Museo Arqueológico que, en cinco mil metros cuadrados, expone más de mil quinientos objetos desde cerámica prehistórica a mármoles romanos, pasando por estatuas griegas o bizantinas. Destaca una estatua en bronce de Demeter, la diosa griega de la agricultura.

DSC_0739

Siguiendo por la calle del Museo, Halil Rifat Pasa, se llega a la parte alta de Asansör. Muchas de las casas más antiguas de Izmir están en este barrio, uno de los que tienen más solera de la ciudad. Aquí vivían los judíos de Esmirna y aún pueden verse casas restauradas de la arquitectura tradicional, incluida la sinagoga Beth Israel, de comienzos del siglo XX. El acceso entre las calles superiores e inferiores se realiza a través de un ascensor de 51 metros de altura, situado al final del Pasaje Darío Moreno. Era éste un tenor sefardita, como su nombre español indica a las claras. El elevador se construyó en 1907 por iniciativa de un banquero y filántropo judío, Nevim Levi. Una vez arriba, saliendo de la torre del ascensor, encontramos un restaurante desde el cual se puede contemplar una de las más bellas panorámicas de Izmir y su bahía.

kafikedale 2

Volvemos al inicio, a la plaza Konak, desde donde parte un autobús que llega al Monte Pagos. Allí se guardan las impresionantes ruinas del castillo y sus murallas. Es Kadifekale, el castillo de terciopelo en turco, construido por Lisímaco durante el reinado de Alejandro Magno.  Se supone que el castillo se erigió en la refundación de Esmirna por parte del macedonio, lo que motivó el traslado de la población a la nueva urbe desde la parte baja, junto a la bahía. Sin embargo, siglos después, Estrabón hablaba de dos ciudades, porque siempre continuó la vida en las orillas del Egeo. Las murallas que rodean Kadifekale son medievales. El castillo ofrece  una situación privilegiada para disfrutar también de la magnífica vista del Golfo de Izmir. 

busto ataturk

Dominando el golfo se encuentra Belkahve, el punto más alto sobre la ciudad de Izmir. Es el lugar ideal para disfrutar de una taza del excelente café turco mientras se descansa. Dicen las crónicas oficiales que la belleza y la tranquilidad de este lugar consiguieron que fuera uno de los sitios preferidos por Atatürk, de ahí el monumento que se encuentra aquí, recordando al héroe Turco. Además en Izmir hay un buen Museo dedicado a Atatürk, en la casa donde vivía el líder cuando venía a Esmirna. Y a lo lejos, en el municipio de Buca, se distingue la gigantesca cabeza del padre de la patria, visible cuando entramos a la ciudad por carretera desde el Norte…

sardes2

A 90 kilómetros de Esmirna hacia el Este, por la D-300, se llega a Sardes, que atesora unos importantes restos arqueológicos. La zona norte está ocupada por un camino monumental con tiendas, un gimnasio y una sinagoga, que datan de la época de los asentamientos judíos en Sardes. Siguiendo el camino se encuentran las ruinas de un teatro helénico y un estadio. Entre los templos destaca el de Artemisa, donde se conservó el altar, una torre de mármol y ruinas bizantinas. Se puede ver también una necrópolis, en la que destacan dos grandes túmulos antiguos.

alaçati

Volvemos por la misma carretera a Esmirna y tomamos la autovia a Çesme, la Izmir-Çesme Otoyolu. Siguiendo hacia el suroeste, bordeamos todo el golfo de Esmirna, lleno de calas, pequeñas bahías y penínsulas, como Karaburum, que es la parte opuesta a Foça, al otro lado de la inmensa bahía de Izmir. Detrás de esa península, se abre otra, la de Çesme, que mira de frente a la isla griega de Chios.  Antes de llegar a Çesme, se pasa por Alaçati, una bellísima población con viejas casas griegas de piedra, con buganvillas coloreando los edificios. Ahora se han reconvertido muchas de esas casas en hotelitos con encanto.

Cesme Gen- (67)

Al final de la peninsula, se abre Çesme, que significa fuente  y viene de las muchas fuentes de agua que se descubrieron en la Península entre los siglos XVIII y XIX. Además de las fuentes, ésta es una bella zona natural de Turquía, rodeada de limpias y azules aguas. No faltan paisajes de campos cultivados de anís, sésamo y alcachofas, salpicados de higueras y gomeros (árbol del que se saca una resima llamada almáciga, con la que se preparan los helados turcos o dondurma).En Çesme se puede admirar el panorama de este mar de islas desde el Monte Manastir. 

cesme Turkey

 Pero la ciudad está unida a su castillo genovés. Construido en el siglo XIV y ampliado por los otomanos dos siglos después, domina el pequeño puerto de la península, también con otras estupendas vistas. En la localidad se puede admirar un caravasar (donde paraban a descansar las caravanas) del siglo XVI, construido por Solimán el Magnífico  y ahora reconvertido en uno de los mejores hoteles del pais, y unos baños termales. Çesme es un centro vacacional importante, con una amplia oferta de tabernas, restaurantes, tiendas de todo tipo  y locales de ocio como discotecas. En verano, por cierto, se celebra aquí un festival de la canción… Tampoco falta la oferta cultural con la galería Emir Çaka, situada en la antigua Iglesia de Agios Haralambos, construida en el siglo XIX.

Alaçatı 4(1)

En toda la zona se puede escoger entre multitud de playas, donde practicar el windsurf, la vela o un circuito en yate por la línea costera. Las mejores, sin duda, son Pirlanta y Altinkum, la playa dorada. En la parte nordeste de la península se encuentra el golfo Gerence, una zona tranquila y relajada donde practicar deportes acuáticos por parte de los más atervidos. No faltan tampoco restos de templos diseminados por la costa, algún que otro castillo genovés y, sobre todo, pueblos de pescadores donde degustar buen producto natural.  Çesmealti y Dalyan, por ejemplo, son lugares perfectos para escoger entre buenos restaurantes de pescado.


DSC_0786
Fotografías de Carmen Urbina , Andrés Mourenza, Oficina de Turismo de Izmir, Metin Erinc y OnlineKreativite.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s