Ruta por el Egeo turco (y 4) : Mileto, Afrodisias, el Mausoleo y las playas de Bodrum

cabeza medusa foto aleph

Llamamos meandro a la curva que realiza el curso de un río; el nombre viene del río Meandro ( hoy Büyük Menderes), en la costa turca del Egeo. Llamamos mausoleo a una tumba espectacular, porque en Halicarnaso (actual Bodrum), se erigió un monumento funerario sin parangón en honor de Mausolo, rey de Caria. Se convirtió en una de las siete maravillas del mundo antiguo, cerca por cierto de Rodas, con su Coloso, otra de las maravillas. Y en Matemáticas hablamos de los teoremas geométricos de Tales, natural de Mileto.  Pues en nuestra ruta de hoy pasaremos por esos lugares, que nos recuerdan que bebemos de la cultura clásica grecorromana más de lo que parece a simple vista…. 

IMG_1150

Si en la etapa anterior de nuestra ruta nos asombramos ante las ruinas de Éfeso, ahora vamos a descubrir un yacimiento poco visitado que, con el paso de los años, demostrará su importancia. A medio camino entre los destinos turísticos de Anatolia (como Capadocia y Pamukkale) y la costa del Egeo, queda un poco olvidada Afrodisias. Craso error, porque la visita merece la pena. Está a cien kilómetros hacia el interior y nos deja ejemplos del mejor arte helenístico de la época romana, cuando esta ciudad irradiaba poder y cultura en toda Anatolia.

DSC_0204

De su época de esplendor aún siguen en pie una monumental puerta, un teatro, un estadio y un templo dedicado a Afrodita, la diosa griega del amor, Venus para los romanos, que favorecieron a la ciudad como destino del culto a esa diosa. Después, los cristianos conviertieron el templo en iglesia y el conquistador asiático Tamerlán la destruyó en el siglo XV. Las excavaciones comenzaron en 1961 por arqueólogos norteamericanos y gran parte de los tesoros artísticos hallados se exhiben en un Museo en la propia Afrodisias. Muchos creen que el enclave era, también, una importante escuela de escultura, habida cuenta de las obras que se están sacando a la luz.

DSC_0326

Mileto era una importante ciudad con hasta cuatro puertos en el Golfo de Latmos, pero ahora está a kilómetros de la costa, aunque queden charcos por doquier. Era una peninsula situada en la desembocadura del rio Meandro en el mar Egeo y fue una pequeña potencia regional que fundó colonias en Egipto o en el Mar Negro. Mileto fue una de las doce ciudades jonias de Asia Menor coaligadas en la llamada Liga Jónica. Como muchas otras ciudades de la zona, fue ocupada por los persas y por los romanos. 

DSC_0331

En Mileto desarrollaron su trabajo diversos pensadores, como Tales, Anaxímenes y Anaximandro, maestros en matemáticas, náutica y astronomía, y que ayudaron a la humanidad a explicarse por primera vez el universo y nuestro papel. Por aquí pasó Pablo de Tarso antes de ser detenido y llevado a Roma para ser juzgado. Pero también tiene importancia para el futuro de la humanidad porque aquí, dicen, se inventó el urbanismo en el siglo V a.C. Sus calles se trazaban de forma octogonal, con vías cortadas en ángulo recto, de acuerdo a la orografía del terreno. El modelo se llamó hipodámico porque lo inventó Hipodamo de Mileto y se copió luego no sólo en Asia Menor sino en Grecia y Roma.

DSC_0376

 Mileto está lejos del mar, como decíamos, pero otra localidad cercana ha pasado por lo mismo. El río Meandro con sus depósitos de aluvión junto a todos los ríos que descienden de Anatolia fueron ganando terreno al Mar Egeo, creando llanuras donde antes había mar . Un ejemplo se ve claramente desde lo alto de Priene, que fue anegada por sedimentos del Meandro en dos ocasiones. Priene y otros puertos de la región vieron cómo perdían, de esta forma, el tráfico marítimo, una importante fuente de recursos, como el comercio de lana con Italia. Pero además de lo sedimentos, también los persas arrasaron en una ocasión la localidad.

DSC_0391

Atenas ayudó en su reconstrucción en el siglo IV a.C. igual que AlejandroMagno, que dio fondos para restaurar el tesoro de la ciudad, el Templo de Atenea.  El alejamiento del mar ayudó a la decadencia de la urbe y los otomanos ocuparon la zona en el siglo XIV de nuestra era, cuando Priene ya no era más que un poblachón de cuatro casas.

fotoaleph templo de apolo didima

Cuando se habla de oráculos, nos viene a la memoria el de Delfos. Pero hubo otro igual o más importante. Para los griegos, por boca de las pitonisas hablaban los dioses a los hombres; por éso, era fundamental consultar a los oráculos para la vida privada, los negocios o la política. Abundaban los oráculos y uno de los más prestigiosos estaba en el gran templo de Apolo, en Didima, veinte kilómetros al sur de Mileto. Es más, había que recorrer la Via Sacra entre las dos localidades, pavimentada de mármol y escoltada por estatuas, alojarse en Didima y bañarse en las aguas de un pozo sagrado, además de pagar la entrada.

DIDIMA 2 CESAR CRIADO

Se sacrificaba un animal para los dioses y se le hacía la petición al sacerdote, que consultaba a su vez a la pitonisa, transcribía su mensaje  y se lo transmitía al cliente.  Alejandro también lo consultó y el oráculo le vaticinó su triunfo sobre los persas…. de ahí su interés por ayudar, también en este caso, al mantenimiento del templo.  Los persas, precisamente, lo saquearon y los terremotos posteriores lo hundieron. Un templo que, como el de Artemisa en Éfeso, era colosal…. pero sólo quedan unas columnas y capiteles esparcidos por la tierra. 

NEVIT DILMEN- MAQUETA MAUSOLEO

Para obra colosal, ninguna como el Mausoleo de Halicarnaso, la actual Bodrum. La ciudad era, en el 370 a.C., capital de la Caria, una satrapía independiente de los persas que dominaban la zona (otra palabra de nuestro idioma que proviene de la zona). El rey (o sátrapa) era Mausolo, que planeó una tumba colosal y la construyó, a su muerte, su viuda Artemisia. Era tan impresionante que fue una de las Siete Maravillas del mundo (como las pirámides de Egipto, los jardines de Babilonia, el coloso de Rodas, el Faro de Alejandría, la estatua de Zeus en Olimpia o el templo de Artemisa en Éfeso). El Mausoleo era de base rectangular y tenía 55 metros de altura y un perimetro de mármol de doscientos cincuenta metros de largo por ciento cinco de ancho.

mausoleohalicarnasogrande

Un podio de 36 columnas jónicas sostenían una techumbre piramidal de 24 escalones, Y arriba de todo, en el vértice, había un grupo escultórico con una cuádriga sobre la que iban las estatuas de Mausolo y Artemisia. Había una cámara sepulcral subterránea y se canalizaba el agua de lluvia a través de un acueducto y una serie de túneles…En este monumento colaboraron los mejores escultores de la obra y el arquitecto Piteo. La obra permaneció en pie hasta el siglo V d.C. pero los terremotos y la rapiña de sus piedras para construcciones medievales echaron abajo la tumba de Mausolo.

Halicarnassus_Mausoleum AHORA BAZYLEK 100

Los ingleses también ayudaron, llevándose, como suelen hacer, restos de la obra a sus queridos museos londinenses. Así que, ahora, bajo las calles de una urbe turística como Bodrum, asoman algunos pequeños restos de lo que fue una ciudad amurallada que contenía la tumba más fastuosa de la historia. Y hablando de historia, en Halicarnaso nació, nada menos, el mejor historiador clásico, Herodoto.

marmaris_cp_facts

Marmaris es la frontera con el Mar Mediterráneo; su situación estratégica en una pequeña y coqueta bahía y la proximidad de la peninsula de Datça con sus hermosas playas, al otro lado de la bahía de Bodrum, le hace ser otro de los destinos turísticos de la zona. Desde Éfeso hasta el final del Egeo se suceden bahías espectaculares, con aguas azules y playas de ensueño. No en vano se organizan envidiables cruceros en goletas para disfrutar de unos paisajes maravillosos.

datça 2

La frontera entre el Egeo y el Mediterráneo siempre ha sido conflictiva, pero se establece que el Mare Nostrum comienza en la costa turca cuando la gran panza de la peninsula de Anatolia gira hacia el Este, más o menos frente a la isla griega de Rodas. Aquí, por tanto, finaliza nuestro trayecto. El Mediterráneo turco está lleno de complejos vacacionales, pero también de restos de antiguas civilizaciones como los licios….pero éso ya es otra historia.

DSC_0149

Cómo llegar:

El aeropuerto más cercano a Mileto es el de Esmirna, el Adnan Menderes, que recibe vuelos de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Ucrania, Polonia, Grecia…. pero no de España. Desde nuestro país hay que hacer escala en Estambul. O bien, alquilar en la ciudad del Bósforo un automóvil y recorrer la costa del Egeo tranquilamente. También hay autobuses, cómodos y rápidos, que unen todas las ciudades turcas. Para la parte sur del recorrido, la de Bodrum y Marmaris, hay otros aeropuertos, a los que tampoco se llega directamente desde España, sino con escala siempre en Estambul. Son los aeropuertos de Midas-Bodrum y de Dalaman-Marmaris. Desde allí hay autobuses a las ciudades de referencia y coches de alquiler, la opción más recomendable, porque la red de autovías turcas está aceptablemente bien. También desde la isla griega de Kos hay ferris para Bodrum y desde Rodas hacia Marmaris.

BODRUM 3 ALI CEM GÜLLÜADA

Itinerario:

DSC_0172

Si seguimos nuestra ruta desde la etapa anterior (Éfeso y Kusadasi), tomamos la D-515 hasta Söke y desde allí la D-525 hasta Germencik, donde enlazamos con la autopista  O-31 Izmir-Aydin; atravesamos esta ciudad y seguimos por la E-87 hasta coger la D-585 que nos lleva a Geyre, pueblo donde están los restos de Afrodisias, a cien kilómetros de la costa. El yacimiento de Afrodisias no desmerece del de Éfeso y se recorre tranquilamente disfrutando de sus joyas, porque no hay tantos miles de turistas… por ahora.

DSC_0156

Por ejemplo, el teatro, situado sobre la colina de la acrópolis. Tenía una capacidad para diez mil espectadores y aún se notan los asientos de la primera fila en mármol y con respaldo, reservados para las personalidades importantes. El ágora es una vasta plaza con pórticos de columnas de orden dórico y columnatas de orden jónico. Las termas de Adriano son grandes salas separadas por arcadas, con suelo de mármol.

IMG_1156

El odeón es un pequeño y coqueto teatro de los primeros siglos de nuestra era, bien conservado, con diez gradas de mármol. Estas construcciones se dedicaban a los espectáculos de pequeño auditorio como conciertos o reuniones y asambleas, tal y comosucede en la actualidad.

DSC_0179

El templo de Afrodita está en la zona central de la ciudad, porque era el principal santuario de Afrodisias y los romanos ayudaron mucho a mantener el culto a la diosa. Se construyó en el siglo I, sobre antiguos templos. Tenía cuarenta columnas jónicas, de las que sólo quedan catorce. Después, los bizantinos lo conviertieron en iglesia y basílica.

DSC_0191

Todo el yacimiento tiene paneles explicativos y didácticos y senderos bien señalizados. Y todos llevan hacia la imagen más bella de Afrodisias, que es la de su Tetrapylon o puerta monumental. En su día marcaba el cruce de las dos vías transversales de la ciudad. Se construyó en el siglo II de nuestra era.

DSC_0196

Y el estadio de la ciudad es, quizá, el mejor conservado de Asia Menor y uno de los más grandes de su época.  Cabían treinta mil espectadores  en veintidós filas y se conserva perfectamente. Aquí se admiraban los espectáculos de carreras y competiciones deportivas como lucha, atletismo, lanzamiento de disco… 

DSC_0176

Las obras que se van extrayendo de las excavaciones, de extraordinaria calidad, fundamentan la idea de una Escuela de Escultura, que habría existido durante siglos, desde el I a.C. hasta el V d.C.  A dos kilómetros de Afrodisias existían unas canteras de mármol blanco y éso podría haber ayudado al florecimiento de la escuela y la llegada de artistas de otras partes del Imperio romano.

IMG_1170

La pericia de los artistas se extendió por gran número de ciudades de todo el Mediterráneo oriental. Y éso se plasma en el pequeño pero muy bien cuidado y documentado Museo de Aphrodisias. Es, sin duda, una de las mejores colecciones de escultura de los museos de toda Turquía. Hay frisos, relieves, sarcófagos, esculturas y bustos, de muy alta calidad….

DSC_0239

Volvemos a la costa por una carretera local en dirección a Milas. Atravesamos la D-550 y tomamos la D-330 (Mugla-Bodrum) hasta Milas y allí la D-525 (de nuevo) que nos lleva a la orilla del lago Bafa. Antes, era el Golfo de Latmos. Pero los aluviones que iba dejando el río Meandro cerraron su salida al mar, convirtiéndolo en lo que ahora vemos. La zona es un Parque Nacional, que ocupa siete mil hectáreas, alrededor del Lago, hogar de muchas especies, en especial los pelícanos ceñudos, una especie en peligro de extinción. Pero otras doscientas especies se pueden encontrar en este hermoso lago, que mide quince kilómetros de largo y cinco de ancho. 

DSC_0231

La zona es un lugar ideal para realizar múltiples caminatas por los alrededores y por el macizo de Latmos, incluso para encontrar más restos de la época clásica, como las ruinas de Heraklia, una ciudad que reposa bajo la actual localidad turca de Kapikiri.  Pero, quizá, es mejor destinar el lago para descansar y pasear, porque esta ruta contiene muchos restos arqueológicos de importancia que, esos sí, merecen la visita. 

DSC_0405

Por la misma carretera D-525 bordeamos el Lago y seguimos hacia el norte hasta torcer a nuestra izquierda en dirección a Güllübahçe, donde se encuentran los restos de Priene. Estamos al otro lado del Parque Nacional Dilek de la etapa anterior de nuestra ruta (https://losviajesdelmolanti.wordpress.com/2014/10/11/ruta-por-el-egeo-turco-3-efeso). Un Parque que también incluye el delta del Büyük Menderes, el antiguo Meandro. Y es que Priene era otra de las ciudades que el río, con sus sedimentos, ha ido alejando de la costa, donde poseía nada menos que dos puertos.

bouleteiron zigomar

Priene se asienta sobre las faldas de una montaña y, desde lo alto, la acrópolis dominaba la costa, hoy valle. La ciudad salvaba el desnivel con un sistema de terrazas conectadas por escalinatas de piedra y tenía una larguísima muralla de seis metros de altura, con cuatro puertas y torreones.  Destaca en su interior el bouleuterion , o senado de la ciudad, del siglo II a.C., uno de los mejor conservados del Asia Menor; el teatro con capacidad para cinco mil espectadores y los restos del estadio, gimnasios o la palestra.

DSC_0399

Pero el edificio más importante de Priene es el templo de Atenea, elevado casi cien metros sobre el nivel del mar. Fue admirado en su época, el siglo IV a.C, por su belleza y perfección y albergaba una gran estatua de la diosa, de siete metros de alto. Fue el ejemplo más claro del estilo jónico, un templo de mármol con 36 columnas. Aquí también quedan sólo cinco en pie y la mayoría yacen rotas y sueltas por el suelo. Cuesta hacerse una idea, pero estamos ante una de las obras cumbre del arte griego.

DSC_0448

A kilómetro y medio de las ruinas de Priene está la localidad de Güllübahçe y en lo alto del pueblo se encuentra la parte antigua de esta localidad, Eski Güllübahçe,  que se llamaba también Gelebeç. También aquí hubo el intercambio de población entre griegos y turcos tras la guerra entre ambos al finalizar la Primera Guerra Mundial. Las calles empedradas de este barrio remiten a un apacible pasado, que se rompió hace más de un siglo.

DSC_0440

Y persiste de aquella época una iglesia ortodoxa, en honor a San Nicolás. Es Agios Nikolaos, una iglesia construida en 1821 y que se mantiene en pie en un estado precario y de abandono que da pena. Aún se puede entrar en su interior y ver las paredes desconchadas que necesitan no sólo pintura sino apuntalamiento, en especial la torre que corre peligro inminente de ruina. Dicen los vecinos que se usó durante años como establo.

DSC_0327

Seguimos por la carretera local por la que hemos venido, que se dirige hacia la costa y luego tuerce a la izquierda hasta dos kilómetros antes de Balat, donde se encuentran las ruinas de Mileto. Otra importantísima ciudad que estaba en una península sobre el mar . El más importante de sus puertos era el de los leones, porque estaba custodiado por estatuas de leones en piedra.  Cerca, aún hay un monumento escalonado que recuerda la victoria de Octavio en la batalla de Accio en el año 31 de nuestra Era. Ahora, el paso inexorable del tiempo y los sedimentos del Meandro han hecho que ese importante puerto sea un campo, lleno muchas veces de barro, con columnas y piedras milenarias esparcidas entre las hierbas.

IMG_1205

Mileto fue arrasada por los persas y la ciudad clásica destacó con los griegos y los romanos. De las ruinas, en este caso en sentido literal, sobresalen entre los hierbajos la sala de concejos, con los ejemplares más antiguos de pilastras, junto a sillares y piedras de otras épocas mezclados sin ton ni son tras los múltiples trabajos de desbrozado y excavación que ha sufrido el lugar. También restos de los baños de Faustina o el templo de Apolo Delfinion, protector de barcos y puertos.

DSC_0316

Lo que más destaca de Mileto es su teatro. Una enorme obra, que daba cabida a más de quince mil espectadores y tenía un diámetro de ciento cuarenta metros. Como en otros teatros, se aprovechaba el desnivel para el graderío y detrás del escenario estaba el mar, en uno de los puertos de la localidad. Las dos columnas de la primera fila enmarcaban los asientos reservados a las personalidades, el Palco Imperial, y aún se pueden ver los pasadizos subterráneos del teatro. En lo alto del teatro sobresale el castillo que los otomanos construyeron sobre las ruinas de lo que fue una importantísima urbe siglos antes.

IMG_1212

Desde el castillo se tienen buenas vistas de la zona y cuesta pensar cómo sería el lugar en sus tiempos de esplendor. La cuestión es que  Mileto cayó en el olvido y los siguientes dueños del lugar,  los otomanos, erigieron sus mezquitas como la de Ilyas Bey, del siglo XV. Es cuadrada y está construida en mármol y tiene atractivas tallas de piedra. El complejo consta también de una madrasa y unos baños públicos, con origen en la época bizantina, y la tumba del propio emir Ilyas Bey.

TEMPLO APOLO CESAR CRIADO

La Puerta Sagrada de Mileto daba acceso por el sur de la ciudad a una Vía Sagrada de 20 km que conducía al puerto de Panormo y al Oráculo del gran templo de Apolo en Didima. Se llega por la misma carretera local por la que hemos venido, una vez pasado Balat, Akköy y Yaliköy. En la actualidad es una mediana ciudad, entre cuyas casas se encuentran los restos de lo que fue el oráculo de Apolo, que estaba en el Didimaion.

didima köfteci eniste

Un templo de cien metros de largo por cincuenta de ancho, en el que se instalaba el santuario sobre una plataforma,a la que se accedía por unas monumentales escalinatas.  Parece que el templo estaba rodeado por una doble fila de columnas jónicas con más de cien,  de las que sólo quedan un par de columnas con una altura cercana a los treinta metros para dar idea de la envergadura del monumento.

didima andreas czieborowski

El templo estaba profusamente decorado por frisos, bajorrelieves, cabezas de medusa y otras figuras. Por unos pasillos se accedía al interior del templo, algo que sólo podían hacer los sacerdotes que interpretaban los designios del oráculo. El templo fue usado después como templo bizantino.

BODRUM ALI CEM GÜLLÜADA

Bordeamos la costa por Didima para aprovechar sus playas, como la de Altinkum, y nos internamos de nuevo en Anatolia para ir a coger la D-525 hasta llegar a Milas para tomar después la D-330 que nos llevará a la península de Bodrum. Estamos ya en la zona más turística del Egeo turco, con playas, complejos hoteleros y una costa llena de pequeñas bahías con un paisaje auténticamente embriagador.La península de Bodrum finaliza tocando casi literalmente la isla griega de Kos.

Bodrum_castle

Bodrum es la antigua Halicarnaso, famosa por su Mausoleo, del que hoy sólo queda un solar con cuatro piedras que han resistido a terremotos y los múltiples despojos de los siglos. La ciudad era una isla llamada Zephyra, situada en el actual castillo, según cuenta uno de sus hijos más famosos, el historiador Herodoto. Los romanos la llamaron Petronium, de donde derivaría el nombre. Hasta 1970 fue un tranquilo pueblo de pescadores y en unas décadas se ha convertido en una meca del turismo del Egeo.

teatro david pedler

Bajo las aguas queda también el manantial de Salmacis, donde nació el mito de Hermafrodita. Ese manantial hacía que quien bebía de sus aguas se volvía dulce y afeminado y Salmacis, el hijo de Afrodita, se enamoró de una ninfa que estaba en el lago formado por las aguas del manantial. Pidió a los dioses unirse a esa ninfa para ser un solo cuerpo y se convirtió en un ser mitad hombre, mitad mujer. En el exterior, quedan también restos muy bien conservados del teatro de Halicarnaso en una ladera, desde la que se tiene una excelente visión de la bahía, lo que indica que en el pasado sabían disfrutar también de los dones de la naturaleza.

Bodrum_Foto_Miguel_Angel_Otero_Soliño

Destaca en la silueta de la ciudad, el castillo de San Pedro o de los Caballeros de San Juan. El Gran Maestre de estos cruzados fundó el enclave a comienzos del siglo XV y en su construcción se usaron piedras de la magna obra de la Antigüedad, el Mausoleo. Desde aquí, su centro de operaciones, los Caballeros Hospitalarios marchaban a Rodas, Chipre o Malta y lugares de Oriente Próximo como Acre. El castillo alberga ahora el Museo Arqueológico Submarino, donde se exponen obras halladas en los fondos marinos, como las ánforas de un barco romano…

datca107

La bahía de Bodrum se alarga entre calas y playas. Conviene recorrerla y admirarla. Al otro lado de la ciudad de Bodrum se sitúa una larga península, la de Datça, a la que también flanquean a ambos lados las islas griegas de Kos y de Symi, que a su vez cierra otra pequeña bahía. Ésta es la llamada costa turquesa por el color de sus aguas, el litoral abrupto y salvaje, con frondosos bosques que llegan hasta la orilla.

marmaris2

En este recorrido no pararemos de encontrar aguas azules, calas y playas envidiables y en una pequeña bahía se levanta otra de las mecas del turismo masivo turco, Marmaris. La zona se ha hecho famosa por albergar miles de visitantes de mayo a octubre aprovechando el buen tiempo de esta zona, lindante ya con el Mediterráneo. La oferta más llamativa, además de las excursiones o el buceo, es la de las goletas tradicionales turcas de madera que realizan cruceros por la escarpada costa y que han proliferado como las setas en los últimos años. Son ya una de las señas de identidad del turismo de Marmaris. El recorrido cubre no sólo la bahía de Marmaris sino toda la costa de la peninsula de Datça e incluso la bahia de Bodrum.

marmaris1

Marmaris era un pequeño pueblo pesquero que ahora se ha convertido en el habitual destino turístico masivo. Así podemos encontrar un paseo marítimo lleno de bares y discotecas, un zoco con productos falsificados y, eso sí, un castillo medieval restaurado con galerías de arte como concesión a la cultura y algunos baños turco o hamann restaurados.  En realidad, la localidad es la base de excursiones turísticas hacia el norte y hacia el sur, donde nos encontramos ya el Mediterráneo y la isla griega de Rodas.

Fotos de Andrés y José Antonio Mourenza, Carmen Urbina, foto aleph, miguel ángel otero, david pedler, césar criado, bazylek 100, ali cem güllüada, zigomar, köfteci eniste, andreas czieborowski

Anuncios

Una respuesta a “Ruta por el Egeo turco (y 4) : Mileto, Afrodisias, el Mausoleo y las playas de Bodrum

  1. Reblogueó esto en salyverdey comentado:
    He pasado unos dias por estos parajes y la verdad que tu descripcción me parece estupenda además de práctica así que s´me lo permites voy a citarte en mi entrada de viaje a Estambul y Costa del Egeo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s